Make your own free website on Tripod.com

Canciones sagradas

01. NUEVA CANCIÓN DE INSPIRACIÓN

Al mundo que Dios preparó, vine con la misión
de fundar un verdadero reino de libertad.
Revelando la verdad que el Cielo me mostró,
yo me sacrificaré por Su voluntad, por Su voluntad.

El Cielo está cantándonos una nueva canción,
extendiendo el mensaje de un nuevo Edén.
Ofrezcamos nuestro ser por el reino celestial.
Realicemos el jardín de felicidad, de felicidad.

Buscamos el eterno hogar, la familia ideal,
que el Padre ha tratado siempre de realizar.
Cielo y tierra renovad con Su profundo amor.
Por el mundo extended la verdad de Dios,
la verdad de Dios.

El día de brillante luz, la justicia mostrad.
En la nueva vida eterna, elevad la bondad.
El eterno ideal del Padre alabad.
Construid el nuevo Edén de amor y paz, de amor y paz.



02. LA BENDICION DE GLORIA

Ved la luz de gloria que brilla con el resplandor del sol.
Reavivad ya vuestra fuerza, ¡oh espíritus de libertad!
A los montes y a los valles y a torrentes despertad.
Que la luz de la vida haga al mundo renacer.
Que la luz de la vida haga al mundo renacer.

Nos llamó para restaurarle la gran gloria que El perdió.
El Señor en Su grandeza llena el universo con Su amor,
Mientras busca a quienes puedan dar al mundo la libertad.
¿Como puedo negarme si El me llama sin cesar?
¿Como puede negarme si El me llama sin cesar.

De la muerte me ha despertado a la gloria de la luz.
Cuando El que me ha salvado me abraza en Su corazón.
¡Como siento la alegría del amor que El tiene por mi!
Compartid Su alegría y Su gloria alabad.
Compartid Su alegría y Su gloria alabad.

El me muestra la vida eterna y me da Su bendición.
Por Su gracia yo me siento lleno de Su tierno y dulce amor.
¿Cómo puedo devolverle tanta gracia y bendición?
¡Qué indigno me siento dentro de mi corazón!
¡Qué indigno me siento dentro de mi corazón!

03. LA GRACIA DEL JARDIN SANTO

Gracia de eterna bendición El me ha dado a mí.
La vida eterna ahora es lo que me hace feliz.

Estribillo:

Ahora soy feliz en mi corazón con mi Padre de amor.
Siempre fiel a El, le ofreceré gloria y puro amor.

Mi corazón contento está por encontrar Su amor.
Nueva esperanza alabare,y sin cesar cantare.

La nueva vida fluye en mí por esta gran bendición.
Y tan agradecido estoy que siempre la apreciaré.

Agradecerle quiero a Dios, que por Su amor me escogió.
Del fondo de mi corazón, le adoraré con fervor.

04. LUZ EN ORIENTE

Resplandece en Oriente la luz que nos ha de guiar.
Hijos e hijas de luz están viviendo en este jardín.
Este lugar es el país que cumplirá su voluntad.
A este pueblo Dios llamó como Su gente de fe.

Estribillo:

Recibamos el amor de Dios, la fuente eterna de luz.
Venid y vivamos juntos en radiante esplendor.
El cielo y la tierra llenaremos de nuestra luz.

La bondad en Oriente ahora viene en unidad.
Solo gente de bien está viviendo en este jardín.
Esta nación adora a Dios, pueblo de fe y religión.
Quienes con blancas ropas van ante el altar de Dios.

El amor en Oriente ahora floreciendo está.
El pecado jamás podrá brotar en este jardín.
Raza que supo de dolor y sufrió gran persecución;
Pueblo de fe, perseveró, conociendo Su amor.

La victoria en Oriente al mundo entero alumbrará.
Los que vencen al mal están viviendo en este jardín.
Patria que busca la bondad fue dividida en norte y sur,
y por la sangre que vertió, Dios dará Su perdón.

Gloria eterna en Oriente con fuerza ahora surgirá.
Los que llevan la cruz están viviendo en este jardín.
En esta tierra nace el sol; de este país viene el Señor.
Esta es Corea, eterno hogar, santo jardín de Dios.


05. LA CANCION DE LOS SOLDADOS DEL PRINCIPIO


Sobre nuestra tierra brilla el nuevo amanecer.
Que resuenen cielo y tierra con la voz del Señor.
Como hermanos, tú y yo, invirtiendo el corazón,
haremos resplandecer un mundo de libertad.

Tierra bendecida, con tu vasto cielo azul,
nuestro sacrificio nueva vida te dará.
Pueblo santo, restaurad el lugar que Dios nos dio.
Triunfante, nuestra bandera en el cielo alzad.
Nos llamó el corazón del Padre Celestial.
Juntos, cumpliremos Su divina voluntad,
y realizaremos Su ideal de la bondad.
Avanzad, soldados de Dios - ¡Fuerte hay que luchar!


