Make your own free website on Tripod.com

LA REALIDAD DEL MUNDO ESPIRITUAL

Y LA VIDA EN LA TIERRA

 Mensajes desde el Mundo Espiritual

 Dr. Sang Hun Lee

 PROLOGO

 El Dr. Sang Hun Lee, falleció el 22 de marzo de 1997, pasando al Mundo Espiritual a la edad de 84 años. El era muy conocido por sus obras de filosofía, economía y teoría social. Fue un intelectual riguroso y disciplinado que también se interesó profundamente a lo largo de su vida en conocer la naturaleza del Mundo Espiritual. Comprendió la importancia de que se pusiera a disposición de las personas aquí en el Mundo Físico un conocimiento claro acerca del Mundo Espiritual. Su fuerte interés y preocupación por esclarecer los misterios de la vida después de la muerte es lo que motivó y produjo este libro.

Sang Hun Lee nació en 1914 en Corea. Recibió su licencia como médico de lo que hoy es la Facultad de Medicina de la Universidad Yonsei en Seúl, Corea. A mediados de los años 50, él y su esposa se unieron a la Iglesia de la Unificación. El Dr. Lee dejó a un lado su práctica como doctor en medicina y se consagró totalmente a exponer y expresar, en términos filosóficos y con gran erudición, el pensamiento del Reverendo Moon. Nunca permitió que su propio punto de vista distorsionara las enseñanzas precisas de su líder espiritual. En 1992 escribió: "Varios académicos empezaron a pensar que el contenido de esos libros era el pensamiento propio del autor, a pesar de que claramente los había presentado como el pensamiento del Reverendo Moon. Esa percepción equivocada afligió profundamente mi corazón."

Los primeros trabajos del Dr. Lee trataron sobre el marxismo-leninismo. Corea del Sur, enfrentada con la amenaza de la invasión del Norte, había prohibido la discusión sobre la teoría comunista. En ese estado de ignorancia, las personas no tenían ninguna oportunidad de estudiar y rebatir las ideas marxistas. El Reverendo Moon reconoció la necesidad de una respuesta crítica al marxismo, y guió al Dr. Lee con este fin. En aquellos años, fue difícil para el Dr. Lee obtener textos sobre el marxismo. No obstante, con cierto riesgo personal, obtuvo muchos libros y escribió: "Comunismo: Una Crítica y Contrapropuesta". Su excelente análisis motivó que el gobierno de Corea del Sur aprobara el texto para la educación de sus ciudadanos. Ese análisis formó el núcleo de las ideas desarrolladas más tarde por la cosmovisión de CAUSA, que tuvo un impacto mundial en la lucha por la libertad en la década de los años 80.

El Dr. Lee se enfocó en las implicaciones filosóficas de las enseñanzas del Reverendo Moon. Su minuciosa transmisión del pensamiento de su maestro resultó en una serie de libros sobre el "Pensamiento de Unificación". De esta forma, el Dr. Lee aplicó las enseñanzas del Reverendo Moon para responder las preguntas realizadas por los filósofos: ¿Cuál es el propósito de vida? ¿Cómo es una vida de bondad? ¿Qué constituye una sociedad buena? ¿Cómo determinamos la verdad? ¿Cómo medimos el valor? Evaluó las contribuciones de los principales filósofos desde los griegos hasta el presente, y ofreció nuevas respuestas a los complejos interrogantes que ellos tuvieron.

 El Dr. Lee tuvo siempre una meta elevada: aliviar el sufrimiento humano, y lograr la felicidad humana. Sus más recientes libros y seminarios sobre el "Pensamiento del Ala de Cabeza" y el "Diosismo" brindaron un fundamento para el desarrollo de la enseñanza Unificacionista sobre los verdaderos valores familiares. Sus trabajos sirven como textos de educación para que reciban la bendición de Dios parejas y familias de todas las creencias y sociedades alrededor del mundo.

 Junto con varios estudiantes suyos, el Dr. Lee estableció el Instituto de Pensamiento de Unificación en Seúl, con filiales en Tokio y Nueva York.

La Sra. Young Soon Kim es ahora la "médium", que el Dr. Lee está usando para transmitir sus mensajes desde el Mundo Espiritual. Ella es, desde hace muchos años, miembro y líder en la Iglesia de la Unificación. La introducción que ella presenta en las próximas páginas fue escrita para los primeros cuatro capítulos de este libro, que ella recibió en 1997, y qué se publicó en las ediciones coreana y japonesa. En mayo de 1998, recibió el quinto capítulo, que incluimos en esta edición en español.

LA REALIDAD DEL MUNDO ESPIRITUAL Y LA VIDA EN LA TIERRA

Introducción

 Pienso que fue hace ya muchísimo tiempo.

Mi esposo y yo asistíamos a la iglesia en la que se reunían profesores. En aquel tiempo habían muchos profesores con cabellos matizados de blanco. Si bien no era yo sino mi esposo quien estaba a cargo del sermón, era aquél un período de tanta precaución que sentí un denso sudor en la palma de mis manos. Mi programa habitual de los domingos era pasar por la oficina después del servicio y ordenar cosas, lo que naturalmente llevaba tiempo hacerlo.

También aquel día, después de que habían pasado unas horas, salí al pórtico de la iglesia y me encontré con que el Profesor Sang Hun Lee todavía estaba allí, esperándome. Pregunté cautelosamente: "¿Todavía por aquí?", y él con una especie de vergüenza casi adolescente, sacó algo de su bolsillo. Era un jabón de tocador que parecía haber traído de regalo en uno de sus viajes al extranjero.

Cosas que he tenido guardadas en el cajón de la cómoda por mucho tiempo vienen a mi mente en este momento, cuando me dispongo a escribir esta introducción. Siento mi corazón llenarse de añoranza y de respeto. Y no sólo eso. Su esposa había partido hacia el Mundo Espiritual y él llevaba ya ocho años de soledad cuando un día me llamó a su casa. Me pidió que fuera por un momento. Retirando una gran caja envuelta con mucha dedicación me dijo: "Como yo todavía gozo de buena salud, mejor tómelo usted y trabaje con mucha fortaleza". Era algo que alguien había preparado con cariño para él.

En este mismo instante en que lo recuerdo sube a mi mente su rostro con nitidez. Yo no sabía cómo interpretar aquello ni lo había visto nunca; no sé si hice bien en tomarlo a mi manera, pero me avergonzaba de mí misma por haberlo recibido. Sentí dificultad y no sabía cómo expresarlo. Además él deseaba que mi esposo y yo frecuentásemos su oficina en el Instituto de Investigación del Pensamiento de Unificación, y cada vez que lo hacíamos me sentía incómoda.

La razón de ello es que él era una persona mayor, que bien podría ser mi padre, y sentado quietamente frente a nosotros nos recibía y nos despedía con mucha cortesía, lo que me provocaba un sentimiento de pudor y gratitud cada vez que lo visitábamos.

Esa postura no la adoptaba sólo él, sino que en esto también lo igualaba su esposa. Si bien éramos más jóvenes que sus hijos siempre nos saludaba con una inclinación de su cabeza, con cortesía y humildad. También cuando hablaba largos ratos por teléfono usaba términos muy respetuosos.

Hasta le rogué: "Ya que usted tiene la edad de mi madre, ¿no puede tratarme naturalmente como a una hija y no con tanto respeto?" "Señora, para mí es más cómodo así; es un hábito y me hace sentir mejor", me respondió. Tanto para él como para su esposa era ya parte de ellos tratar a los demás con semejante respeto... Realmente quiero llevarlos eternamente en lo profundo del corazón como personas de una cortesía hermosa.

Vienen a mi mente cosas que el Profesor Sang Hun Lee decía frecuentemente cuando estaba en la Tierra. Tanto en seminarios para estudiantes como en seminarios para eruditos decía que con el Principio Divino podía contestar a cualquier pregunta, pero que se le dificultaba todo cuando eran referentes al Mundo Espiritual. Por eso solía decir que algún día iba a escribir una teoría del Mundo Espiritual.

Así, a partir de allí recopilaba todo el material que podía sobre escritos recibidos de seres espirituales e investigaba, cuando en eso su esposa fue al Mundo Espiritual. Me dio varias tareas para satisfacer esa ansiedad. Quería que le respondiera a realidades vistas en el Mundo Espiritual.

Una vez que me daba una tarea, desde que oraba hasta que le daba una respuesta, esto demandaba tiempo y no poco esfuerzo físico. Esto se repitió varias veces y en una ocasión pasaron meses. Como el Profesor Lee no me apuraba, me pregunté si no se habría olvidado, hasta que me dijo: "No importa que demores, te lo pido aunque sea lento". Una vez más tuve que inclinarme ante su tenacidad y generosidad. A pesar de todos sus esfuerzos, finalmente dejó este mundo sin completar su teoría del Mundo Espiritual. Cuando fui a su funeral me dolió el corazón al sentirme en falta por diferentes motivos. En ese momento el Profesor apareció espiritualmente ante mí diciéndome: "Ahora no, porque este es un momento solemne pero esta noche la veré en su casa".

Pensé para mí: "¿Cómo alguien que acaba de fallecer podrá venir libremente hoy a mi casa?" Entonces escuché la voz de Dios que me decía: "Sang Hun Lee es un Chúnguguín (ciudadano del Reino de los Cielos)". Quedé totalmente sorprendida. "¿Chúnguguín? Es la primera vez que escucho ese nombre".

Entonces comprendí que alguien que Dios reconoce como chúnguguín puede hacer esto. Me alegré de haber juzgado bien en vida a este matrimonio que normalmente tanto yo respetaba.

A partir de aquella noche comenzó a suceder en casa. El Profesor Lee venía en mi busca día y noche. Aparecía sin importarle lo que yo esté haciendo, apresurado, y yo sufría en silencio. Hasta que reclamé: "¡Dios! Es demasiado; mi cuerpo no lo soporta; si él es un chúnguguín, ¿significa que yo soy una chioguín (ciudadana del Infierno)? ¿Puede ser posible? No puedo hacerlo, no puedo hacer nada". Entonces Dios me dijo: "¡Hija! Como Sang Hun es mi hijo, quiero darle todo lo que desee. Ahora que vino al Mundo Espiritual está fuera de sí.

¡Cómo no va a estarlo si está viendo con sus propios ojos lo que se preguntó toda su vida! Quiere contarle a la gente en la Tierra toda la realidad que ve aquí. Ahora va y viene entre la Tierra y el Mundo Espiritual sin distinguir dónde está. Tienes que entenderlo". Entonces llorando pregunté: "Entonces, ¿cómo lo aguantará mi cuerpo? Así, me respondió: "¡Hija! Establezcamos un horario. Hagamos un compromiso". Me estaba queriendo decir que no aparecería fuera del horario establecido.

Al día siguiente, el Profesor Lee vino y me dijo: "Señora, por un tiempo va a ser un poco sufrido para usted; aún así, sepa entenderlo". No tenía ya aquella cortesía que acostumbraba verle en su oficina, sino más bien parecía un travieso adolescente inmaduro." ¡Qué extraño! ¿Será realmente él, el Profesor Lee?", dudé.

Entonces me dijo: "Señora, ¿cómo puede ser? ¡Qué mal! Me ofende mucho. Después de observar, por 40 días diferentes lugares del Mundo Espiritual se lo haré saber todo en mensajes que sin falta quiero que los transmita al mundo físico".

