Make your own free website on Tripod.com

Festival Mundial de la Cultura y los Deportes

Convocatoria a los Líderes Mundiales

"DIÁLOGO Y ARMONÍA ENTRE LAS CIVILIZACIONES"

Discurso del fundador, Rev. Dr. Sun Myung Moon Organización de las Naciones Unidas 27 de enero del 2001

Distinguido/a Presidente, actuales y pasados jefes de estado y de gobierno de todo el mundo, líderes mundiales en múltiples actividades, señoras y señores. Nos hemos reunido aquí para discutir el tema, "Diálogo y Armonía entre las Civilizaciones: los Valores Universales y la Paz Mundial" considerado desde la perspectiva de vuestras diferentes actividades en los países del mundo. Este no es un tema sencillo. Yo creo que debemos considerar esta conferencia como un foro idealista en el que podamos practicar nuestra responsabilidad moral para esta era orientada a una cultura mundial de paz. Sabemos que muchas civilizaciones han descollado y caído durante el curso de la historia. Ciertas civilizaciones alcanzaron un gran poder y fueron altamente avanzadas, pero por último declinaron y fueron casi olvidadas. La caída de las civilizaciones es causada parcialmente como consecuencia de factores externos, tales como el clima, las enfermedades, las invasiones externas o los desastres naturales, pero los factores internos - particularmente los relacionados con la decadencia de la religión y la moralidad- desempeñaron un papel principal en la mayoría de los casos. De manera creciente nos hemos enfrentado con conflictos producidos por la falta de armonía o malentendidos entre las religiones y con los peligros que éstos producen. Si las religiones no asignan una elevada prioridad, armonía y práctica al diálogo antirreligioso, el diálogo y la armonía entre las civilizaciones serán imposibles. Las religiones son el núcleo central de las civilizaciones mundiales, pero la familia es el eje fundamental entorno al cual existen las religiones. Como sabemos, todas las personas han nacido y la humanidad continúa su existencia de generación en generación, mediante la relación de linaje que está formada en el contexto de amor entre un padre y una madre. Como un campo de adiestramiento para desarrollar y nutrir el carácter individual, la familia es mucho más importante que la escuela o el gobierno. Además, la familia ha tenido un papel principal en la creación, desarrollo y reproducción de la cultura y la civilización. Sin la familia la civilización no podría legarse a la generación siguiente. La familia es una importante escuela de primera enseñanza donde aprendemos respecto al amor. El amor entre padres e hijos, el amor entre esposos y esposas, y el amor entre hermanos y hermanas que deben todos tener su base en el amor verdadero a Dios. Cuando una familia llega a estar directamente conectada al amor verdadero a Dios, ello constituye la concreción de una verdadera cultura de a amor a Dios. Esto puede ser el punto de partida para la edificación de una civilización de amor y paz verdaderos. Una familia verdadera está formada por dos personas, un hombre verdadero y una mujer verdadera. Es mediante su ejemplar relación amorosa que una familia verdadera de amor y paz resulta creada y de esa manera, contiene la solución a los mayores problemas del mundo. Reflexionando sobre la historia pasada resulta evidente que la humanidad ha estado plagada con los males de las guerras y los conflictos. Aún dentro nuestro, no podemos negar que hay una lucha entre nuestro espíritu y el cuerpo. El origen de nuestra lucha espíritu-cuerpo puede ser rastreado hasta Adán y Eva quienes formaron una relación de esposo y esposa incluyendo un amor ilícito. Esa relación ilícita fue la base de un falso linaje humano centrado en el conflicto y en la culpa en vez de la alegría y el amor. La sangre del adúltero Satanás fluye en nuestros cuerpos y ése es el problema que enfrentamos. Fue originariamente planeado que los seres humanos llegarían a una unidad imperfecta espíritu-cuerpo. Necesitamos tener una clara consciencia, que del hecho que la humanidad heredó el linaje de Satanás resultó un serio conflicto acumulativo dentro nuestro. El problema del sexo libre, la ruptura familiar, la homosexualidad, el SIDA y la adicción a las drogas son sintomáticos de los Últimos Días. Dios busca guiar a la humanidad a través de estos tiempos tumultuosos mediante una figura mesiánica que se yerga como un Padre Verdadero que vela por la unidad entre los individuos, entre las