06. LOS SOLDADOS UNIDOS

La fuerza del corazón a todo el mundo unirá.
Con este lazo de amor, nueva vida habrá.
Sincero y puro amor resplandecerá;
en este hogar de felicidad, viviremos en paz.

Estribillo:

Somos los soldados de Dios, Su orgullo y amor.
Con valor, en unidad, hacia el mundo marchad.
..., por Su voluntad, hacia el mundo marchad.
..., proclamando, hacia el mundo marchad.
..., en Su ideal, hacia el mundo marchad.

Con el carácter de Dios, irradiaremos Su bondad.
Somos un faro de luz para la creación.
De nuestro ser interior brota el amor;
con esperanza de perfección, lo haremos crecer.

Con el Principio de Dios, extenderemos la verdad,
un incambiable valor para la eternidad.
Banderas de la verdad en el cielo azul
decorarán la futura paz de radiante bondad.

Nueva cultura de luz en el Oriente nacerá.
Juntos, seremos al fin la familia de Dios.
Los nuevos Padres de amor pronto llegarán.
Sin duda alguna, se logrará un mundo unido.


07. LA CANCIÓN DEL JARDÍN

El Señor ha entrado en el jardín;
los lirios su fragancia le dan.
Hermosos florecerán, hermosos florecerán.
Como lluvia, el amor de Dios
desde el Padre fluye por doquier.
Lo muerte revivirá, lo muerte revivirá.

Esta tierra seca y estéril
las fuentes de agua recibirá.
Se volverá un vergel, se volverá un vergel.
El desierto un jardín será
cuando gane la victoria el Señor.
Su pueblo unirá, Su pueblo unirá.

Venid, hermanos que amáis a Dios;
oíd la dulce voz del Señor,
viviendo en Su amor, viviendo en Su amor.
Las pruebas que paséis aquí
sólo os harán más ricos allí,
de vuelta en el hogar, de vuelta en el hogar.


08. EL JARDIN DE LA RESTAURACION

Dios por seis mil años buscó Su persona central,
andando por el jardín de maldad y dolor.
Huellas de sangre dejó en Su caminar.
Amor tan grande mostró en la restauración,
Amor tan grande mostró en la restauración.


Nuestra flor de felicidad la encontramos en Dios,
flor de esperanza y amor del jardín ideal.
Su providencia nos da alegría y paz.
Esta es la realización del deseo de Dios,
Esta es la realización del deseo de Dios.

Esta flor de felicidad brota en la libertad.
Nuestro verdadero hogar es un mundo de amor.
En este eterno jardín vamos a vivir.
Este es el jardín de amor que el Padre nos da,
Este es el jardín de amor que el Padre nos da.

Su eterna voluntad es el reino ideal.
En la tierra quiere hacer Su jardín florecer.
Con Su fragante amor, el Edén cread.
Esta es la gloria que Dios muestra en Su creación,
Esta es la gloria que Dios muestra en Su creación.


09. CORAZON SUFRIENTE


Cuando crece la oscuridad que envuelve a mi ser,
la tentación me hace caer, pues yo nací del mal.
Siempre de mi me preocupé; sólo en mí pensé.
Sólo así dentro de mí pudo el pecado brotar.
Sólo así dentro de mí pudo el pecado brotar.

El señor a mí se acercó, pero no le escuché,
y le cerré mí corazón. ¡Qué ignorante fui!
Yo deseé siempre buscar sólo mi placer.
Así el Señor sufrió por mí, yendo de nuevo a la cruz.
Así el Señor sufrió por mí, yendo de nuevo a la cruz.


Para el fin poder restaurar la larga oscuridad,
él recorrió tierras sin fin, desiertos de dolor.
El me buscó aun cuando yo merecí morir.
¿Como podré corresponder a tanta gracia y amor?
¿Cómo podré corresponder a tanta gracia y amor?

La alegría eterna de Dios siento fluir en mí.
Puedo vivir y contemplar la gloria celestial.
Antes el mal me envenenó; iba a morir.
Pero al fin en Su amor, la nueva vida encontré.
Pero al fin en Su amor, la nueva vida encontré.

Oh, mi amada novia, al fin llegaste junto a mí.
Sin descansar, seguiste tú, siempre en soledad.
¡Qué bella estás, qué hermosa es tu fidelidad!
Sufriste por perseverar, y hoy llegaste a mí.
Sufriste por perseverar, y hoy llegaste a mí.


Ven, cantemos himnos de paz por la eternidad.
Siento un amor, un nuevo amor, creciendo en mi ser.
Viene de Dios; brotando está en mi corazón.
Todo mi amor te quiero dar, mi puro amor celestial.
Todo mi amor te quiero dar, mi puro amor celestial.

Home

10. LA BRISA DE PRIMAVERA

Noche de nieve y frío invernal,
alza tu mano de nuestro país.
La primavera trae nuevas fragancias;
En las colinas, nueva vida habrá.