En aquellos días estábamos muy ocupados preparándonos para partir hacia Australia. Cuando le dije al Profesor que nos iríamos, me respondió que él me buscaría allí. Después de aquello nos fuimos a Australia, nos olvidamos de él y estábamos haciendo todo tipo de esfuerzos para adaptarnos a nuestra nueva vida. Un día el Profesor Lee apareció enojado, cuando le pregunté por qué no había venido antes de esa fecha.

"Sepa disculparme y le pido que entienda todo mi entusiasmo de aquellos días. Era un lugar al que me acercaba por primera vez y estuve muy ocupado sistematizando cuestiones a investigar; viví muchos momentos de entusiasmo y emoción. Con el apuro de querer contar estas realidades al mundo físico, no me comporté con modales adecuados; entiéndame", me dijo con aquel mismo aspecto que le había conocido aquí en la Tierra

¿Por dónde empezamos? Me preguntaba cómo iba a hacer y hasta cuándo; mi corazón me pesaba de temor. Ya que se me había entregado a mí el bastón, comencé por pedirle fuerzas y coraje a Dios para poder asumir tal tarea. El contenido de todo lo que él me ha dicho es precioso, pero quiero contar aquellas partes que más permanecen en mi memoria.

El lugar del Mundo Espiritual donde moran todos nuestros miembros, a no ser en ocasiones especiales, está muy cerca de Dios; aún así, viven observándose unos a otros los pecados cometidos.

Es un castigo muy severo. ¿Cómo puede ser ése el Reino de los Cielos? Me pregunto si no es un lugar más temible que el Infierno. Después, lo referente a la vida conyugal. Al estar unidos mutuamente en amor, la imagen de la pareja... la vida conyugal en sí misma se manifiesta ante Dios en la imagen substancial de un ilimitado amor.

Son precisamente imágenes que le dan alegría a Dios. Al amarse entre las flores, sobre una ola que surge, sobre el césped, en un monte envuelto en el canto de los pájaros o en el bosque, toda la creación de sus alrededores baila y armoniza. La imagen envolvente en el esplendor hermoso y brillante de Dios es una parte que no podemos comprender con nuestro sentido común quienes estamos aún en nuestro cuerpo físico.

Pero los matrimonios que no están unidos, en el Mundo Espiritual hacen el amor solamente en la cama. Si uno de los dos no se ha perfeccionado o tiene muchos defectos, tienen que esperar hasta que se perfeccione, tiempo que es indescriptiblemente largo; no puede prometerse. También esto es un tiempo de severo castigo, un tiempo de juicio.

Otro tema es la motivación de la caída de Lucifer y Eva. Siempre hemos pensado que simplemente cayeron. Hasta llegar a la crisis de la caída, Lucifer llevaba a la joven Eva a todos lados; en eso brotó el amor y abrieron los ojos al sexo. Adán, inmaduro, no se dio cuenta de ello; a partir de allí la relación entre Adán y Eva fue mucho más seria de lo que pensamos. Eva, no pudiendo olvidar el primer amor de Lucifer, no pudo sino ir en busca de Adán por la inseguridad y el temor que sentía; me pregunto cómo habrá sido el amor de esa pareja.

Otro tema es el encuentro, entre otros, con Kim Il Sung en el Mundo Espiritual. Nosotros nos hemos emocionado con las conferencias del Profesor Sang Hun Lee con lágrimas en los ojos y por su amor. El (Kim Il Sung), quien en la Tierra tenía la autoridad que le otorgó una larga vida, y quien gobernó con poder, en el mundo eterno fue expulsado hasta del fondo del Infierno y se encuentra esperando a sus puertas... ¿Cómo debemos vivir la vida que nos fue dada? Tiemblo de temor. Hay muchas realidades sorprendentes.

El mundo eterno, así como bebemos agua que ha sido selectamente pasada por un purificador, es mucho más selectivo, lo que dificulta el poder pararse frente a Dios y, al no haber ley de indemnización en el Mundo Espiritual, quien peca en la Tierra queda allí siempre en la misma posición millares de años. El problema es que si quedara allí sólo quien pecó, viviendo en el Infierno, eso no sería todo; pero además bloquea el camino de sus descendientes, lo que se transforma en una realidad dolorosa que perfora el pecho.

Yo en este punto recuerdo algo. Mucho tiempo atrás me pregunté si cuando el Padre vaya al Mundo Espiritual salvará a aquellos hijos que tanto yo amo pero que están en el fondo del Infierno, o si se deberá quedar esperando debido a las leyes del Mundo Espiritual. Si es así, ¿no será que volveremos a ser desleales al Padre? Duele pensarlo.

Cada vez que nos hablaba era algo novedoso y numerosas veces nos sorprendía; aún así, recibiendo este contenido que hoy escribo, varias veces dudé del Profesor. La razón de ello, y como lo dije antes, al comenzar lo hacía con exactamente el mismo contenido del Principio. En cada una de esas ocasiones se enojaba muchísimo diciendo: "Me ofende. Yo soy Sang Hun Lee, el mismo que sistematizó el Pensamiento de Unificación."

"Hay poco tiempo y mucho para hacer, por lo que me tengo que contener a mí mismo. Hagámoslo rápido." Así, en varias ocasiones se enojaba y me urgía. Mientras escribía el informe, varias veces su hija hizo preguntas personales acerca de la familia, pero no respondió a ninguna de ellas. Le preguntaba insistentemente, y si le exigía una charla franca, él se iba. Durante este tiempo dijo que no podía detenerse por cuestiones familiares y únicamente aparecía como persona pública.

Si mientras escribía el informe me sentía agotada, me decía: "Descanse un poco. Tómese un té y seguimos". Por las dudas que me doliesen los brazos me aconsejaba: "Haga ejercicio de brazos, muévalos"; "si le cuesta, terminemos rápido; por hoy es suficiente." Cada día que culminaba, le preguntaba, intrigada, sobre qué me hablaría al día siguiente pero, o no me respondía o se iba fríamente. Si le preguntaba por cuántos días continuaríamos, jamás me contestaba; y cuando faltaban dos días para que se cumplieran tres meses me insistía: "Acortemos el tiempo. Hagamos un poco más". La noche que se cumplieron los tres meses, dándome las últimas palabras a las diez de la noche, lloró muchísimo.

Se esforzó diciendo: "Señora, realmente trabajó mucho. No sé de cuánta ayuda puedo serle a los Padres, pero siento urgencia por transmitirle esto a este vasto país. Si sigue como está me parece que será muy difícil que los Padres vengan por aquí; hagamos todo lo que podamos. Usted sabe bien cuánto sufren nuestros miembros en la Tierra".

"Espero que los guíe; porque si siguen sufriendo aquí en la Tierra, además de causarle dolor al corazón de Dios y preocupación a los Padres, tienen que vivir bien la vida para no ir a un Mundo Espiritual intermedio u obscuro y poder ir directamente junto a Dios".

"Le voy a pedir que lea bien esto; si bien para los intelectuales el campo de sus especialidades es importante, transmítales que también tienen que investigar la vida en el Mundo Espiritual, ya que este lugar no es uno en el que se puedan acercar a Dios orgullosos de sus especialidades o de la suprema inteligencia que hayan logrado", y lloró. La última imagen que tuve de cuando partía, visto por detrás, era una imagen de pesadumbre, sumergida en tristeza. Se fue, caminando muy lentamente.

En este informe quiero manifestar mis respetos y mi gratitud al Profesor Lee, quien se expresó con mucho detalle, organizada y sistemáticamente. Para terminar, el contenido que me fue dado y que está aquí registrado, lleva el propósito de avisar con urgencia a los intelectuales de la Tierra la imagen real del Mundo Espiritual observada en su totalidad por el Profesor Sang Hun Lee, fallecido en marzo de 1997, y el valor celestial de los Padres Verdaderos.

Kim Yeong Soon, Sidney, Australia

 Capítulo I - Carta a los Padres Verdaderos

 1. Carta a los Padres Verdaderos

 (El Dr. Lee comenzó orando: "¡Padres Verdaderos! Deseo que ustedes puedan ser consolados con mi carta").

 ¡Padres Verdaderos! Mis mejores deseos de que se encuentren en buena salud. Con lágrimas en los ojos les ruego me perdonen mi falta de piedad durante mi vida terrenal. No puedo sino expresar mi pesar por haber venido a este lugar antes que ustedes, que tanto trabajan.

 Sé muy bien de los continuos esfuerzos desesperados de los Padres Verdaderos para cumplir exitosamente con la Bendición internacional de 3.6 millones de parejas. Aquí, en el Mundo Espiritual, nuestros miembros también están trabajando mucho en los diferentes niveles. Debido a que usted se encuentra trabajando en la Tierra, nosotros aquí hacemos enormes esfuerzos para ordenar el Mundo Espiritual y testificar; pero lo fundamental podrá ser resuelto sólo cuando los Padres Verdaderos vengan. Pido disculpas por causarles tanto trabajo.

Puesto que las bendiciones en el Mundo Espiritual es algo que usted debe realizar, mucha gente está a la espera, preparándose. Estamos enseñando el Principio como para que las puertas del Infierno sean abiertas y estalle un grito de liberación. Si bien tratamos de hacer lo mejor, no es nada comparado con los esfuerzos de los Padres Verdaderos. Deseamos que nuestro pequeño esfuerzo pueda aliviar aunque sea un poco de su carga.

 ¡Padre! Cuando estaba en la Tierra, algunos intelectuales me preguntaban a menudo sobre el Mundo Espiritual, pero no podía responderles. Siempre que se realizaban seminarios académicos, había quien me preguntaba sobre el Mundo Espiritual, pero no podía dar una respuesta clara. El problema respecto a la realidad del Mundo Espiritual, era como un enigma que no podía ser resuelto por mí mismo. Finalmente, vine para aquí sin ordenar una teoría del Mundo Espiritual. Sin embargo, la razón por la cual trato de explicarles sobre el Mundo Espiritual en detalle es: Primero, porque quiero resolver todas las preguntas de la gente que en la Tierra está ansiosa por saber. Segundo, quiero ayudar a los miembros durante su vida en la Tierra. Tercero, aunque sea una parte muy pequeña, quiero reducir los problemas de los Padres Verdaderos, además de sentir una conciencia culpable porque vine al Mundo Espiritual antes que usted.

 ¡Padre! Hasta ahora este humilde hijo ha recorrido sin tregua el Mundo Espiritual. Me esforcé para revolver cada lugar y comprenderlo. Me dispongo a dar a conocer, hasta donde alcance mi capacidad, lo que he observado hasta el momento. Si hay algunos errores, por favor censúreme y corríjame. Lo hago con mi más sincero deseo de ayudar a los miembros, revelándoles los secretos del Mundo Espiritual, para que dejen de pecar en la Tierra antes de venir aquí, así alivian el trabajo a realizar por usted cuando venga. Además, porque Dios no es feliz.

 ¡Padre! Me gustaría agradecerle profundamente por enviarme a este lugar bendecido, y darme el nombre de "hombre bendecido". Después de haber terminado mi vida terrenal con su gracia y bendición, vine al Mundo Espiritual. Así, desesperadamente me dedicaré a liberar el Infierno en este mundo eterno.

 ¡Padre Verdadero, Madre Verdadera!