parejas, en la familia, entre las naciones y en el mundo. Aunque todos fuimos creados por Dios, nos encontramos en un constante conflicto interior en el que nuestro cuerpo es la base de operaciones del infierno y nuestra consciencia la base de operaciones del cielo. El hecho que nuestros impulsos corporales se hagan más fuertes que nuestra consciencia indica que el poder del amor falso fue más fuerte que el poder de la consciencia durante la "caída". Encontrar una solución a este problema es la clave de nuestra salvación. Dios utilizó la religión para debilitar el efecto de las influencias corporales sobre nuestra consciencia. Por esta razón la religión es tan necesaria en el presente como en el pasado. ¿Entonces cuál es la misión que debe cumplir la religión? Es la de cultivar aquellas cosas que son rechazadas por el cuerpo físico. Por eso es que las religiones nos exhortan a ayunar, a servir a los otros, a ser sacrificados, a esforzarnos y por último a colocarnos nosotros mismos en el altar de ofrendas. Una ofrenda de sacrificio debe estar dispuesta a verter su sangre y sacrificar su vida. Los seres humanos caídos se convierten en olivos falsos, con raíces de amor falso y que no llegan a convertirse en verdaderos olivos. ¿Cómo podemos resolver este problema? Hoy día, es posible para la humanidad recibir una gran bendición mediante la ceremonia de la re dedicación del matrimonio, centrada en el ideal de familia de Dios. Esta ceremonia representa el proceso simbólico de injertar la familia de uno a la verdadera vida, al verdadero amor, al verdadero linaje del Señor de la Segunda Llegada, a los Padres Verdaderos de toda la humanidad. En otras palabras, es por último posible que los olivos falsos, representados por la humanidad caída, sean cortados e injertados a los verdaderos árboles de olivo de una familia verdadera para lograr la restauración y la salvación. A través de este proceso será posible a todas las personas crear familias verdaderas, naciones verdaderas y por último el verdadero Reino de Dios en el Cielo y en la Tierra. Yo he enseñado que la voluntad de Dios es que la creación de familias verdaderas mediante la ceremonia de re-dedicación del matrimonio, que trasciende religiones, culturas, razas y límites nacionales es extremadamente importante para lograr una paz mundial Yo he dado esta bendición a cientos de millones de parejas en todo el mundo, quienes participaron en base a su determinación de lograr esos elevados ideales. He dedicado mi vida por el bien de familias de amor verdadero que son las piedras angulares de una sociedad ideal y de la paz mundial. Un estudio de cualesquiera de las grandes religiones nos mostrará que ellas contienen valores que son universales a toda la humanidad, trascendiendo cultura, raza, religión y límites nacionales. Las enseñanzas religiosas por último nos permiten restaurar nuestra relación con el Todopoderoso mediante la práctica del amor verdadero. Cuando nos hacemos uno con el Dios absoluto, único, inmutable y eterno a través de la fe, restauramos nuestra relación de padre a hijo con Dios y reclamamos nuestro valor original. Un reino del corazón que esté formado por amor verdadero, sin importar cuán pequeño sea, nos conecta con el universo en su conjunto. La humanidad puede solamente alcanzar los ideales de interdependencia, prosperidad mutua y valores universalmente compartidos en el verdadero amor de Dios. Por esto es que todo el cosmos, incluyendo el mundo espiritual, existen bajo el principio del verdadero amor de Dios. Hoy, estamos reunidos en las Naciones Unidas, que fueron establecidas como un templo de paz. Debemos hacer todo lo que podamos para apoyar a las Naciones Unidas, de manera que ellas puedan ser un verdadero instrumento de paz que cumpla con el espíritu de su fundación. La humanidad ha llegado a una época en la que debemos dar prioridad al bien común que trasciende las naciones. No sólo las instituciones gubernamentales sino también las no gubernamentales de cada país deben participar en el esfuerzo en pro del amor verdadero y de las familias verdaderas. De otra manera no podremos lograr la paz mundial. Yo quisiera pedirles que tengan una participación activa en el movimiento de amor verdadero para vivir para otros y del movimiento de las familias verdaderas para que podamos edificar un mundo nuevo con una cultura del corazón. Ruego que la bendición de Dios esté con ustedes y con sus familias. Gracias.

Principal