Aun el peor viento al fin se calmará;
sólo un momento podrá ya durar.
La primavera trae nuevas fragancias;
En las colinas, nueva vida habrá.

¡Oh, mariposas y alondras despertad!
Nuestro país dejará de sufrir.
La primavera trae nuevas fragancias;
En las colinas, nueva vida habrá.


11. LA CANCION DE PRIMAVERA DEL EDEN


Ven al jardín del Edén y bailemos; la primavera llegó
Juntos cantemos la alegre canción, llenos de felicidad
Todos venid al jardín a cantar en el jardín de amor.

Ven al jardín del Edén y vivamos donde florece el amor.
Con alegría bailemos al son de una bella canción.
Juntos felices vivamos aquí en el jardín de amor.

Ven al jardín del Edén y cantemos juntos la nueva canción,
como hermanos viviendo en amor en el eterno Edén.
Juntos alegres venid a vivir en el jardín de amor.

12. LA CANCION DE LOS VENCEDORES


Oh, cantad hosannas al Señor, ofreciendo amor con humildad.
Sírvele feliz porque tu Señor la nueva vida te dará.
Buscaremos hasta poder hallar la añorada gloria del Señor.

Estribillo:

Cantaremos una canción de paz en Su mundo de felicidad.
Cantaremos una canción de paz en Su mundo de felicidad.

Si cruzáis la noche de maldad y las nubes de la oscuridad,
la brillante luz del jardín de Edén radiante resplandecerá.
Buscaremos hasta poder hallar la alegría de Su nuevo amor.

Al cantar, hermanos, la canción de la nueva vida de amor,
alabad a Dios por la bendición de ser el pueblo del Señor.
Buscaremos hasta poder hallar nuestro anhelo hecho realidad.

Realizad el mundo original; alabad Su eterno ideal.
Como el sol brillad, llenos de amor y de belleza celestial.
Buscaremos hasta poder hallar la armonía del jardín en flor.

13. LA CANCIÓN DEL BANQUETE


Nueva vida fue sembrada en la tierra del Edén;
germinó y ya florece con gran belleza celestial.
Padre de amor, oh Señor, dales Tu bendición.
Bella plenitud, lazo eterno de corazón.
Aleluya, ¡santa bendición!

Bellas flores de los valles, tiernos brotes de Su amor,
recibid el don de vida y bailemos la eterna canción.
Hijos de Dios y ángeles, alabad esta unión.
Y bendecid esta relación de amor. Aleluya, ¡santa bendición!

Ante Ti nos presentamos, prometiendo le lealtad,
y servir completamente con un amante y fiel corazón.
Padre de amor, oh Señor, danos Tu bendición -
En esta ocasión del banquete de nuestro amor.
Aleluya ¡santa bendición!

Rebosantes de Tu amor en este nuevo amanecer,
cielo y tierra se reúnen con los Padres de la humanidad.
Juntos cantad la canción de Su fragante amor.
Y proclamad; ¡ya la primavera llego!
Aleluya ¡santa bendición!

14. LA MORADA DEL PADRE

Donde el Padre vive es gloriosa fuente eterna de amor.
Vendo a la luz de la nueva verdad, dejaremos la noche.

Estribillo:

Deseamos ser como el Padre es,
para compartir Su gran corazón,
y así poder recibir del Padre todo Su amor.
Juntos allí podremos cantar en el nuevo Edén.

Donde el Padre vive es nuestro lugar de resurrección,
donde al fin podemos nacer a la nueva vida.

Estribillo:

Deseamos ser como el Padre es,
para compartir Su gran corazón,
y así poder recibir del Padre felicidad.
Juntos allí podremos bailar en el nuevo Edén.

Donde el Padre vive es bella mansión de nuestro ideal,
donde la gloria eterna de Dios juntos compartiremos.

Estribillo:

Deseamos ser como el Padre es,
para compartir Su gran corazón,
y así poder recibir del Padre Su bendición.
Juntos allí podremos vivir en el nuevo Edén.


15. EL CORAZÓN DEL PADRE

Para cumplir por fin su eterna esperanza,
siempre Dios buscó un fundamento de lealtad.
¿Quiénes pueden comprender su triste corazón?
Durante largos años, continuamente Dios lloró.
Entre la gran multitud, nadie comprendió
lo que el Padre ha sufrido en su corazón.

Glorioso Dios, Creador del cielo y de la tierra,
sufrió el dolor de ver a sus hijos morir.
El amor y la belleza busca en nuestro ser,
deseando devolvernos toda su gloria y amor.
No se puede ni medir Su gran corazón,
un gran río se formó con lágrimas de Dios.

El Cielo se abre y nos muestra su secreto,
se oye la trompeta del arcángel resonar.
Como en tiempos de Noé, la gente se burla de Él,
satisfechos de vivir en la profunda oscuridad.
Nada bajo el cielo es más terrible que
el castigo del gran Juicio en el día final.