Mi esposa y yo rogamos nos perdonen por estar viviendo una vida cómoda aquí, en un buen lugar, que lo debemos también a la Gracia de los Padres Verdaderos. Reciban nuestras reverencias. ¡Que los Padres Verdaderos vivan una larga vida!

 21 de agosto, 1997. Sang Hun Lee

  2. A los queridos miembros de la Iglesia de la Unificación

 ¡Queridos miembros! ¿Qué debería escribir primero?... Nadie puede escapar del Mundo Espiritual. Es el camino de la ley celestial por el cual todos tienen que pasar. Desde que vine al Mundo Espiritual, extraño mucho a nuestros miembros de la Iglesia de la Unificación. Estoy realmente preocupado sobre si todos los miembros podrán, sin caer en falta ante la ley celestial, pasar al Mundo Espiritual sin problemas y venir correctamente a Dios.

 Una vez que violan la ley del Mundo Espiritual, no pueden resolverlo fácilmente; tendrán que seguir una vida de sufrimiento aquí, en el mundo eterno. Queridos hermanos, ¡cuánto sufrimiento han pasado hasta ahora! ¡Deseo que una vez aquí, en este Mundo Espiritual que es eterno, puedan librarse del sufrimiento. Quiero pedirles que, por el bien de sus vidas eternas, no traten de escapar de los sufrimientos pasajeros.

 Deben vivir correctamente. Si no lo hacen, sus descendientes tendrán que pagar indemnización en lugar de ustedes y además, cuando los Padres Verdaderos vengan al Mundo Espiritual a ponerlo en orden, el comportamiento equivocado de ustedes podrá causarles mucho dolor.

 ¡Queridos hermanos! Mi nombre es Sang Hun Lee; yo soy quien escribió el Pensamiento de Unificación. Voy a enviarles un resumen de lo que he observado diligentemente en el Mundo Espiritual. Por favor, léanlo cuidadosamente, y hagan de sus vidas terrenales un éxito. Haciendo esto, lavaremos las dolorosas heridas del corazón de Dios; y oremos para que los Padres Verdaderos puedan tener una larga vida.

 Les pido que lean mi mensaje cuidadosamente, párrafo por párrafo. Deben chequear sus vidas día a día. Este es mi consejo como miembro mayor que vino antes que ustedes al Mundo Espiritual, para ayudarles a cumplir exitosamente su responsabilidad en la tierra. ¡Que Dios los bendiga a todos!

 21 de agosto, 1997 Sang Hun Lee

  Capítulo II - La Vida en el Mundo Espiritual y la Vida en la Tierra

1. Encuentro en la Ceremonia de Ascensión del Doctor Sang Hun Lee - 24 de marzo, 1997

 Soy Sang Hun Lee. Soy Sang Hun Lee. Por favor no traten de comprobar quién soy yo. Me hace sentir mal. Hubiera querido reunirme con ustedes más a menudo durante mi vida terrenal, pero era difícil para ambas partes. ¡Querida Señora Kim! A través de usted, voy a culminar lo que no completé durante mi vida terrenal. Por favor, no diga que no está calificada para hacerlo.

 El Pensamiento de Unificación es el pensamiento fundamental que el Padre Verdadero nos dio y que mucha gente trata de entender sólo intelectualmente. Es una manera de pensar muy estrecha. Durante toda mi vida en el mundo físico me esforcé pensando y escribiendo libros, para que la gente lo comprendiera más fácilmente. Sin embargo, no pude cumplirlo completamente. Lo que no completé en la Tierra voy a observarlo ampliamente en el Mundo Espiritual y se lo transmitiré en forma sistemática a la Señora Kim para que lo haga saber a toda la gente en la Tierra.

 ¡Señora Kim! Sé que cuando estaba en la Tierra le hice todo muy difícil. Por lo tanto, de ahora en adelante, sinceramente voy a ayudarla, centrado en la familia del Reverendo Ho Woong Chung en el Mundo Espiritual. Por favor, espere. Aunque Dios dijo que no necesito permanecer en la tierra por 40 días, con diligencia alternaré entre el Mundo Espiritual y el mundo físico hasta organizar sistemáticamente mis investigaciones y luego me contactaré con usted. Parece que mi esposa también tiene muchas cosas que decirles...

¡Señora Kim! Quizás por un tiempo usted podrá sufrir problemas por mi causa, por favor perdóneme. Regresaré luego de 40 días, cuando haya ordenado el material. Aunque usted se vaya a Australia, puedo ir allá. Entonces, la visitaré nuevamente. Gracias.

 2. Servicio Conmemorativo en su casa, con sus familiares - 28 de marzo, 1997

 1) A mis queridos hijos

Hay muchas cosas que quiero decirles a todos ustedes en reunión, pero debido a que el tiempo es limitado, voy a darles noticias de papá y mamá por medio de esta carta.

 ¡Queridos Hijos!

El Mundo Espiritual que ustedes no pueden ver, puede ser descrito brevemente así:

 "Que vida inútil fue la del mundo físico!

No fue nada. No fue nada. ¡Oh! Dios! ¡Oh! Dios!"

 Estas son noticias del país del Cielo. Es tan vasto, que su padre no conoce la manera, no tiene la capacidad para describirlo. Dios es invisible. Tampoco estando aquí se puede ver a Dios. Sin embargo, hay una luz brillante y fascinante, más esplendorosa que la luz del sol, tanto que no puede ser expresada por el cerebro, el intelecto y la razón humana.

 Dentro de ese brillante esplendor mi vida, desnuda, se manifiesta tal cual ante Dios... En esta luz brillante, podemos tener el mismo sentimiento de alivio, seguridad y felicidad que un bebé siente cuando está junto a su madre, mamándole el pecho. En esta luz, todo parece estar fundido como un gran horno. Podemos llamarlo el gran horno del amor.

 ¡Oh Dios!

¡Cómo puede ser que tal mundo maravilloso esté frente a nosotros! Dulce aroma, melodía hermosa que fluye de ningún lugar, que nunca antes habíamos experimentado...

 ¡Hijos míos!

Aunque su padre escribiese toda la noche sobre el Mundo Espiritual, no podría expresarlo completamente. Déjenme preguntarles. ¿Cuánto tiempo van a vivir en la tierra? ¿Cuál es el foco principal de sus vidas en la tierra? ¡Cuánto quiero preguntárselo a cada uno!

Como padre, hay algo que quiero pedirles. Lean el Pensamiento de Unificación que yo dejé, lean cuidadosamente el Principio de Unificación del Reverendo Sun Myung Moon y tomen una decisión. Si después de leerlo todo, encuentran alguna escritura o maestro superior, sigan ese camino; pero si piensan que no hay pensamiento superior a éste, trabajen para este ideal con toda su dedicación. No puedo pedirles más.

 Muchos de los que participaron en mi Ceremonia de Ascensión me alabaron más de lo que merezco. Como hijos míos, les pido que lo tomen con humildad. En adelante voy a trasmitirle a la Sra. Kim, después de ordenarlo lógica y sistemáticamente, el aspecto de este inmenso Mundo Espiritual. Ya que vine aquí, voy a comunicarle a la Asociación de Profesores todo lo que nos intrigaba del mundo invisible. Ustedes también colaboren con la Sra. Kim. Más adelante voy a hacerles saber todo lo que les intriga. Investiguen de qué manera van a vivir. Nunca olviden que el mundo al que están tan apegados es transitorio, no es nada.

Su padre

 2) A mis queridos hijos (Carta de la madre)

¡Añorados hijos!

Les pido que escuchen cuidadosamente el cien por ciento de lo que les diga su padre. Lo que como madre les quiero pedir es que entre hermanos se visiten con frecuencia y se traten con buena voluntad, siempre atentos a lo que los rodea. Fíjense si no hay algo que puedan hacer por alguien que necesite ayuda.

Deseo que estudien a los Padres Verdaderos. Considérense felices de poder recibir estas valiosas novedades. Como madre estoy infinitamente agradecida.

Su madre

  3) Palabras de Dios al Dr. Lee

 1. ¡Sang Hun Lee! Bienvenido al seno de Dios

2. Lo llamó "chúnguguín" (persona del Reino de los Cielos)

3. Dios dijo que el Dr. Sang Hun Lee va y viene entre el Cielo y la Tierra sin distinguir dónde está; dijo que está fuera de sí, investigando.

  3. El aspecto y la vida del Mundo Espiritual - 23 de mayo, 1997

 1) El aspecto del Mundo Espiritual

 El Mundo Espiritual parece ser exactamente igual al mundo del fenómeno visible a los ojos, pero su inmensa escala es incomparable con la Tierra. Para dar un ejemplo, la forma de los automóviles en el mundo del fenómeno es limitada, pero en el Mundo Espiritual un mismo auto puede adoptar varias formas. Puede también estar yendo hacia adelante y de repente ir hacia atrás, girar, y realizar cualquier maniobra.

 Señora Kim, soy yo, Sang Hun Lee. Me ofende cada vez que duda de mi identidad. Si Dios me reconoce, entonces le voy a agradecer si cree y escucha.

 En un instante el automóvil puede atravesar una montaña, moverse libremente según el pensamiento del conductor. Puede moverse exactamente como en las películas de fantasía o espaciales que miran los niños. Cuando se le preguntó si no habían accidentes de tránsito, respondió: "Aunque parece desordenado, no hay accidentes porque es un mundo donde todos observan estrictamente la ley".

 2) La vida en el Mundo Espiritual

 Así como la gente en la Tierra se levanta por la mañana y se acuesta por la noche, también en el Mundo Espiritual se acuestan y se levantan, pero allí mañana y noche cambian según el pensamiento. No sé quién clasificó el Mundo Espiritual en Infierno, Cielo y Paraíso respectivamente, pero la diferencia de vida entre estos tres ámbitos es realmente tremenda.

Por ejemplo, el Infierno tiene cosas que no se pueden ver en la Tierra. Una mujer está parada desnuda, con sus partes bajas descubiertas, y un hombre que está a su lado toca las partes bajas de ella; a su vez, junto a ellos hay otra mujer que discute diciendo que las partes bajas del hombre le pertenecen, y pelean como si estuvieran en una feria. Sin embargo no se los ve para nada avergonzados.

 En el momento en que una mujer japonesa que va corriendo con zapatos de madera se cae, otra mujer viene y esconde los zapatos como si fueran de ella. La mujer que perdió sus zapatos trata de hallarlos, pero la mujer que los escondió le dice que no los ha visto. En eso, personas que se hallan alrededor la señalan con el dedo, le gritan mentirosa y le pegan entre todos. Es algo habitual.

 Es un lugar donde suceden cosas como cuando un hombre anciano se lastima un dedo, lo que le impide tomar comida con comodidad. Un joven que se halla cerca viene, le quita hasta el plato y se come todo.

 Una mujer a la que le han rapado la cabeza, avergonzada ante el aspecto que presenta su falta de cabello, se cubre la cabeza con un pañuelo. Cada persona que pasa le quita el pañuelo y se seca las manos y el rostro. Si la dueña del pañuelo se lo vuelve a quitar, se lo cortan con una tijera, le arrojan la mitad en la cabeza y se llevan la otra mitad. Así, al no poder ocultar su vergüenza, va en busca de lugares más oscuros.

