Make your own free website on Tripod.com

CAPITULO CATORCE

LOS CICLOS HISTÓRICOS EN LA PROVIDENCIA





 I. LAS CONDICIONES DE INDEMNIZACIÓN Y LOS CICLOS HISTÓRICOS PROVIDENCIALES

El Mesías viene para cumplir el propósito de la providencia de la restauración, el cual es la realización de la meta de la creación. La responsabilidad de la humanidad caída es, por lo tanto, la preparación del fundamento necesario para la venida del Mesías. Esta responsabilidad consiste en el cumplimiento de las condiciones de indemnización necesarias para restaurar el fundamento de fe y el fundamento de substancia.

¿Qué sucede si el personaje central de la providencia fracasa en cumplir su responsabilidad de establecer las condiciones de indemnización? La meta de la providencia de la restauración fue concebida en la mente de Dios, quien es absoluto, y por lo tanto, la meta de la providencia también es absoluta, y será realizada con toda seguridad (Isaías 48:11). Si un personaje central fracasa, Dios elige a otra persona para llevar a cabo Su voluntad, aunque esto prolongue la historia providencial. Las circunstancias, los eventos, y las personas que rodean a este nuevo personaje central son semejantes a aquéllos bajo los cuales Dios eligió a su predecesor, aunque hayan pasado dos mil o cuatro mil años en la historia de la restauración. Esta reaparición de circunstancias, eventos, y personas crea lo que puede llamarse ciclos históricos, los cuales aparecen de acuerdo con la providencia de Dios de la restauración a través de la indemnización.

¿Qué factores crean estos ciclos históricos en la historia providencial? La respuesta yace en los esfuerzos de Dios y de la humanidad para restaurar el fundamento para el Mesías a través del proceso de la indemnización. Un ciclo histórico consiste en un personaje central, un período de tiempo para la separación de Satanás, y la ofrenda requerida, que son las acciones por medio de las cuales el personaje central establece el fundamento de fe; también consiste en el curso a través del cual el personaje central realiza la condición de indemnización para borrar la naturaleza caída y establece el fundamento de substancia.

Los niveles y el contenido del fundamento para el Mesías van expandiéndose desde el nivel familiar hasta los niveles nacional y mundial. Aunque la providencia de la restauración puede ser prolongada debido al fracaso de una persona en llevar a cabo su responsabilidad, Dios restaura todo lo que se ha perdido, ensanchando Su nivel de actividad. Por ejemplo, cuando la gente elegida responsable del fundamento nacional para el Mesías fracasó, Dios no eligió a otra nación para otra providencia nacional, sino que en cambio, El comenzó una providencia mundial. Si la providencia mundial se cumple con éxito, la providencia nacional se recupera simultáneamente.

 II. LA DIVISION DE LA HISTORIA PROVIDENCIAL, BASADA EN LOS CICLOS HISTÓRICOS

A. Las eras providenciales

La familia de Abraham estableció el fundamento familiar para el Mesías. Por primera vez en la historia humana, había en la tierra un fundamento victorioso sobre el cual Dios podía trabajar. Con la familia de Abraham, Dios pudo comenzar la providencia de la restauración. Entonces, ¿cuál es el significado de la historia anterior al tiempo de Abraham?

Puesto que Abraham fracasó en su primera ofrenda, el período de la historia hasta su segunda ofrenda victoriosa fue invadido por Satanás. Por lo tanto, aquel periodo de la historia llegó a ser solamente el fundamento para la providencia de la restauración, en el cual los descendientes de Abraham se hicieron la gente elegida para llevar a cabo la voluntad de Dios. El periodo desde Adán hasta Abraham, el cual fue el periodo en que Dios estableció el fundamento para la providencia de la restauración, puede llamarse la era providencial del fundamento para la restauración. Desde el punto de vista de los ciclos históricos providenciales, fue la era simbólica. En aquella era, Dios propuso establecer el fundamento familiar para el Mesías.

El tiempo desde la familia de Abraham hasta Jesús fue la era de la providencia de Dios para restaurar a través de la indemnización la era providencial del fundamento para la restauración, la cual había sido invadida por Satanás. Aquel período se llama la era providencial de la restauración. Desde el punto de vista de los ciclos históricos providenciales, fue la era en imagen. En aquella era, la providencia de Dios fue la de establecer el fundamento nacional para el Mesias.