¡Creed en Él y confiad en Su palabra!
Sólo así podréis sentir la gracia de Su amor.
¡Qué feliz nos sentiremos en el eterno hogar!
La alegría de encontrarnos rebosará en Su corazón.
Cuando estemos junta a Él, ¡qué feliz será!
Su alegría sentiremos por la eternidad.

16. MI OFRENDA

Ahora puedo ver, realmente puedo ver,
Padre, como lloras de dolor.
Preparaste el altar, mas la ofrenda Te faltó.
El llora eternamente, pues nunca la encontró.
Mi Padre llora sin poder compartir Su corazón.

Ahora puedo ver, realmente puedo ver,
Padre, que Tu gracia y bendición
de la muerte me salvó y me dio un nuevo ser.
Por Ti ahora vivo, mas vuelves a llorar,
pues Tú me tienes que decir: "Ve y muere en mi lugar."

Ahora voy a ir; seguro que iré.
Padre, cumpliré Tu voluntad.
Cambiaré mi actitud y al Padre seguiré.
En Tu altar que espera, mi cuerpo ofreceré.
Mi vida sacrificaré, obediente y leal.


17. MI CRUZ


Oh, ¿quién me ayudará llevar mi parte de la cruz?
Ya Dios llevó la cruz por mí, y nunca lo aprecié.
A causa de que no llevé la carga que El me dio,
en seis mil años de dolor, Su plan se prolongó.

Estribillo:

Ahora llevaré mi cruz, y voy a perseverar.
¡Escuchad al vencedor de Gólgota gritar!

Dios nunca me dará una cruz que yo no pueda llevar.
Si entrego todo el corazón, la meta alcanzaré.
Me sacrifico por Su amor y nunca fallaré.
Yo doy mi vida por seguir la senda del Señor.

Dios, por cumplir Su voluntad, luchó y perseveró.
Si vamos en unión con El, por fin se cumplirá.
Si no, los años que El sufrió de nada servirán.
Victoria hemos de ganar, luchando junto a El.

18. MI PROMESA


Yo prometo ir, yo prometo ir por los caminos que él fue.
Con él yo iré por silenciosas praderas y valles,
llenas de lágrimas y soledad.
Sólo por Tu voluntad, yo prometo ir siempre con él.
Sólo por Tu voluntad, yo prometo ir siempre con él.

Yo le seguiré, yo le seguiré por sendas de aflicción
que el Padre escogió, perseverando con fuerza y coraje,
hasta alcanzar la victoria final.
Dándole todo mi ser, yo le seguiré con lealtad.
Dándole todo mi ser, yo le seguiré con lealtad.

Yo le serviré, yo le serviré; su voluntad cumpliré.
Con él, llevaré el sufrimiento de seis mil años,
Y sometiendo a Satán, yo le serviré de corazón.
Y sometiendo a Satán, yo le serviré de corazón.

19. JURAMENTO

Siento vergüenza y soledad; aunque nací, yo nunca viví.
Sin olvidarme, viniste a mi, dándome vida y libertad.
Me enseñaste la eterna verdad; siempre grabada en mi alma estará.

Este ignorante y pobre ser sólo seguirte puede hacer.
Cuando tropiezo y caigo al andar, Tu me das fuerza para seguir.
El sendero es largo y cruel, lleno de espinas y aflicción.
Aun así yo prometo que iré, donde mi Padre me quiera llevar.

De un mal sueño desperté al conocer Tu gran voluntad.
Sólo deseo unirme a Ti; no cambiará mi leal corazón.
Hasta el día del triunfo final, juro luchar por Tu eterno ideal.

20. JESUS SUFRIENTE

Ven y mira a Jesús en el huerto en oración.
Ven y mira a Jesús en el huerto en oración,
derramando sangre y sudor, llorando de dolor.
Todos duermen, Pedro también, los discípulos del Señor.
Judas llegó junto a Jesús; con un beso le traicionó.
¡No puede ser! ¡Qué dolor! ¡Al inocente Jesús!
Los discípulos que lo ven, todos se alejan de allí.
Solo Jesús va a prisión, por soldados conducido.
Pedro teme y huye también; con su manto se ocultó.
Mira a Pedro, ¡qué traidor!, cómo niega al Señor.
El a cojos hizo andar; él a ciegos hizo ver;
él anduvo sobre el mar. Ahora, ¿quién cree en el Señor?

Ven y mira a Jesús, caminando con la cruz.
Ven y mira a Jesús, caminando con la cruz.
Cuerpo y alma en aflicción, él tropieza y se cae.
Azotado por detrás, le conducen como a un buey.
¿Por qué no están ahora allí los que antes iban con él?
¿Quién se ofreció a llevar la dura cruz por Jesús?
Muchos sienten compasión, por incluso un ladrón.
Pero, ¿quién fue y la cruz tomó en lugar del Hijo de Dios?
¡Qué tristeza, qué aflicción! Llora el Padre Celestial.
Traicionada Su voluntad, Su esperanza se perdió.
Aun incluso el más torpe ser tiene un poco de razón.
Pero ¿quién ve Su gran dolor? ¿Quién comparte Su corazón?