   4. El Cielo y el Infierno en el Mundo Espiritual - 1 de junio, 1997

 1) El Reino de los Cielos es un lugar donde pensamiento y acción concuerdan

 No sé de dónde surgió el sustantivo Reino de los Cielos, pero todos lo llaman así: Reino de los Cielos o Edén. El Reino de los Cielos es el lugar donde precisamente pensamiento y acciones concuerdan.

 Señora Kim, ya que hoy le cuesta, paremos aquí. Sigamos una vez por semana. (Hoy, tal vez por ser el primer día, habla en un estado de excitación)

 Por ejemplo, si uno piensa "hoy quisiera comer carne con tal cosa", al mismo tiempo que uno lo piensa aparece ante uno la mesa lista. También si uno piensa "hoy voy a tener que ir a tal lugar con tal persona," ya está allí, en ese lugar. Estaba pensando "¿qué tal si las personas anduviesen sin ropa?" y me quedé de inmediato totalmente desnudo, lo que me hizo reír muchísimo. Pensé "¿cuál será la diferencia entre la Tierra y el Cielo para personas ciegas y las personas que veían bien cuando vienen aquí?" e inmediatamente aparecieron ante mí un anciano y un niño.

El niño era ciego y el anciano tenía ojos sanos. Pregunté: "¿Hay también en el Cielo ciegos que no puedan ver?" Su respuesta fue: "Vine porque nos llamaste. Yo era ciego en la Tierra, pero en el Cielo no sólo no existe la expresión 'ciego' sino que no hay nada que no se pueda ver. Se puede ver todo". Le pregunté al anciano "Usted, ¿por qué vino, abuelo, si debe ver todo?" y me respondió: "¿Acaso no dijo que quería ver cuál era la diferencia entre ambos?

 Entonces le pregunté cuál era la diferencia, y me respondió: "Hay cosas que se pueden ver con los ojos y cosas que se pueden ver con el corazón. Con los ojos se ven sólo los objetos físicos, pero con el corazón se puede leer la mente de la otra persona, que actualmente no se manifiesta; y se puede ver con más claridad que con los ojos", dijo como respuesta.

 En el Reino de los Cielos siempre hay en los alrededores un brillo mayor que el de las piedras preciosas; debido a este brillo no se pueden ocultar las dificultades unos a otros, se leen mutuamente, por lo que es un lugar donde todo se puede saber, con los ojos y con el corazón. Si lo expresamos en términos de luz, es un color rubio deslumbrante, digamos que un dorado fascinante, un lugar donde el corazón siempre está en paz, donde no hay nada que incomode, donde no hay hambre. El Reino de los Cielos es un lugar que precisamente no se puede explicar por falta de capacidad expresiva.

  2) El Infierno es un lugar inimaginable en el Reino de los Cielos

 El Infierno es un lugar de mucho hambre, sufrimiento, envidia, celos, disconformidad. Como siempre se sufre, no puede haber sino peleas, ya que todos se quejan. Por ejemplo, en el Reino de los Cielos uno puede andar libre y tranquilamente, pero el Infierno es un lugar donde nada se da como uno quiere. Así, uno se apropia de lo que pertenece a los demás, roba para comer. El Infierno es más difícil de imaginar de lo que uno piensa cuando está en la Tierra.

  3) ¡Sang Hun! Esto es Amor

 Debido a que en la Tierra el Padre siempre habla de cóncavo y convexo cuando se refiere al amor, cuando digo "amor" no puedo sino pensar en cóncavo y convexo, pero ahora aprendí cuán tremenda es la palabra "amor".

 El amor de Dios está inmensamente expandido. Para escribir una experiencia, cuando El me llama "¡Sang Hun!" experimento una sensación de amor tal, como si todo se derritiese ante ese sonido. Hace que uno sienta que puede perdonar hasta al criminal más brutal. Se siente una voz que transmite confort, calidez, seguridad, que uno parece olvidar todo olor desagradable. En una palabra, la propia palabra "amor" no es la adecuada.

 Hace pensar si no habrá algún verso mejor, más suave. Estaba pensando al caminar, al hablar, al vestirme, que la palabra "amor" en sí misma no es la apropiada, si no habría para el amor alguna expresión más profunda y hermosa que la palabra "amor", cuando Dios me dijo: "¡Sang Hun! Eso es amor". Si conociésemos perfectamente el significado de un amor, no habría en la Tierra más luchas ni sufrimientos. No hay quien pueda interpretar completa y perfectamente la palabra amor. Esto es amor.

  4) El Concepto de Cielo e Infierno

 El Reino de los Cielos es un lugar en el que no hay ansiedades ni preocupaciones, porque se vive y se actúa conformando una masa de amor en perfecta armonía. El Infierno es el mundo en el que se vive habiéndose olvidado el amor; ni se sabe lo que es, por lo que se vive girando en torno a la ansiedad, las preocupaciones, las quejas, la disconformidad.

 En resumen, el Reino de los Cielos es un santuario de amor, el Infierno es un lugar alejado del amor. Es decir, en el Cielo no hay sino amor, mientras que en el Infierno no hay ni un brote de amor. Por consiguiente, la liberación del Infierno es posible si en él hacemos brotar y florecer el amor. (El Profesor hoy no se ve excitado, sino calmo y hablando silenciosamente, como cuando lo veía en el Instituto del Pensamiento de Unificación)

   5. El Nivel Intermedio en el Mundo Espiritual - Del 1 de junio al 28 de julio, 1997

 1) El Mundo Espiritual Intermedio

El Nivel Intermedio que vi en el Mundo Espiritual es diferente a como lo pensamos en la Tierra. Es el lugar donde se reúnen personas que dentro de la comunidad de la Tierra han sido distinguidos, que han establecido muchos méritos para sus naciones o para el mundo, pero que se alejaron del servicio a Dios; hay personas que han sido indiferentes a la religión, personas que han hecho mucho trabajo y contribuciones, pero que no han tenido nada que ver con una vida de fe.

 En este lugar es difícil ver aspectos del Cielo, así como aspectos del Infierno. Había sí mucha similitud con la vida en la Tierra. Dando como ejemplo la hora de la comida, así como trabajan en la cocina quien prepara la comida, quien lava los platos, quien la sirve, etcétera, todos trabajan en conjunto y son recompensados en la medida que trabajan. Y si observamos las expresiones de la gente, a diferencia del Cielo, donde la gente tiene una expresión brillante, o el Infierno, donde la gente siempre está ansiosa e insegura, aquí se ven siempre ocupados, trabajando sin descanso. Si hay algo en común y a la vez peculiar, es que todos viven trabajando con diligencia, reciben bendiciones y viven bien, pero no se ve el mínimo interés en Dios ni en la religión.

 Aquí enseñé el Pensamiento de Unificación y alguien, tontamente, preguntó: "El Pensamiento de Unificación, tal como lo dice el nombre, es la unificación de pensamientos; si se unifican los pensamientos que cada persona tiene ¿no será que se pierden así las características particulares de un individuo y en el mundo todos pensarían igual?" Sentí que aquí testificar a esta gente llevaría mucho tiempo.

 El Mundo Espiritual intermedio no es ni el Cielo ni el Infierno, y hay allí muchos niveles. Es complicado hacerles entender el Pensamiento de Unificación; es difícil hacerles entender el Principio Divino y que comprendan a Dios. Se llama Nivel Intermedio pero es un mundo tan vasto que es difícil de expresarlo. En el Mundo Espiritual intermedio están muy particularmente diferenciados los miembros de Unificación de las personas en general. El aspecto de quienes han venido aquí creyendo en la Iglesia de la Unificación es de personas llenas de vida; no se observa ninguna dificultad en sus expresiones. Además de tener un aspecto pacífico, llevan vidas de diligente actividad. Por ejemplo, tanto en seminarios como en fiestas, juegos o reuniones de confraternización, están siempre ocupados y gozosos.

 El aspecto de las demás personas es muy diferente al de nuestros miembros. En sus vidas hay falta de espíritu y de vitalidad. En sus actividades son mayormente pasivos, perezosos, y dentro de esto se juntan entre ellos viviendo con una expresión de hastío en sus rostros.

 Aquí, hablando del Mundo Espiritual Intermedio, es necesario hacer mención de los puntos de diferenciación entre los miembros de la Iglesia de la Unificación y otras personas. Contrariamente a nuestros miembros, que están viviendo activa y animadamente, el resto de las personas no lo hace de la misma manera. La razón por la cual viven pasivamente y con una expresión de desinterés y hastío es que para ellos no hay ni esperanza ni aspiraciones. Pero los miembros de Unificación que están en el Mundo Espiritual Intermedio, conocen la voluntad fundamental de Dios y están esperando por la gracia de Dios, por lo que viven con esperanza y aspiraciones.

 También es porque el común de las personas no conoce la voluntad de Dios, pero también porque para ellos no es un lugar de esperanza. Esto significa que, si bien están en el mismo Nivel Intermedio, la esfera en la que moran nuestros miembros es diferente de la esfera en la que moran otras personas. Lamentablemente hay muchos miembros que no pueden morar en la esfera espiritual de Unificación. Para ello hay varias razones:

 Primero, aunque recibieron la Bendición, uno de ellos se desvió y no pudieron formar familia. Segundo, recibieron la Bendición pero vivieron sin conexión con la voluntad de Dios.Tercero, aunque recibieron la Bendición, llevaron vidas descarriladas, etcétera, etcétera. Hay muchos diferentes ejemplos.

 El aspecto de ellos, si bien son miembros, más bien llevaron sólo el nombre de 'miembros'; ellos están aquí, en el Mundo Espiritual Intermedio. Este grupo de miembros está en un lugar donde pueden recibir oficialmente tanto la gracia especial de Dios, o de Heung Jin Nim, o de los Padres Verdaderos, cada vez que las haya.

 En este lugar los representantes de los miembros, ocasionalmente, dan guía espiritual o conferencias del Principio Divino en programas de recreación. Por ello todos tienen esperanza. También se pudo ver mucho interés de Dios y de Heung Jin Nim acerca de este lugar. Por lo tanto, siendo el tema principal de hoy el Mundo Espiritual Intermedio, si bien es un lugar donde se reúnen tanto personas en general como miembros, éstos pueden especialmente participar en clases especiales, recibir guía especial, además de tener un trato inesperado. Esto es un hecho sorprendente.

 El significado de la Bendición no lo conocemos bien mientras vivimos en la Tierra, porque no es visible a los ojos; aquí en el país del Cielo se convierte en una condición tremenda para recibir un trato especial. Actualmente la anchura de la puerta de la Bendición se ha ampliado, y el significado de que los Padres Verdaderos hoy la den a bajo precio es para bendecir a toda esta gente. La razón, simplemente porque ellos son padres. La vida terrenal de los Padres Verdaderos es el período de dar su Bendición a muchísimos hijos. Por ello debemos hacer que la gente a nuestro alrededor reciba la Bendición, aunque tengamos que llevarlos de las narices. Esto es bendecirlos a ellos.

  2) El Paraíso

 El Paraíso, según todos pensaban, era un lugar en un punto intermedio entre el Cielo y el Infierno. El Paraíso que observé aquí en el Mundo Espiritual es diferente a como lo imaginaba en la Tierra. Tanto el Paraíso como el Nivel Intermedio no son lugares que se puedan explicar estableciendo entre ellos una línea definida, como se piensa en la Tierra. Por ejemplo, si hablamos de Australia, no parece que vivan solamente los australianos. Así como en ese lugar viven grupos de personas de diferentes países, aquí están viviendo en grupos entre personas con afinidad. Por ejemplo, así como hay un barrio Coreano, un barrio Chino, un barrio Japonés, también en el Mundo Espiritual Intermedio, excepto los espíritus que moran en el Cielo o en el Infierno, todos viven conformando grupos según el nivel al que pertenezcan.