Jesús vino para completer la providencia de la restauración. Si los lideres seglares y religiosos del tiempo de Jesús lo hubieran seguido, la providencia de Dios de la restauración se habría realizado completamente en aquel tiempo. La historia del pecado se habría terminado y una nueva historia, centrada en Dios, habría comenzado. Los nuevos cielos y la nueva tierra de que habla la Biblia habrían sido establecidos en aquel tiempo, y el ideal de la creación se habría realizado. Sin embargo, la providencia de Dios no pudo concluirse porque la gente elegida no creyó en Jesús y lo crucificó. Jesús no pudo hacer más que prometer que vendría otra vez, y los cristianos han tenido que continuar esperando el tiempo de la Segunda Venida.

En consecuencia, el tiempo desde la crucifixión de Jesús hasta la Segunda Venida ha sido la era de la providencia de Dios para restaurar, por medio de su prolongación, la era providencial incompleta de la restauración. Así, esta era se llama la era providencialde la prolongación de la restauración. Desde el punto de vista de los ciclos históricos providenciales, es la era substancial. En esta era, Dios ha propuesto establecer el fundamento mundial para el Mesias.

B. Los paralelos entre las eras providenciales

Como fue explicado en el comienzo de este capítulo, las tres eras providenciales tienen como su meta el establecimiento del fundamento para el Mesías. Como resultado, en cada una hay condiciones, eventos y personas sernejantes que siguen reapareciendo en el curso de la historia humana, y así, estas tres eras providenciales muestran entre sí paralelos directos. Por esta razón, pueden ser descritas como ciclos históricos.

Los paralelos entre la era en imagen (Abraham hasta Jesús) y la era substancial (Jesús hasta la Segunda Venida), serán tratados aquí, mientras que sus paralelos con la era simbólica (Adán hasta Abraham) serán explicados en la versión más detallada del Principio, Nivel 5.

En la era providencial de la restauración, la nación central responsable de la providencia de Dios fue la nación elegida de Israel. La historia central fue la historia de la nación de Israel centrada en el judaísmo. Los detalles de aquella historia se encuentran en el Antiguo Testamento.

En la era providencial de la prolongación de la restauración, la gente central a cargo de la providencia de Dios no fue la nación de Israel; más bien fueron aquéllos que creyeron en Jesús y lo siguieron, los cristianos. Puesto que los cristianos heredaron la misión de Israel, se hicieron el segundo Israel. La historia del cristianismo provee los datos de la historia central para la era providencial de la prolongación de la restauración.

La era providencial de la restauración puede dividirse en seis sub-periodos: la esclavitud en Egipto, los jueces, el reino unido, los reinos divididos del norte y del sur, el cautiverio y retorno judio, y la preparación para el Mesías.

La era providencial de la prolongación de la restauración puede dividirse de una manera similar, también produciendo seis sub-periodos: la persecución bajo el Imperio Romano, las iglesias cristianas bajo el sistema patriarcal, el reino cristiano, los reinos divididos del este y del oeste, el cautiverio y retorno papal, y la preparación para la Segunda Venida del Mesías.

La diferencia de casi dos mil años no es la única diferencia entre las historias de la era providencial de la restauración, y la era providencial de la prolongación de la restauración. También hay diferencias entre los antecedentes nacionales, ambientales y culturales. Sin embargo, cada uno de los seis sub-periodos en la era de la restauración tiene su sub-periodo correspondiente en la era de la prolongación de la restauración. Las notables semejanzas indican que la historia humana ha estado progresando con consistencia de acuerdo con la providencia de Dios.

1. El periodo de esclavitud en Egipto y el periodo de persecución bajo el Imperio Romano

El periodo de esclavitud en Egipto fue el resultado del fracaso de Abraham en su primera ofrenda. Durante este periodo, los doce hijos de Jacob y sus setenta familiares entraron en Egipto, el cual representaba al mundo satánico, donde sus descendientes fueron perseguidos por los egipcios. El periodo de persecución bajo el Imperio Romano fue el resultado del fracaso de los israelitas en creer en Jesús. Los doce apóstoles de Jesús, los setenta discipulos, y los primeros cristianos sufrieron gran persecación bajo el Imperio Romano, el cual representaba al mundo satánico.