Ven a mira a Jesús; lo han clavado en la cruz.
Ven y mira a Jesús; lo han clavado en la cruz.
El amado Hijo de Dios, ¿qué pecado cometió?
Mira al Cordero de Dios; en la cruz, él muere por ti.
Incluso Dios no mira ya; no lo puede soportar.
Dios mío, Dios, ¿porqué me abandonas también?
Doce con vivieron con él, pero nadie le comprendió.
Se arruinó, se arruinó todo el plan de la salvación.
Mucha sangre se derramó desde entonces hasta hoy.
Es el precio de salvación de toda la humanidad.


21. SUFRIMIENTO Y NUEVA VIDA

Nadie logró llegar al final; nadie cumplió la restauración.
El abrió el camino hasta el fin. Llamando está; debemos ir.
En el cielo y en la tierra, nadie pudo terminarlo.
El Señor está esperando; sólo tú lo puedes hacer.
¿Quiénes oyeron a Dios llamar y la trompeta del ángel sonar?
¿Dónde están los que ven la luz
que cruza el cielo con gran resplandor?
No brillan ya luna ni sol. Pierden su luz miles de estrellas.
¿Donde estáis, hijos de fe, que pudisteis resucitar?

Vuelve el Señor de nuevo a sufrir.
El debe ir como un criminal.
aun que su camino es así, ¿cómo no voy a ir con él?
Su presencia inunda todo; el Edén allí florece.
Por estar con mi amado, pasaré tortura y dolor.
Ven y contempla el nuevo Edén. Mira la gloria de Jerusalén.
La larga noche del mal pasó.
Ven a vivir en el mundo de Dios.
No llores más; ya se acabó todo el dolor de seis mil años.
¿Dónde está nuestro Señor, que traerá la gloria de Dios?

Junto al Señor yo siempre iré; caminaré por donde él fue.
Aunque sea ir a morir, yo quiero ir siempre con él.
Siento un deseo muy grande de estar siempre a su lado.
Si es mi amor tan grande y fuerte, ¿quién me lo podrá impedir?
El, que se ha ido llevando la cruz,
vuelve de nuevo ahora a sufrir.
Sólo podemos unirnos a él si compartimos su pena y dolor.
Brillando está gloriosa luz, que alumbrará todas las eras.
Es la cuidad santa de Dios, donde se levanta el sol.

Mira al Señor; como un preso va. Le acusáis sin justa razón.
Vuestros hechos lo probarán el día del juicio de Dios.
Sacerdotes y ministros le desprecian y se burlan.
¿Pretendéis querer forzarnos a tomar de nuevo la cruz?
Ahora despierta y mira la luz;
se desvanece la oscuridad.
Vamos a ser una gran nación y construiremos un mundo de paz.
Hijos de luz, juntos cantad himnos de amor y alabanzas.
Alzad la cruz blanca de paz y cantad hosannas a Dios.

Home

22. LA CANCION DE VICTORIA


¡ Cantad hosannas al Señor! ¡Demos gloria al Señor!
De nuevo él llegó. ¡Canta hosannas al Señor!

Todo el Cielo baila ya, y los ángeles también.
Junto con la creación, todos bailan la canción.

Surge ya Jerusalén, la esperada ciudad,
porque el día llegó de la gloria del Señor.

¡Arde, oh fuego de la fe! Muestra todo tu fulgor.
Arde en mi corazón. ¡Arde, oh fuego de la fe!

El país de Egipto está esperando al Señor.
Dile que llegó al país de la Rosa de Sharón.

Id marchando sin temor, oh soldados del Señor.
La victoria espera ya. ¡Adelante con valor!

¡Alabemos al Señor! ¡Gloria eterna al Señor!
Alabemos al Señor del amor y la verdad.

¡Canta hosannas al Señor! ¡Demos gloria al Señor!
De nuevo él llegó. ¡Canta hosannas al Señor!

23. EL SEÑOR LLEGO

¡El Señor llegó!
¡El Señor llegó!
Al país donde nace el sol, de la mañana de paz.
Desde la diestra de Dios, nuestro Señor llegó.
El es quien nos guiará a cumplir Su voluntad.
¡Tierra hermosa, recibe al Señor!
¡Juntos cantad y bailad!
¡Aleluya, aleluya, aleluya, amén!

¡El Señor llegó!
¡El Señor llegó!
Vino al pueblo que Dios escogió, entre la gente de fe.
El es el Hijo de Dios; destruirá el mal.
En esta tierra creará el reino santo de Dios.
¡Hijos del cielo, venid al Señor!
¡Juntos cantad y bailad!
¡Aleluya, aleluya, aleluya, amén!
¡El Señor llegó!
¡El Señor llegó!
Vino al montañoso país de los tesoros sin par.
El Salvador llegó en el lugar de Dios.
El nos dará la verdad, gloria y felicidad.
¡Pueblos del mundo, venid al Señor!
¡Juntos cantad y bailad!
¡Aleluya, aleluya, aleluya, amén!