  6. La Vida en la Tierra vista desde el Mundo Espiritual - 9 de junio, 1997

 1) Cómo son registradas en el Mundo Espiritual las contribuciones que la gente hace en la Tierra

 La vida en la Tierra, antes que una persona venga al Mundo Espiritual, es el proceso por el cual se va registrando aquí la conducta que la persona lleva en la Tierra. Por ejemplo, supongamos que alguien haya hecho muchas contribuciones como Presidente de un país en la Tierra. ¿Cómo queda registrada esa persona en el Mundo Espiritual?

 Si esa persona no vivió para sí misma sino para la nación, sus méritos se registran en el Mundo Espiritual. Insignificantes irregularidades materiales, lascivia, pensamientos o ideologías equivocadas, etcétera, todo es registrado como una autobiografía. Cuando ordenen finalmente en la Tierra estos aspectos de su vida ¿cómo y hacia qué lugar del Mundo Espiritual serán conducidos?

 Qué bueno sería que incondicionalmente Dios apareciese y dijera: "Bienvenido, como Presidente de la nación, trabajaste mucho". De ninguna manera. Cuando entra aquí, el presidente de un país lo hace sin ningún guardia personal, parándose frente al estándar de su propia vida. Después de terminar la vida del cuerpo físico, deben pasar por lo menos 40 días hasta convertirse en un completo ser espiritual.

 Esa persona va y viene entre el Mundo Espiritual y la Tierra, determinando su lugar. En esa determinación Dios no interfiere. Sus antepasados colaboran, pero no pueden hacerlo en un cien por ciento. Uno mismo va en busca de su lugar, como alguien que es impulsado por ráfagas de viento. Nadie nos juzga. Por cada parte o área, la silla del juicio es diferente. Cuando uno se ubica ya en su lugar, natural o automáticamente aparece su líder para conducirlo, sin que nadie lo mande.

 De acuerdo con su progresión espiritual variará el ambiente al que se los guíe. No habrá ninguna gracia o beneficio especial para quien haya sido presidente de un país. El haber hecho grandes contribuciones al país es una condición de gracia; pero si el valor de su existencia no pudo ubicarse en una posición de bondad, se recibe merecidamente un firme castigo. Así es el Mundo Espiritual. Así, en este país espiritual, la diferencia de rango entre un presidente o el último lugar en la escala no determinará su estándar espiritual. Es un lugar en el cual el valor de una persona se evalúa según su estándar moral, en qué medida vivieron con corrección.

 Se le preguntó: "En el Mundo Espiritual ¿no hay diferencia de trato por diferencia de grado académico? En la Tierra hay diferencias de posición entre quien tiene un grado académico y entre quien no lo tiene. ¿Cómo es en el Mundo Espiritual? ¿No se posee un sentido de inferioridad entre quienes trabajaron en los más bajos niveles?" A esto: "También en el Mundo Espiritual el campo de trabajo varía según la especialidad de uno. Pero el sentido de inferioridad de quienes trabajan en niveles bajos es diferente al de la Tierra. Si uno vivió equivocadamente, sin conocer el valor del estándar de su propia vida, se manifiesta en la forma de una gran vergüenza. Es muy diferente a cuando en la Tierra se manifiesta una diferencia de grado académico", respondió.

 2) La diferencia entre gente religiosa y no-religiosa

Es tremenda la diferencia entre una persona que llevó una vida de fe y la que no. Aquí también hay muchos niveles. Una persona de fe que es sinceramente buena puede realmente recibir la gracia de Dios, mientras que si aún teniendo una fe no actúa según su conciencia, no es nada diferente de una persona que no posee fe. Una persona que ha vivido sin conocer a Dios, pasa a morar en un lugar en común con aquéllos que no han tenido relación alguna con Dios. En cuanto a las personas religiosas y no-religiosas, cada vez que Dios ofrece su gracia, ésta llega más tarde a los no-religiosos.

 A muchos les surgirá la duda de si también en el Cielo habrá gracia de Dios. Así como en la Tierra Dios da gracia al ser humano a través del Espíritu Santo, también hay gracia en el Mundo Espiritual. Hay veces que, según la posición que uno tenga en su nivel, es liberado para mudarse al lugar que desee. En estas ocasiones tienen mucho que ver las oraciones de quienes están en la Tierra. En ese caso, uno se moviliza por orden de Dios.

  3) Diferencia de posición entre los miembros de Unificación y otros religiosos

 La diferencia es inmensa. Esto para expresarlo en una palabra; es decir, la esfera espiritual es diferente. Aquí, de acuerdo a la forma de vida de cada miembro hay pequeñas diferencias, pero la posición de la esfera espiritual en su totalidad es diferente. Aquí lo que es inmensamente diferente es referido a la posición de Dios.

 Hay esferas religiosas que no pueden sentir ni escuchar la conversación de Dios. Pero la posición de los miembros de Unificación permite en su mayoría poder respirar con Dios. También aquí hay varios niveles. Hay diferencia entre grupos. Disculpen que lo diga; pero, por aclararse el Mundo Espiritual que Sang Hun Lee vio, no sólo podrán ordenar sus vidas en la Tierra, sino que se lo digo porque me parece que les ayudará a venir directamente aquí; esto porque pienso que es el camino para hacer algo por los Padres Verdaderos.

 Es grandiosa la posición de las primeras 36 parejas bendecidas. En cuanto al rango de familias, es lo máximo. Pero el dolor que provoca mostrar abiertamente los propios errores en la máxima posición, es realmente difícil de expresar. Por ejemplo, las familias mayores que mientras estaban en la Tierra tuvieron problemas de mujeres, problemas de dinero público, etcétera, no están en el Infierno; estando junto a Dios viven con su aspecto abiertamente expuesto. Sufren un dolor indescriptible.

 Por ejemplo, la imagen de estar teniendo una relación sexual con otra mujer se ve repetidamente ante nuestros ojos. O quien usó dinero público a voluntad, yendo a bares y durmiendo con otras mujeres, se ve claramente a nuestros ojos. En una palabra, es un lugar más temible que el Infierno.

 Hay además diferentes niveles según el tipo de pecado que hayan cometido las familias menores u otras familias, pero están todas en nuestra esfera espiritual, mayormente cerca de Dios. Hay también una cárcel donde están reunidos los que pecaron. ¡Qué bueno sería si hubiese una manera de que puedan indemnizar sus pecados! En este mundo, no hay ley de indemnización como para que uno solucione por sí mismo sus pecados.

  4) La Gracia de Dios

Para los seres espirituales las puertas de la prisión se abrirán y serán liberados a través de los méritos de su descendencia en la Tierra, ya sea por oraciones, donaciones, servicio, etcétera. Al salir, aparece quien lo conducirá a su lugar.

 ¿Cuándo vivirán en paz junto a Dios las familias mayores, después de indemnizar sus pecados? Cuando sus descendientes hayan indemnizado sus pecados. Y si sus descendientes hacen oración y condiciones, al ver esto, el ser espiritual escapa porque no soporta el dolor; pero aunque escape, deberá volver al lugar que le corresponde. Si hay oración y condiciones del ser terrenal, de alguna manera se acortará el período de indemnización; pero como la mayoría lo ignora, es largo el período en que sufren en pena.

 Si el período de penurias en el Mundo Espiritual es prolongado, con frecuencia sufrirán dificultades sus descendientes terrenales. Como los antepasados sufren incomodidad, también la sufrirán sus descendientes. Para decirlo más simple, es evidente que la descendencia sufre el castigo por el pecado de sus antepasados. Si desobedecemos la ley celestial, nos bloqueamos.

 7. La vida de un ser espiritual y la de un ser terrenal - 16 de junio, 1997

 1) La vida de un ser espiritual

 La posición de la vida del ser espiritual es determinada sobre la base de su vida en la Tierra. Una vez que uno se posesiona en un lugar, vivirá allí aunque pasen mil años, a menos que reciba una gracia especial. Es decir, que si el lugar que ha sido determinado en el Mundo Espiritual por medio de la vida terrenal es cómodo, la descendencia de esa persona también estará viviendo cómodamente. Pero aquéllos que han vivido equivocadamente en la Tierra, cuando van al Mundo Espiritual también vivirán en un lugar incómodo, ya sea el Infierno o no, y a su descendencia también siempre le surgirán problemas.

 Demos un ejemplo. Al observar a personas cuya vida en el Mundo Espiritual es sufrida, como en el Infierno, alrededor suyo hay oscuridad; es como una cárcel, no hay libertad. No tiene para comer ni para vestirse. La descendencia de quienes están en esta situación no consiguen resolver su vida terrenal. Entonces, visitan a adivinadores del destino o buscan quien les haga oración. Y si descubren problemas de antepasados, harán oraciones y otras condiciones de devoción, a través de lo cual sus antepasados recibirán una gracia especial correspondiente. Los seres espirituales, o se moverán de esa posición, o el trato que recibirán allí será diferente; pero, ¿quién lo ordena eso? Ese es el tema del que quiero hablar hoy.

 ¡Señora Kim! Soy yo, Sang Hun Lee. Soy yo, Sang Hun Lee. Si sigue escribiendo, su salud gradualmente mejorará.  En la Tierra se puede usar dinero o pedir prestada la fuerza del poder, pero eso no existe en el Mundo Espiritual. Del mismo modo que movimientos como el soplido del viento, flores que florecen o el cantar de los pájaros, no son cambios que ocurren por la orden de alguien, tampoco los cambios que uno mismo pueda sufrir son ordenados por alguien. Uno tiene que cambiar por sí mismo, naturalmente, por convicción propia. También los pecadores en el Mundo Espiritual llegan a saber que cambian por condiciones que hace su descendencia. Si quisiéramos dividir también esto en clases, habrían muchísimas.

 Cuando en la Tierra los espiritistas o hechiceros bailan invocando a algún antepasado, eso sólo sirve de consuelo a ese antepasado, pero no le ayuda a cambiar su posición. Pero si reciben un favor especial por una correcta oración, de una dimensión elevada, vendrá por orden de Dios un enviado del Cielo y se los llevará.

  2) La vida de un ser terrenal

 Por ello la vida en la Tierra es muy importante. En el Mundo Espiritual, el recibir un favor especial y cambiar de lugar demanda mucho tiempo; y es habitual el no saberlo, el ignorarlo. Por esta razón un hombre sabio es aquél que vive una vida ordenada o enfocada siempre en el mundo eterno. Ya que de todos modos vendrán a este mundo, ya que nadie puede evadirse de este mundo, espero que no sean creyentes tontos, que no vivan equivocadamente instantes que afecten su eternidad. No puedo expresar todo lo referente a la vida en este inmenso mundo, pero si tengo que resumirlo en una palabra, es el fruto de sus vidas, es la cosecha del campo propio. Más fácil todavía: si pecan, irán en dirección al Infierno; si viven en bondad irán hacia el Cielo. Hay que vivir bien, pensando en la eternidad.