Durante el período de cuatrocientos años de opresión en Egipto, la gente elegida de Israel, a pesar de su sufrimiento, mantuvo su posición como los fieles de Dios por medio de ofrecer sacrificios, guardar el sábado, y practicar el rito de la circuncisión. De igual manera, durante aproximadamente cuatrocientos años de persecución bajo el Imperio Romano, los cristianos mantuvieron su posición como los fieles de Dios por medio de vivir una vida de sacrificio, guardar el sábado, y practicar los sacramentos de la sagrada comunión y del bautismo.

Después del periodo de cuatrocientos años de esclavitud en Egipto, Dios eligió a Moisés para subyugar al faraón y conducir a los israelitas a un nuevo ambiente, la tierra de Canaán. De igual manera, el cristianismo, que había sido perseguido, ganó el reconocimiento legal en el año 313, y fue declarado la religión del estado del Imperio Romano en el año 392. De este modo, los cristianos llegaron a ser restaurados del mundo satánico a un Canaán espiritual.

Después del periodo de esclavitud en Egipto, Moisés recibió los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí, estableciendo así el fundamento del Antiguo Testamento. Por medio de reverenciar las tablas de piedra, el tabernáculo y el arca de la alianza, la gente elegida del primer Israel se preparó para recibir al Mesías. De igual manera, hacia el final del periodo de persecución bajo el Imperio Romano, la gente elegida del segundo Israel recopiló las palabras de Jesús y las escrituras de los apóstoles, y estableció el Nuevo Testamento y las iglesias centradas en la palabra, así empezando el fundamento necesario para la Segunda Venida.

2. El periodo de los jueces y el periodo de las iglesias cristianas bajo el sistema patriarcal

Durante el período de cuatrocientos años después que Josué y Caleb condujeron a los israelitas a Canaán, la nación de Israel fue gobernada por los jueces. Cada uno de los jueces llevaba a cabo las múltiples funciones de profeta, sumo sacerdote y rey. Durante el periodo de las iglesias cristianas bajo el sistema patriarcal, los cristianos fueron gobernados por los patriarcas, cuyos cargos, desde el punto de vista providencial, correspondían a los de los jucces.

Durante el periodo de los jueces, surgió en Israel un sistema feudal, centrado en los jueces y basado en la nueva tierra adjudicada a cada tribu. De igual modo, después de la liberación del cristianismo de la persecución bajo el Imperio Romano, el Evangelio fue difundido a las tribus germánicas que se habían trasladado a la Europa occidental debido a la invasión de los hunos de Mongolia en el siglo cuarto. Allí, en la nueva tierra de la Europa occidental, surgió también un sistema feudal.

3. El periodo del reino unido y el periodo del reino cristiano

Con el comienzo del reino unido de Israel, terminó el periodo durante el cual los juecesgobernaron al primer Israel, y la misión de los jueces fue dividida entre los profetas, el sumo sacerdote y el rey. De igual manera, con el comienzo del periodo del reino cristiano, terminó el periodo del liderazgo patriarcal sobre el segundo Israel, y la misión de los patriarcas fue dividida entre los monjes, el papa y el rey. Así como el reino unido de Israel había comenzado cuando el profeta Samuel ungió a Saúl como el primer rey, de acuerdo con el mandato de Dios, de la misma manera comenzó un imperio cristiano unido cuando el Papa León III coronó a Carlomagno como emperador de los francos y de los romanos.

4. El periodo de los reinos divididos del norte y del sur y el periodo de los reinos divididos del este y del oeste

El reino unido de Israel, el cual había comenzado con el rey Saúl, continuó con el rey David y el rey Salomón; más tarde fue dividido en dos partes: el reino septentrional de Israel, consistiendo en diez tribus (en la posición de Caín), y el reino meridional de Judá, consistiendo en dos tribus (en la posición de Abel).

El reino cristiano, que había comenzado con Carlomagno, también fue dividido, debido a las disputas entre sus tres nietos. Al principio, fue dividido en tres partes: el reino franco oriental (el reino de Luis el germánico), el reino franco occidental (el reino de Carlos el Calvo), y el reino central (el reino de Lotario). Pero poco tiempo después de que comenzó el periodo de los reinos divididos bajo el dominio de Enrique I en el año 919, Italia llegó a estar bajo el control del reino franco oriental, y así el reino cristiano se dividió en dos partes: el reino franco accidental, o el reino de Francia (en la posicion de Caín), y el reino franco oriental, o el Sacro Imperio Romano (en la posición de Abel).