24. EL DIA DE GLORIA

Aun en plena oscuridad, Su clara y firme voz,
con Su palabra de verdad, me hace despertar.

Estribillo:

¡Gloria, oh gloria, oh gloria al Señor!
¡Hosanna, hosanna, hosanna al Señor!
Dadlo todo y vamos a recibir y compartir
juntos Su belleza y Su amor.
¡Gloria al Señor! Ya cerca está.
¡Viene el día de celebración!

El sol del nuevo amanecer nos llena de su luz.
Con fuerza extended nuevas de bondad.

Oh, hijos míos, venid; el alba ya llegó.
Marchad en unidad; rápido avanzad.

25. EL BRILLANTE PAIS DE DIOS

En Oriente destella el sol, desde el país de Dios.
Trae noticias de un mundo de luz, que acaba de nacer.
Todo el mundo lo debe saber; apresurémonos.
El Edén extiende la alegre esperanza de paz y amor.

Estribillo:

Dorado amanecer por todo el país de Dios.
Es el Sol que nos da la vida y trae noticias de amor.

Campesinos, debéis cosechar; el tiempo ya llegó.
Pues el grano maduro está; llevadlo al Señor.
Santos y ángeles vienen también; desean ayudar.
Y felices, todos vendrán a la fiesta del Señor.

Cuando el Padre no llore más, ni sufra Su corazón,
nuestros Padres eternos vendrán y nos darán Su amor.
Sabios, santos y fieles de Dios, todos esperan ya.
Desde siempre han anhelado este día poder vivir.

26. LA CANCION DE LOS SOLDADOS CELESTIALES

Un país de montañas es la tierra honrada de Dios.
Es el pueblo escogido donde viene el Señor.
Desde sus nevadas cimas de gloriosa majestad,
por el mundo, poderoso, se engrandece el reino de Dios.

Estribillo:

Oh, soldados del Cielo, avanzad con Su amor.
Uniremos cielo y tierra en la vida eterna con Dios.

Israel del Oriente, tierra donde nace el sol,
es el reino dorado de belleza y amor.
Con el Padre lucharemos por el reino celestial.
Extendiendo Su palabra, consolemos Su corazón.

Reunid a la gente para ofrecerla a Dios.
Con la vara de hierro, acabad con la maldad.
Construid un nuevo mundo con Su amor y su verdad.
Vivid juntos para siempre, en el reino eterno de Dios.

27. LA MARCHA DE LA NUEVA ERA

Realiza en la tierra el plan de Dios universal.
Da al mundo Su palabra, la expresión de Su verdad.
En un mundo que adormecido está,
suenan las campanas de la verdad.
Lucharé sin temor, derrotando a Satán.
Toda mi vida entregaré.
La persecución que Jesús sufrió,
llevaré ahora en su lugar.

Realiza en la tierra el plan de Dios universal.
Da al mundo Su palabra, la expresión de Su bondad.
A la humanidad que perdida está,
llévale la luz que la guiará.
Lucharé sin temor, derrotando a Satán.
La dura carga llevaré.
Sentiré el dolor que Jesús sintió,
cuando en el huerto oró a Dios.

Realiza en la tierra el plan de Dios universal.
Da al mundo Su palabra, la expresión de Su poder.
Grita al universo en la oscuridad,
y despierta a todos con fuerte voz.
Lucharé sin temor, derrotando a Satán.
Incluso solo lucharé.
Tomaré la cruz que Jesús llevó,
yendo al Calvario con mi Señor.
Realiza en la tierra el plan de Dios universal.
Da al mundo Su palabra, la expresión de su amor.
En un mundo de odio y de temor, alza las banderas de libertad.
Lucharé sin temor, derrotando a Satán.
Incluso solo seguiré.
Demos alegría y consuelo a Dios,
al cumplir el plan de la creación.

28. LLAMADA AL SACRIFICIO

Somos los soldados de la verdad;
fuimos los llamados por el Señor.
Hasta construir Su mundo de amor,
cada uno debe ir a luchar.
Ofreced la vida a Dios,
con vuestra mente y cuerpo en unión.
Y seremos los soldados del bien
quienes luchen por Su mundo de paz.

Estribillo:

Entregad vuestro ser y luchad con nuestro Señor.
¡Su verdad y amor al final vencerá!

Somos los soldados de luz y amor;
fuimos elegidos por el Señor.
Hasta devolver la gloria a Dios,
cada uno debe pronto avanzar.
Ofreced riquezas a Dios,
uniendo el principio y el fin.
Y seremos los soldados del bien
quienes cumplan el deseo de Dios.

Somos los soldados de rectitud;
recibimos la confianza de Dios.
Hasta devolverle felicidad,
cada uno debe ir y vencer.
Ofreced justicia a Dios,
izquierda y derecha unid.
Y seremos los soldados del bien
quienes lleven la alegría a Dios.