 8. La diferencia entre un ser terrenal y un ser espiritual - 23 de junio, 1997

 1) El ser terrenal

 En primer lugar examinemos al ser terrenal. Este mira con los ojos físicos, toca y actúa. El ser terrenal vive limitado dentro de un espacio determinado por el "donde" y el "hasta cuando". Por ejemplo, vive por un período de 10, 20, 60 años, etcétera. Además, el ser terrenal no puede lograr todo lo que desee.

 El ser terrenal puede artificialmente hacer cualquier cosa, pero no puede manifestar con precisión al otro su mente, lo que esté pensando. Quiere comer, pero si no se mueve, no puede hacerlo. Y actúa dentro de un espacio, pero al describir su mundo ideal, termina en su pensamiento. Además, cuando sufre un dolor físico no conoce bien la manera de solucionarlo.

 Por ejemplo, hay personas de fe que intentan resolverlo por medio de la oración u otros métodos, pero los no-religiosos intentan resolverlo yendo al hospital.

  2) El ser espiritual

 Pero el ser espiritual es diferente. Como no tiene restricciones físicas, su campo de actividades es ilimitado. Por ejemplo, ver, tocar o actuar ocurren simultáneamente con el pensamiento, por lo que no demora tiempo.

 Debido a que si el ser espiritual levanta la mano con la intención de mover un objeto esto se cumple simultáneamente, el tiempo se reduce, y no necesita de la ayuda de nadie para resolverlo. Tampoco necesita de una expresión oral especial, ya que lo que su instinto va a pensar es inmediatamente transmitido a su interlocutor. Cuando el ser espiritual siente que el desarrollo de su lógica es muy exacta y clara, esto se manifiesta sin falta en el rostro de su interlocutor según lo correcto o errado del tema transmitido. Por lo tanto, al poder percibir por sí mismo la expresión del sentimiento del interlocutor, puede expresar también rápidamente sus circunstancias.

 Debido a que un ser espiritual del Reino de los Cielos sabe bien que el concepto mismo de la persona es desde el principio una creación de Dios, no puede hacer nada que lastime el corazón de Dios. Como no tienen la ambición de que si trabajan diligentemente en su área específica se convertirán en la autoridad máxima o recibirán una remuneración como premio, siempre muestran un rostro tranquilo. Además, como no están apremiados por resolver problemas de vestimenta, alimento o vivienda, las expresiones de sus rostros son siempre amenas y humildes.

 ¡Señora Kim! Soy yo, Sang Hun Lee. Muchas Gracias. Realmente le agradezco que haya preparado su corazón para recibirme. Hoy quiero hablarle de las diferencias entre los seres terrenales y los seres espirituales.

 En conclusión, y resumiendo las diferencias entre los seres terrenales y espirituales, los primeros viven restringidos por determinado espacio y determinado tiempo. Es decir, como trabajan activamente para resolver problemas de vestimenta, alimentación y vivienda, la vida es difícil y sufrida, pero el Mundo Espiritual, al no haber obstáculos restrictivos, es infinitamente libre. Al no tener que preocuparse por ropa, comida o casa, es infinitamente brillante y humilde. Este caso se corresponde a quien, como resultado de su vida física, ha dado fruto como persona del Reino de los Cielos.

  (1) El Principio de Reciprocidad en el Mundo Espiritual

 El Principio de Reciprocidad discutido en el Principio Divino o en el Pensamiento de Unificación, enseña que cuando sujeto y objeto forman un cuerpo compuesto o unido por medio de la acción mutua de dar y recibir, por medio de ello reciben alegría. Este es justamente el fundamento u origen del principio de la creación de Dios. Les quiero hablar de las diferencias entre lo visto en la Tierra y lo visto en el Mundo Espiritual.

 En la Tierra, si sujeto y objeto, por medio de la acción de dar y recibir, forman un solo cuerpo, experimentan la alegría de la unidad. En el Mundo Espiritual, el sentimiento de alegría que se origina al unirse por medio de la acción de dar y recibir, es un poco diferente. Por ejemplo, el dar al otro y el que el otro reciba no es un dar y recibir temporal; al formar un cuerpo unido simultáneamente con la acción de pensar, visto externamente no se ve como una acción de dar y recibir. Esta unión por el principio de reciprocidad se lleva a cabo en el Reino de los Cielos, donde se reúnen individuos perfeccionados.

  (2) La Acción de Dar y Recibir en el Mundo Espiritual

 La teoría fundamental de la acción de dar y recibir toma como base de realización del Reino de los Cielos, el deseo de unirse en amor con el ser correspondiente por medio del dar y recibir mutuo. La acción de dar y recibir en el Reino de los Cielos, literalmente, se realiza con la unión total con sólo mirarse uno a otro, pero tanto en el Infierno como en otros lugares, hay diferencias en la acción de dar y recibir de acuerdo a cada nivel.

 Por consiguiente, visto según el Principio de Reciprocidad, que es la teoría fundamental de los principios de la creación, el Reino de los Cielos es el lugar donde se va cumpliendo totalmente el fundamento del propósito de la creación, y el Infierno es el lugar donde de ninguna manera se comprende la teoría fundamental de Dios; por lo que ir al Infierno y dar testimonio sólo con el Principio de Reciprocidad, lo considero una tarea muy importante, y la liberación del Infierno parece poder ser resuelta precisamente con la correcta realización de la acción de dar y recibir. En este contexto veo muchos puntos idénticos a la Tierra.

  3) La estrecha relación entre la vida en la Tierra y la vida en el Mundo Espiritual

 ¿Cómo es ordenada en el Mundo Espiritual mi forma de vida en la Tierra? Según el estándar de vida bueno o malo de nuestra vida en la Tierra, queda determinado el lugar al que debemos ir eternamente en el Mundo Espiritual. Según como haya vivido uno en la Tierra, centralizado en quién, determinará si en el mundo eterno estaremos del lado de Dios, del lado de Satán o donde están los ateos. Hay diferencias según los méritos de un individuo, su perspectiva de la nación, su perspectiva del mundo; pero en el mundo eterno, más importante que nuestra perspectiva de la nación o del mundo, es la formación de la personalidad del individuo. Sería equivocado pensar, como en la Tierra, de que como uno trabajó en una posición más elevada irá a una posición semejante.

 Por consiguiente, la vida más satisfactoria y beneficiosa que podemos vivir en la Tierra, es que el estándar de uno esté centralizada en Dios. Si vivimos con la finalidad de hacer algo por los demás, abandonando ambiciones personales, uno puede andar con la frente alta una vez en el mundo eterno.

   4) Preguntas y respuestas

 1. Pregunta de la hija

Pregunta: ¿Qué puedo hacer ahora, ya que mientras usted estuvo en la Tierra no fui una hija leal, no lo atendí como debía?

 Respuesta: Te pido que vivas con sinceridad en la posición que te toque. No quiero dar explicaciones. Si juzgan que el camino que vivieron sus padres fue el correcto, síganlo

 2. Pregunta de su hijo periodista

Pregunta: Con el rostro de una Miss Corea y un rostro feo, ¿qué sucede en el Mundo Espiritual?

Respuesta: Un rostro bonito en la tierra es también por supuesto bonito aquí. Pero también un rostro feo, al expresar su corazón dentro del resplandor de Dios, es infinitamente hermoso. Es incomparable el rostro de una mujer hermosa que se fue al Infierno, con el de una mujer fea que se fue al Reino de los Cielos. El rostro, al igual que en la Tierra, si era redondo es también aquí redondo, o quien tuvo un rostro largo aquí es igual, no cambia, pero el rostro sí cambia según cómo vivió en la Tierra; así, una persona sabia es la que pule su corazón para venir al Cielo.

Pregunta: ¿Qué sucede en el Mundo Espiritual con las personas que fueron valientes o cobardes?

Respuesta: No es importante ante Dios si uno fue valiente o cobarde. Indiferentemente de valentía o cobardía, hagan esfuerzos en la Tierra para venir al Reino de los Cielos.

 3. Pregunta de la médium

Pregunta: ¿Está leyendo sus notas, o diciendo simplemente lo que piensa?

Respuesta: Explicarlo todo es complicado y difícil. Lo que yo pienso se manifiesta inmediatamente registrado. Piénsenlo así, lo que se piensa queda registrado.

  9. El significado fundamental del amor - 31 de junio, 1997

 El amor, literalmente, habla del estado del corazón en que uno lo da todo al ser correspondiente, y hay amor físico, amor espiritual y amor ágape o religioso.

 1) El amor físico

 El amor físico es el amor establecido sexualmente por hombres y mujeres. En la Tierra, dos cuerpos se encuentran, se aman y experimentan emociones. Pero en el Mundo Espiritual, el amor entre un hombre y una mujer, que no tienen cuerpo físico, es algo que no podrían entender en la Tierra. Aquí en el Cielo, el amor físico que se realiza entre dos personas de cierto nivel cercano a Dios, es como una pintura.

 A diferencia de las emociones que sienten dos personas en la Tierra, debido a que cuando se aman sus cuerpos se hacen completamente uno, se experimenta el amor totalmente, tanto física como espiritualmente. Esto es como crear existencia a partir de un estado de ausencia de ego, es un sentimiento como de entrar en contacto con un mundo mágico. Además pueden observar con sus propios ojos la escena de ambos amándose.

 Una pareja en la Tierra hace el amor principalmente en el cuarto matrimonial o por lo menos en una cama. En el mundo de los seres espirituales claramente no es así. No es un amor que se hace ocultamente en el cuarto matrimonial. Aquí se aman en medio de un amplio campo totalmente florido, en una tierra hermosa, sobre una ola rompiente. También hacen el amor en una montaña envuelta en el canto de los pájaros y en medio de un bosque. Incluso quienes los observan se contagian en la belleza de la escena.

 ¡Señora Kim! basta de pensar cosas raras como "un espíritu viene en busca de un terrestre"... ¡Señora! No se preocupe, ya tengo la experiencia de mi esposa. Si le hablo un poco de la escena de este lugar, ésta es una hora preciosa en la que mucha gente, por orden de Dios, se reúne a orar. Comencemos.

 No se siente vergüenza ni una sensación de lujuria como en la Tierra, sino que es un sentimiento hermoso y uno lo observa con un corazón calmo. Si le cuento una escena del Infierno, allí es totalmente opuesto a esto. La gente lo hace a escondidas, y quienes los ven, los insultan; los señalan con el dedo, como algo feo. Una escena de amor en el Infierno tiene muchos puntos similares a la vida en la Tierra.

  2) El amor espiritual

 El amor espiritual no parece adecuarse a la situación de las personas terrenales porque aquí no tienen cuerpo físico, pero es un amor absolutamente necesario también para quien vive en la Tierra. Tenga cuerpo físico o no, todo ser humano posee un ser interior, que si no lo cultiva adecuadamente, tendrá muchos problemas en lograr un amor conyugal perfecto cuando venga al Mundo Espiritual.

 Por ejemplo, si hay un matrimonio en el cual el hombre ha cultivado su ser interior y la esposa no, esta familia no podrá llegar al amor perfecto. ¿Qué sucederá entonces? No podrá ser un amor elegante y hermoso, y aunque quieren amarse, se aman siguiendo una manifestación física. Esto también se siente aquí en el Mundo Espiritual.