5. El periodo del cautiverio y retorno judío y el periodo del cautiverio y retorno papal

La gente bajo el reino septentrional de Israel había comenzado su modo de vivir infiel poco tiempo después de haberse dividido el reino unido, pereciendo en manos de los asirios como resultado de su infidelidad (c. 722 a. de J.C.). Desafortunadamente, el reino meridional de Judá también se volvió infiel. Ambos reinos fracasaron en unirse centrados en el ideal de Dios del templo, y por lo tanto fracasaron en establecer el fundamento para el Mesías. Por eso, Dios permitió que fueran llevados cautivos y que sufrieran en manos del mundo satánico, representado por los asirios y los babilonios. Babilonia controló el reino meridional de Judá en el año 680 a. de J.C. Daniel y unos miembros de la nobleza fueron los primeros de ser expulsados de Israel en el año 605 a. de J.C., y a partir de aquel año, se inició una serie de expulsiones de los hebreos a Babilonia, donde tenían que permanecer durante casi setenta años (Daniel 1:1-6; Jeremias 25:11-12; 29:10; 39:1-10; II Reyes 24:25). Esto fue el cautiverio en Babilonia. En el año 539 a. de J.C., Persia conquistó a Babilonia, y el rey Ciro dictó un decreto liberando a los judíos, quienes volvieron a su tierra natal en tres grupos durante un periodo de noventa y cuatro años, culminando en el año 444 a. de J.C. Pero hasta la reforma centrada en Malaquías, ellos no se habían establecido como una nación basada en la ley, ni tampoco habían establecido tradiciones aceptables a Dios. Desde el punto de vista providencial, podrían estar en la posición de la gente de Dios solamente cuando hubieran reformado sus prácticas de acuerdo con la ley. Al terminar el periodo de retorno, se inició el periodo de preparación para el Mesias.

Durante el periodo del reino cristiano, la gente cristiana debería preparar el fundamento mundial para la Segunda Venida. Sin embargo, el papado cayó en completa corrupción. Dios dio muchas señales--tales como los fracasos de las cruzadas--para hacer arrepentirse a los papas y los sacerdotes, pero ellos no se arrepintieron. En cambio, con el crecimiento del poder real, empezó a haber conflictos entre los papas y los reyes. El Papa Bonitacio VIII, entrando en un conflicto con el rey francés Felipe IV, fue encarcelado por un tiempo. En el año 1309, Clemente V, cuya elección como el primer papa francés fue arreglada por el rey Felipe IV, trasladó el papado de Roma a Aviñón, en el sur de Francia. Allí los papas subsiguientes vivieron en el exilio durante casi setenta años, bajo el control y la influencia de los reyes franceses. En el ano 1377, el Papa Gregorio Xl devolvió el papado a Roma, iniciando el periodo de retorno del exilio. Los próximos ciento cuarenta años eran años de mucha confusión, y aun había tres papas reinando al mismo tiempo. Al final de este periodo, el papa en Roma había recuperado el control absoluto de la iglesia.

6. El periodo de preparación para el Mesías y el periodo de preparación para la Segunda Venida

Después del retorno del cautiverio en Babilonia, los israelitas reconstruyeron el templo que había sido destruido. Por el impulso del profeta Malaquías, se arrepintieron de sus pecados y de haber adorado a dioses extraños. Basado en la ley, surgió un movimiento de reforma entre ellos, y de esta manera comenzó el periodo de cuatrocientos años de preparación para el Mesias.

Después de que el papa retornó a Roma, comenzaron movimientos de reforma inspirados por Dios, y la iglesia cristiana estableció una base mundial de fe para la Segunda Venida. Las nubes oscuras de la Edad Media fueron penetradas por la luz de la Reforma. Inspirado por una fe nueva y apasionada, surgió un movimiento para difundir el Evangelio por todo el mundo. El periodo de cuatrocientos años que comenzó con la Reforma fue el periodo de preparación para la Segunda Venida.

La era del Antiguo Testamento fue la era en que la gente debía demostrar su fe en Dios a través de actos externos de fe, como, por ejemplo, el ofrecimiento de sacrificios y el cumplimiento de la ley. Por lo tanto, para indemnizar la historia entera desde Abraham hasta el periodo de preparación para el Mesías, el primer Israel tenía que sufrir tribulaciones externas bajo los gobiernos de Persia, Grecia, Egipto, Siria y Roma.