Somos los soldados de vida y paz;
recibimos el mandato de Dios.
Hasta devolverle todo el amor,
cada uno debe ir con gran fe.
Ofreced la gente a Dios,
pasado y futuro enlazad.
Y seremos los soldados del bien
quienes cumplan la esperanza de Dios.

29. LA CANCIÓN DE LA JUVENTUD

Alzaos con fuerza proclamad la victoria del Señor.
Amanece el nuevo día; la noche ya pasó.
Lucharemos bravamente por la gloria de Dios.
Levantémonos unidos, divina juventud.

El sueño que imposible fue se ha hecho realidad.
Que resuenen las campanas; ya brilla el sol de Dios.
Todo el mundo eternamente vivirá en esta luz.
Avancemos todos juntos, radiante juventud.

Con fuerte y bravo corazón destruyamos a Satán.
Como hijos de los Padres, vayamos ante Dios,
dedicando nuestra vida con amor y lealtad.
¡Consigamos la victoria, eterna juventud.

30. LA MARCHA DE LA JUVENTUD DEL PRINCIPIO

Juntos marchad con la juventud del Principio de Dios.
La hora llegó de derramar la luz de la verdad,
para al fin disipar la oscura noche del mal,
llevando al mundo a la luz de un nuevo amanecer.

Estribillo:

¡Levantad, levantad antorchas de luz de verdad!
Marchando sobre el mar, todo el mundo iluminad.

El resplandor de Su bendición al mundo recreará.
Todo el mal se acabará en Su ardiente luz.
Con el Principio de Dios, todo el mundo unido vivirá.
Cantad la nueva canción de victoria y paz.

Llenos de amor en su corazón, la juventud de Dios
marchando va en unidad, cantando con pasión.
Cinco colores le luz brillan en sus filas al pasar;
su fuerte paso hará pronto al mundo estremecer.

31. TODOS EN UNIDAD

Fuera de la tierra y del mar ahora arrojemos a Satán.
Construyamos pronto el reino de felicidad y libertad.
Oh, hermanos, unidad y paz vamos a conseguir,
extiendo por el universo la gran voluntad de Dios.
Unidad, unidad, todos en unidad,
crearemos, uniendo al mundo,
una única nación.

Izaremos la bandera en la cima del Monte Everest.
En las aguas del Pacífico, nuestra espada vamos a limpiar.
Oh, hermanos, unidad y paz vamos a conseguir,
aliviando el resentimiento de seis mil años del maldad.
Unidad, unidad, todos en unidad,
crearemos, uniendo al mundo,
una única nación.

Construyamos un castillo que defienda siempre nuestra paz.
Y cantemos aleluya en el seno de nuestro Señor.
Oh, hermanos, unidad y paz vamos a conseguir,
disfrutando la gloria del Cielo que la noche ocultó.
Unidad, unidad, todos en unidad,
crearemos, uniendo al mundo,
una única nación.

32. EL MANANTIAL DE VIDA

Marchamos a la tierra bendecida de Canaán,
dejando nuestras cargas al partir.
Por fin quedamos libres de la esclavitud del mal.
El manantial de vida cerca está.

Estribillo:

En el manantial que vida eterna da,
en gloria viviremos, siempre en paz.
Vamos al país del puro manantial;
en gloria viviremos, siempre en paz.

Oh, guíanos, Señor, con fuego y nube a Canaán.
Oh, danos sendas para caminar.
Ya pronto llega el día de cruzar el Río Jordán.
El manantial de vida cerca está.

En nuestros corazones recibimos el maná,
que siempre nos da fuerza para andar.
Así que en el futuro esperanza siempre habrá.
El manantial de vida cerca está.

33. HIJO MIO, VUELVE AL HOGAR

Hijo mío, vuelve ya; vuelve pronto al hogar.
Aunque has hecho mucho mal y has causado gran dolor,
el Señor está esperando; quiere darte Su perdón.
Así es Su eterno corazón;
amplio y profundo es Su amor.

Hijo mío, vuelve ya; vuelve pronto al hogar.
Cada día el Señor a Sus hijos va a buscar.
Cada noche abre la puerta, pero llora de dolor,
pues El siempre espera un día ver
que Sus hijos vuelven a El.

Hijo mío, vuelve ya; vuelve pronto al hogar.
Aunque sientas aflicción, el Señor te aliviará.
Sentirás Su amor y consuelo en las manos del Señor.
Ven conmigo al corazón de Dios;
hijo mío, vuelve al hogar.

34. OH CORDERO, VEN

Oh cordero, ven, que vagas en la oscuridad.
Enfermo y débil, perdido y solo vas.
¿Quién te abrazó, consolando tu corazón?
Y, ¿quién vino a ti con palabras de verdad y amor?

Oh cordero, ven; aquí está tu Salvador.
Oh mira, él lleva la dura cruz por ti.
¡Ve, síguele! Es el pastor que te guiará,
pues tú solo no tienes fuerza para poder andar.