 Por lo tanto no les queda sino hacer un amor limitado a un dormitorio confortable, o a otro lugar determinado por ellos. ¿Cuándo podrán ellos practicar un amor perfecto? Cuando coincidan el corazón del esposo en su intención de vivir para su esposa, y el corazón de la esposa de querer realmente vivir para su esposo, gradualmente su amor irá madurando hacia la perfección. Como esto no se logra tan rápido como se piensa, hay que cultivarse para dar fruto de un amor perfecto mientras se posee cuerpo físico, durante la vida en la Tierra. En conclusión, hay que recibir la Bendición durante la corta vida en la Tierra, para almacenar el amor perfecto en el granero eterno. Además deben ayudarse a cultivarse mutuamente para ser un matrimonio de amor perfecto, para dar un fruto de amor perfecto.

  3) El amor ágape

 Así como el amor de los padres por los hijos es un amor incondicional, también cuando Dios nos creó a los humanos nos dotó con infinitos elementos. Esto es amor ágape. Pero con la caída del hombre y los cambios sufridos con el transcurrir de las eras, casi se ha arruinado el estándar de amor original dado por Dios, y al ser humano, por culpa de ese lugar llamado Infierno, hay muchas cosas que le afligen el corazón. Por consiguiente, a través de conocer el valor del amor fundamental dado por Dios, se derrumbará el Infierno y se abrirá el camino de su liberación.

 El amor físico y el amor espiritual deben ser asumidos sólo entre cónyuges. Pero al haberse caído estas relaciones de amor, el hombre se ha visto sacudido desde sus raíces. El elemento infinito que Dios nos quiso dar es el amor. Esto es algo que cuanto más se da, más se quiere dar, y cuanto más se da más crece; por haberse derrumbado sus bases, se ha dificultado el camino del rescate del hombre. Hay que tener una correcta perspectiva del matrimonio, amarse mutuamente, ceder mutuamente y creerse mutuamente. En algunas ocasiones habrá que perdonarse y reconciliarse.

 Y por unirse en el amor dado por Dios, se abrirá el camino de la liberación de la humanidad y desaparecerá el Infierno del mundo eterno.

 Por lo tanto, si hay confianza entre personas y amor mutuo, no puede existir más ese lugar llamado Infierno, ni pueden haber más guerras en la humanidad. Por haber vivido en la Tierra sin conocer bien estos fundamentos, el Mundo Espiritual hoy es así tan complejo, y surgió el castigo inconsolable del Infierno. Cultivemos el amor como debe ser. Debemos cultivar y conservar el amor conyugal y el amor original, fundamental, que Dios nos dio.

  10. La actividad de los espíritus a través de la gente en la Tierra - 7 de julio, 1997

 1) La cooperación de los espíritus con la gente en la Tierra

 Los seres espirituales no pueden progresar de sus posiciones sin la colaboración de los seres terrenales. Es decir, los espíritus viven eternamente en el Mundo Espiritual con el estándar de vida que vivieron en la Tierra. Por lo tanto, si no pueden limpiar sus pecados mientras están en la Tierra, deben vivir eternamente recibiendo el castigo correspondiente.

 Por ejemplo, cuando viene al Mundo Espiritual alguien que en la Tierra asesinó a otra persona, en el Mundo Espiritual lo acompaña un castigo temible y cruel. Es decir, quien asesinó a otro con un cuchillo, lleva siempre un cuchillo clavado; quien mató a otro con un revólver, lleva una bala clavada en su corazón. También, quien mató a otro a pedradas, recibe una pedrada en su ojo, que le queda vacío y quien mató a otro pisoteándolo, está tirado en el suelo, y está siendo pisoteado él mismo. Quien envenenó a otro está caído, vomitando sangre; quien mató a otro con un hacha o con una azada, lleva esa herramienta clavada en su propio pecho.

 Entre los espíritus hay quienes se esfuerzan por ocultar aspectos de su vida en la Tierra, pero estos esfuerzos no les sirven de nada. También hay espíritus que quieren limpiar su vida terrenal, pero no todo les sale como lo desean. Muchos espíritus se esfuerzan por vivir mejor que en su situación actual, pero tampoco se les cumple como desean.

 Los seres espirituales añoran la Tierra y tratan por todos los medios de deshacerse de los pecados cometidos, pero éstos, una vez registrados, no se borran fácilmente. Todos, uniformemente, desean esconder o borrar sus acciones pecadoras de cuando estaban en la Tierra. Lo común en todos es el sentimiento de vergüenza de que otros vean sus pecados, pero se sienten más miserables aún, porque se ven hasta sus intentos desesperados por ocultarlos o borrarlos.

  2) ¿Cómo colaboran los seres espirituales?

 Los espíritus, si quieren liberarse de su posición actual, no podrán evitar el dolor, a menos que sea por medio de alguien en la Tierra. Como no pueden deshacerse de sus pecados, van sin falta en busca del lugar donde moraron. Van en busca de algún pariente o de alguien que tenga relación con ellos, y le envían señales constantemente. Pero como la persona en la Tierra no lo sabe, comienzan a surgir enfermos en el hogar, o sufren alguna desgracia o accidente de tránsito. Si por alguna razón se dan cuenta de la causa de ello y le ofrecen oraciones o hacen alguna ofrenda material pidiendo por él, el favor de ese mérito ayudará al espíritu a elevarse un poco de su posición actual.

 Pero si ignoran totalmente la causa, continuarán los accidentes, o alguien morirá, o sucederá algo imprevisto, aumentarán los problemas. Por ello, aun cuando no haya problemas de fe, si continúan sucediendo imprevistos pequeños o grandes, sin duda esa familia tiene antepasados con problemas complicados. La manera más rápida de resolverlo es mediante la fe, por medio de la oración.

 En esos casos, si lo resuelve algún vidente que tenga un nivel espiritual superficial, el espíritu será consolado apenas momentáneamente, pero el problema que les causa dolor no será fundamentalmente resuelto. Su alma es consolada y se tranquiliza por un momento, pero con el paso del tiempo volverá a lo mismo. Esta es la tremenda diferencia entre quien conoce a Dios y quien no lo conoce.

 Sin la ayuda de los seres terrenales, los seres espirituales no tienen cómo resolver su situación por más que luchen, por lo que, a más dolor de antepasados, más dificultosa la vida de sus descendientes en la Tierra. Los seres espirituales se movilizan de varias maneras para recibir la ayuda de las personas en la Tierra y vienen en su busca; pero como sus descendientes no conocen la manera de resolverlo, la situación financiera de la familia decae, se le dificultan los caminos, se reiteran las dificultades.

 Los espíritus que son ascendidos de su posición con la ayuda de las personas de la Tierra, son movidos a un lugar mejor que el actual, sus vidas se hacen más cómodas y también se vuelve más pacífica la vida de su descendencia en la Tierra.

  3) La relación entre el ser terrenal y el ser espiritual

 Analicemos aquí la relación entre un ser terrenal y un ser espiritual. Esta es precisamente igual que la relación entre aguja e hilo; es decir, como la relación entre mente y cuerpo. También es como la relación de pareja, forman una unidad a la cual no hay manera de separar. Por lo tanto, es lógico que mientras uno viva con cuerpo físico aquí en la Tierra, tenga que vivir bien.

 Pero la mayoría se da cuenta que no vivió correctamente cuando ya perdió el cuerpo físico, una vez que ya está en el Mundo Espiritual. Quiero dejar aquí la conclusión de que hay que vivir correctamente cada día, preparándose para el mundo eterno y ordenando su vida, mientras se vive en la Tierra con cuerpo físico.

 ¿Qué debe hacer la descendencia de quien ha perdido su cuerpo físico? Tiene que orar mucho para esa persona, para que su posición en el Mundo Espiritual se vuelva más confortable. Hoy día, el que los Padres Verdaderos nos hayan dado la orden de convertirnos en mesías tribales, es un privilegio especial. Es un privilegio inmenso el poder en nuestro propio nombre orar por nuestros antepasados y poder salvarlos.

 Por medio de orar por nuestros antepasados y asegurarles una posición más confortable, nuestra propia vida terrenal se vuelve más confortable. Por consiguiente, es apropiado que la salvación de nuestros antepasados esté en nuestras manos. No olvidemos que éste es el camino para aliviar el trabajo a realizar por los Padres Verdaderos cuando vayan al Mundo Espiritual, y como personas que poseen cuerpo físico, deben culminar correctamente su vida en la Tierra. Es natural que uno tenga que cumplir con su misión de mesías tribal para salvar a sus antepasados, y es a su vez un privilegio especial para los espíritus, según lo visto en el Mundo Espiritual.

 A la pregunta formulada por el periodista: "En cuanto a la relación entre los seres terrenales y los seres espirituales, ¿también aquellos espíritus que están en una buena posición, sin ninguna dificultad, necesitan de la ayuda, los favores o la oración de la gente en la Tierra?", respondió: "Al estar el hombre compuesto de una estructura dual, espiritual y física, en principio alguien que perdió su cuerpo físico vive en el Mundo Espiritual, y quien aún lo tiene, vive en la Tierra. Pero hay una razón por la cual les envían señales a la gente en la Tierra. Por una conexión de linaje de sangre, envían señales a veces buenas y a veces malas. La persona terrenal tiene que saber discernir esto bien, de acuerdo con los principios, para evitar que los espíritus la confundan. Hay muchas veces en las que Dios no interviene en las cuestiones de linaje de sangre, por lo que somos nosotros, los humanos, quienes tenemos la responsabilidad de renacer por medio del Espíritu Santo de Dios y vivir correctamente".

  4) Los puntos de coincidencia entre un ser terrenal y un ser espiritual

 Si bien la gente en la Tierra tiene cuerpo físico, muchas veces no puede hacer lo que le plazca. Si bien los espíritus perdieron su cuerpo físico, tienen libertad en sus respectivas posiciones. El grado de libertad varía según su posición en el Mundo Espiritual. La vida del ser terrenal es limitada, porque tiene cuerpo físico. Los seres espirituales, aunque no tienen cuerpo físico, actúan en un mundo infinito o ilimitado. La posición o el lugar de un ser terrenal no es eterna, mientras que los espíritus están posicionados en un lugar eterno. Si enumeramos los contrastes entre ambos, son infinitos.

 Analicemos los puntos comunes entre ambos. Tanto la vida de uno como la del otro, debido a que poseen sólo la mitad de sus cuerpos, sólo pueden vivir a medias. Entonces, ¿cómo puede cada uno hacer para dar un fruto perfecto, espiritual y físico? Antes de separarse cuerpo y alma en la vida terrenal, deberán culminar correctamente sus vidas para dar un fruto perfecto. Si el alma no ha madurado lo suficiente antes de venir al Mundo Espiritual, surgirán problemas.

 Por lo tanto, para solucionarlo, se complica la relación entre antepasados y descendientes. Por consiguiente, deberíamos recordar una vez más lo valiosa que es nuestra vida en la Tierra. Para vivir eternamente en la hermosa residencia que Dios nos ha preparado, no debemos vivir teniendo como meta una vida centralizada sólo en nuestro cuerpo físico, que es apenas una mitad de nosotros. Espero que en sus vidas terrenales puedan tener la alegría de cosechar un perfecto fruto, espiritual y físico.

  11. La forma del amor de Dios - 14 de julio, 1997

 1) La ideología de los Padres Verdaderos

 Yo, Sang Hun Lee, vine de la Tierra al Mundo Espiritual, pero nada me interesa excepto el injertar el pensamiento de los Padres Verdaderos. La razón es que me he dado cuenta que no hay ideología de una dimensión superior a la de los Padres Verdaderos.