La era del Nuevo Testamento fue la era en que la gente debía demostrar su fe en Dios de una manera interna--a través de la oración y su fe en las palabras de Jesús. Para indemnizar el curso entero de la historia desde el tiempo de Jesús, los cristianos en aquel periodo tenían que superar severas tribulaciones internas en su vida religiosa. Con el surgimiento del humanismo (la filosofía dominante del Renacimiento), las filosofías de la Ilustración y las ideas superficiales sobre la libertad de fe después de la Reforma, el cristianismo (el segundo Israel) sufrió gran caos y confusión.

Durante el periodo de preparación para el Mesías, Dios preparó al primer Israel para recibir al Mesías. Inspiró la reforma y la renovación del judaísmo, e hizo profetizar a Malaquías acerca de la venida del Mesías. Dios, aunque enfocó Sus esfuerzos principales en la nación de Israel en preparación para el Mesías, a la misma vez preparó al resto del mundo para su venida. Entre los gentiles, Dios llamó a Gautama Buda de India (565 a 485 a. de J.C.) para mejorar al hinduísmo, haciéndole un pionero de la base para el budismo. También llamó a Sócrates (470 a 399 a. de J.C.), haciéndole un pionero del periodo de los grandes filósofos en Grecia. En el Oriente, Dios inspiró a Confucio (552 a 479 a. de J.C.) a establecer normas de ética y de moralidad humanas a través del confucionismo. Así, Dios hizo que cada uno de ellos estableciera la cultura y la religión adecuadas para su lugar y su gente en particular, de esta manera haciendo la preparación espiritual necesaria para que ellos y la gente de sus regiones pudieran recibir al Mesías. Jesús, viniendo sobre este fundamento de preparación, tenía la misión de unir a todas las diferentes religiones y culturas. Absorbiendo al judaísmo, al helenismo, al budismo, al confucionismo, y a todas las religiones y culturas que Dios había preparado, habría establecido una sola cultura centrada en Dios.

Otra preparación que Dios hizo para la venida del Mesías fue que unió al mundo mediterráneo y desarrolló al Imperio Romano, con su facilidad de comunicación en todas las direcciones y su vasta esfera cultural basada en un idioma común (el griego). El Mesías habría venido sobre este fundamento externo ya hecho por la providencia de Dios, y su ideología habría podido expandirse rápidamente de Israel a Roma y de Roma al mundo entero.

De la misma manera, durante el periodo de preparación para la Segunda Venida, Dios trabajó para preparar al cristianismo y al mundo entero. Antes del nacimiento del Mesías (hace dos mil años), Dios tuvo que preparar las diferentes gentes para recibir lo que el Mesías iba a enseñar, y hacia este fin, inspiró y desarrolló el judaísmo, el budismo, el confucionismo y otras religiones y movimientos éticos. Pero es el cristianismo que establece el fundamento ético, espiritual y de corazón para la Segunda Venida, y por esta razón, Dios hizo que el cristianismo se difundiera por todo el mundo.

Durante el periodo de preparación para la Segunda Venida, las circunstancias externas se han desarrollado a un nivel muy alto. Comenzando con la revolución industrial, los grandes desarrollos tecnológicos han preparado todo lo necesario para producir un ambiente ideal. Ejemplos de esto son los mejoramientos alcanzados en la producción de alimentos, y los desarrollos en la medicina, el control ambiental y la electricidad. Dios ha trabajado para desarrollar estas condiciones externas, para que luego el Mesías pueda usarlas para establecer el reino de los cielos en la tierra. Los desarrollos modernos en los medios de comunicación y en el transporte han hecho posible el intercambio rápido y frecuente de idiomas, tradiciones y culturas, ayudando de este modo a superar la separación de las culturas del mundo. El desarrollo de los medios de comunicación globales ayudará en gran medida a que el Mesías enseñe los ideales y el modo de vivir celestial a todas las gentes del mundo.

Hemos repasado las historias del primero y del segundo Israel, las cuales ocurrieron en diferentes épocas y en diferentes lugares, y con los papeles claves desempeñados por diferentes personas. Sin embargo, podemos ver un asombroso paralelo entre estas dos historias cuando las consideramos desde el punto de vista providencial. La correlación entre estas dos historias aparece debido a que ambas son historias de la providencia central de preparación para el Mesias, y por lo tanto ambas han sido inspiradas y conducidas por Dios.

Principal   El Principio Divino