Oh cordero, ven; si en tu alma sientes sed,
recibe al Señor; hazle parte de tu ser.
Y sentirás dentro de ti Su dulce amor.
Tendrás infinita alegría por la eternidad.

Oh, cordero, ven, con un alegre corazón.
Alaba al Señor cada día con fervor.
Con El podrás amar a toda la humanidad.
Extiende Su amor por el mundo; oh cordero, ve.

35. ME HAS LLAMADO

Me has llamado y yo iré fielmente a donde quieras,
en la alegría o el dolor, con un solo corazón.
La muerte no me parará;
ya nada va a pararme.
La muerte no me parará;
ya nada va a pararme.

Al mundo muerto llevaré el mensaje que da vida.
Las tristes calles andaré, cargando Tu amor.
Mi cuerpo y mi corazón
daré como una ofrenda.
Mi cuerpo y mi corazón
daré como una ofrenda.

Mereces solo Tú, Señor, todo amor, poder y gloria.
La cruz del mundo llevaré; no me importa su desprecio.
No quiero estima ni honor;
iré por donde vayas.
No quiero estima ni honor;
iré por donde vayas.

36. OH VEN, SEÑOR

Oh ven, Señor, Te lo ruego, ven y habita dentro de mi corazón.
Oh ven, Señor, oh ven a vivir en este impuro corazón.
¡Oh ven, Señor! Tu eres el fuego del amor.
Ven pronto a limpiar mi corazón.
Oh, te ruego que vengas ya.
Oh ven, Señor, a mi corazón.

Oh ven, Señor, Te lo ruego, ven y mora en mí; mi altar espera ya.
Oh ven al altar que espera por Ti, oculto por la oscuridad.
¡Oh ven, Señor! Tu eres la luz de la verdad.
Ven pronto y purifica mi altar.
Oh, te ruego que vengas ya.
Sin tardar, Señor, a mi pueblo ven.

Oh ven, Señor, Te lo ruego, ven al mundo enfermo y lleno de maldad.
Oh ven, sálvalo de la destrucción;
construye el mundo ideal.
¡Oh ven, Señor! Tu eres la fuerza que lo hará.
Ven pronto a terminar con todo el mal.
Oh, te ruego que vengas ya.
Con el corazón, Te lo ruego, ven. Amén.

37. LUZ CELESTIAL

Luz celestial, brillando está dentro de mi corazón.
Luz celestial, limpia mi ser;
bella luz del Dios de amor.

Estribillo:

Todo mi ser y mi amor
yo Te daré, Dios de amor.
Nubes vendrán; ocultarán la dulce faz de mi Dios.
Nubes vendrán, pero aun así
resplandece el Dios de amor.

En medio del oscuro mar, faro de luz, guíame.
En medio del oscuro mar,
tengo fe en mi Dios de amor.

Todo decae, sin perdurar; sólo Su luz quedará.
Todo decae, pero no El,
verdadero Dios de amor.

38. CUANDO CONTEMPLO A MI SEÑOR

Cuando contemplo a mi Señor, mi antiguo ser se va.
Mientras el mundo malo cae, nace el mundo del bien.
Y un nuevo ser aparece; claro y puro es.
Mira la nueva tierra y el nuevo cielo de Dios.

En mi visión Jerusalén, ciudad de santidad,
gentil desciende hacia mi; siempre será mi hogar.
La alegría es eterna cuando el Señor está.
Como un río fluye, dándome vida y amor.

El reino eterno del Señor ferviente anhelé.
Rayos de luz del sol de amor caen con suave candor.
Al árbol de la vida, hacen fructificar.
Nunca habrá más duda ni más oscuridad.

El me abrazó aun siendo yo un ser indigno de El.
Me purifica y me da Su reino celestial.
Me lleva a Su palacio, a Su dorada luz.
¡Que infinito y dulce es el amor del Señor!

39. NUESTRA HERENCIA

Hemos heredado la tarea de crear
una patria donde nuestro Dios pueda morar.
Mira la eterna aurora
que amanece ya.
Rápido emprendamos el regreso al hogar.
Nuestra tierra, ¡qué hermosa es!,
un don celestial.
Dios ha bendecido este cielo terrenal.

4o. Ven promto, Unidad

Urie so wonun tongil, ggumedo so wonun tongil,
i mossum bachoso tongil,
tongiri yo ora.
I kyo re salinun tongil,
inara chanunde tongil,
tongiri oso ora, tongiri yo ora.

Our cherished hopes are for unity;
even our dreams are for unity.
We'd give our lives for unity.
Come along unity. Unity saving the people,
unity saving all nations.
Come here quickly unity. come along, unity.
Nuestra esperanza es la unidad.
Siempre soñamos con la unidad.
Daremos todo por la unidad.
"Ven pronto, unidad. Oh, ven y une a los pueblos,
ven a salvar las naciones."
Que llegue pronto la unidad. ¡Ven pronto, unidad!

Regresar a pagina principal