  2) La persona que tiene amor y la que no

 El amor es un elemento precioso que el ser humano recibe de Dios desde que nace. Pero es algo lamentable que se haya convertido en un elemento que el hombre, desde que viene al mundo, utilice para servir a dos amos. Este es un comienzo desafortunado para el hombre.

 El amor no se refiere solamente al amor físico practicado entre cónyuges. Hay un regalo precioso que el hombre trae de nacimiento en su naturaleza. Es el amor. Pero con la caída el hombre perdió la esencia del amor, su cuerpo substancial. Es como si lo hubiésemos transformado en un amor artificial nuevo, dándole por encima una mano de pintura al amor que Dios nos dio.

 El amor está ubicado en la "yema" de la naturaleza de Dios. Los humanos no podemos ni analizar ni penetrar y espiar este amor de Dios. Quiero registrar ahora, tal cual lo he visto aquí en el Mundo Espiritual, este amor fundamental de Dios.

  3) El amor de Dios

 El amor de Dios no se puede delinear, ni tocar ni expresar; y no se puede confirmar con nuestros ojos, porque es difícil que como humanos lo entendamos. No puede ser tampoco analizado por nuestro cerebro.

 El amor de Dios, por más que nos lo dé infinitamente, es siempre igual, nunca se reduce. Fluye constantemente, al igual que un grifo de agua dejado abierto. El amor de Dios no hay quien lo desprecie, por más que lo reciba, y nadie se satisface, sino que como alguien hambriento, se humilla y se rebaja.

 El volumen del amor de Dios no puede ser medido ni pesado, pero para el hombre cambia por la forma de un infinito valor. Quiero decir que el volumen es tan grande que sobraría aún si Dios volcase de una vez su amor a la humanidad y ésta se lo devolviese.

 ¿Cómo se expresa, entonces, la medida del amor de Dios por el ser humano? Dios no es visible a los ojos ni puede ser tocado. Tampoco es claramente un limitado objeto material o un cuerpo sólido como para que su volumen pueda ser manejado. ¿Cómo expresa el hombre el amor de Dios y como lo aprehende?

 En el momento en que quise "analizar al Dios que me ama", él me llamó "¡Sang Hun!" Claramente escuché la voz en mi oído. Entonces un brillante resplandor emitía y reflejaba luz enfrente de mí, detrás y sobre mi cabeza.

 Y desde dentro de esa luz salió una línea de luz irreconocible que atrapó mi corazón, pero no puedo expresarlo. No soy capaz de encontrar la terminología para expresarlo. Para expresarlo de alguna manera, digamos que es como la sensación de confort que un niño, en el seno de su madre, siente cuando se encuentra con la mirada de ella, al mismo tiempo que siente los latidos de su corazón. No es una expresión para nada comparable, pero no puedo sino decirlo así. 

Y según los cambios en la voz con la que llama, varía el esplendor de esa hermosa luz, quedando uno atrapado en una sensación de éxtasis, como si el cuerpo entero se derritiese. En un abrir y cerrar de ojos me encontraba yo solo, porque de repente Dios no se veía. Era todo un misterio cómo en cosa de instantes ese éxtasis de luz venía en busca del hombre. El amor de Dios, manifestado en luz, cambia momento a momento. Fuego grande, fuego pequeño, fuego circular, al igual que un espectáculo de fuegos artificiales en la Tierra, brillantes luces forman varios tipos de esplendor y se manifiestan ante el ser humano como luces de amor, y la sensación que se siente varía según la figura que emite la luz. Además de mi experiencia personal, he visto la forma en que Dios se manifiesta a otros, pero lo invariable es que Dios es la esencia del amor, su cuerpo substancial.

  4) La figura de Dios es fuego y es luz

 ¿Cómo juzgar si la luz es la apariencia del amor? Como la figura de Dios es fuego y luz, al ver la luz de Dios actúa tal cual en el corazón del hombre el elemento del amor. Así como al conectar el interruptor se enciende la luz, si uno ve la luz de Dios se acciona el amor, y el interior del corazón del hombre se funde en una masa de amor.

 5) La razón de ensanchar la puerta de la Bendición

 El ideal básico que Dios deseó originalmente para el hombre, fue precisamente el deseo de que el ser humano sea la imagen misma que El creó con tanto amor. Pero por la caída de los primeros antepasados humanos, su descendencia no pudo nacer ya con el amor original. El ser humano, con una estructura dual, es decir, por nacer con un corazón que tiene dos tendencias, desde los mismos comienzos ha causado dolor al corazón de Dios, precisamente por tener esta estructura errónea.

 Por consiguiente, para resolver la restauración básica del hombre a la que nos referimos en la Providencia de la Salvación, y la cuestión de que el hombre posee un corazón con dos tendencias opuestas, por haber caído de la esfera de Dios, hay que atravesar un proceso de renacimiento.

 Hay que nacer como ser humano sin pecado, para asemejar la imagen original que Dios deseó en el principio, como cuerpo substancial del amor, y una vez que vamos al Mundo Espiritual poder experimentar plenamente el amor de Dios.

 Así y para pasar el proceso de renacimiento, debemos renacer a partir de los Padres Verdaderos. Esto significa recibir la Bendición. Esta es la razón por la que recientemente nos concede una enorme gracia, ensanchando enormemente las puertas de la Bendición.

 Los beneficiados no lo entenderán bien por sí mismos, pero al haber pasado por los requisitos del renacimiento, se convierten en este mundo en pueblo bendecido. No sólo eso, sino que quienes reciben la infinita gracia de los Padres Verdaderos mientras ellos vivan en la Tierra, serán ciudadanos del Reino de los Cielos (chúnguguín), y sepan que por haber pasado por el proceso de renacimiento, es un período en que ambos, descendencia y antepasados, sin necesidad de razón alguna, son bendecidos.

 6) El amor es el mayor regalo de Dios

 El amor es la "yema" nuclear de la imagen de Dios que el hombre recibe desde su nacimiento. El hombre debería heredarlo naturalmente, pero al haberlo usado mal se interrumpió su relación con Dios, y la manera de recobrarlo es que el hombre se asemeje a Dios.

 La mejor manera de asemejarse a Dios es como hijos de Dios, retornar a la imagen original de amor. Amor, amor, amor, él puede vencerlo todo, derretirlo todo, es la fuerza fundamental capaz de lograrlo todo. Sólo el amor es el mayor regalo que recibimos de Dios, es la confirmación de que somos sus hijos. ¡Amor! Debemos esforzarnos por recuperar el amor original.

  Capítulo III

 La vida del Mundo Espiritual vista según los Principios de la Creación

 1. Sujeto-Objeto y la Ley del Mundo Espiritual - 21 de julio, el valor del renacimiento, después de haber santificado completamente el linaje de uno, hay que recibir el amor de Dios. Significa que debemos nacer de nuevo. Para ello, la conclusión e 1997

 1) Sujeto

 La acción de la fuerza con la que el sujeto intenta darle algo al objeto, se manifiesta como real cuando el ser humano tiene su cuerpo físico, y esto lo hemos expresado en el Principio Divino como Primera Energía Universal. Tenemos que la fuerza de la acción de dar y recibir entre el sujeto y el objeto es la primera energía universal, y Dios es precisamente el protagonista de la fuerza fundamental de la primera energía universal.

 Esa fuerza otorgada por Dios actúa como la fuerza básica que el sujeto da al objeto, o que el objeto devuelve al sujeto. No es algo que se presenta por sí misma, sino que, otorgada por la causa, Dios, nosotros existimos gracias a esa fuerza.

 Por consiguiente, toda la fuerza fundamental del mundo existente, al establecerse un estándar de reciprocidad entre sujeto y objeto, existe como acción de la fuerza exhibida. Individualmente, no hay ningún objeto material que pueda existir por sí mismo. La supervivencia misma se logra por la fuerza del dar y recibir entre sujeto y objeto. Por lo tanto, la fuerza de todo ser existente, sea en el Cielo o en la Tierra, aparece en el proceso de dar y recibir entre sujeto y objeto.

 Si registramos aquí la acción de la fuerza de sujeto-objeto vista en el Mundo Espiritual, en este lugar, en el Mundo Espiritual, la fuerza del sujeto, es decir, cuando todos los seres humanos nos paremos en la posición de objeto de Dios, el sujeto, la fuerza de Dios en el mismo momento que da una orden, es reflejada a la totalidad de los seres espirituales.

 Por ejemplo, si llamándome "¡Sang Hun!" Dios me da una orden, surge un carácter original que me arrastra a esa orden, al mismo tiempo que escucho la voz. No surgen preguntas como "¿Por qué, Dios?, no sé, no entiendo", u otras similares, sino que uno es llevado así porque sí. ¿Debería decir que es como la forma de atracción entre polos norte y sur?

 Por lo que ante Dios, que el circuito de dar y recibir de sus hijos, los cuerpos espirituales, sea atraído como una sombra, es por la fuerza del sujeto, y el objeto también es atraído con el mismo aspecto. Este es el principio de dar y recibir básico original, es decir, la fuerza fundamental.

 La cuestión no es cuál es la fuerza más fuerte o más débil, si la que el sujeto le da al objeto o la que éste devuelve al sujeto. La cuestión fundamental es cómo pueden darse y recibir mutuamente una fuerza idéntica. Aquí la voluntad original es que, si recibimos de Dios la fuerza fundamental de la primera energía universal, los humanos deberíamos vivir con el aspecto con que Dios nos dotó. Por lo tanto, la fuerza fundamental de la primera energía universal se convierte en una armoniosa acción de dar y recibir, una vez que sujeto y objeto logran mutuamente un estándar correlativo, actuando mutuamente por una fuerza idéntica.

 Por ejemplo, cuando la pareja (esposo-esposa), los animales (macho-hembra), los vegetales (estambre-pistilo), etcétera, establecen todos una base correlativa, surge la fuerza para su multiplicación; por el contrario, cuando entre éstos hay conflicto, no se produce la acción de esa fuerza. Por lo tanto, como Dios es el protagonista de la fuerza fundamental que el ser humano necesita para existir, si tenemos la mentalidad de vivir atendiendo a Dios en nuestro corazón, inmediatamente recibiremos la energía del sujeto, y se refleja como idéntica fuerza también al objeto.

  2) El Objeto

 La fuerza del objeto tiene que surgir como en un cuerpo luminoso, por sí misma, como fuerza que quiere retribuirle al sujeto, al mismo tiempo que se dispone a recibir de éste su fuerza fundamental. Esto es, cuando el sujeto se manifiesta como protagonista de la fuerza fundamental recibida de Dios, el objeto también puede recibir la misma fuerza. Por consiguiente, sujeto y objeto, individualmente, tienen que tener un dar y recibir en idéntica posición; no está uno antes que el otro. No se puede estar reprochando la altura (elevada o baja) de la base correlativa.

 Por ejemplo, en cuanto a la relación conyugal, cuando sujeto y objeto no logran unirse y se produce un conflicto, no es por la fuerza fundamental recibida de Dios. Parece que ésta, al ser recibida por inercia, por ser fuerza de hábito, hace que tanto sujeto como objeto pierdan la fuerza fundamental que viene de Dios y se desvíen de los rieles.

 Se sale de la esfera de dominio de Dios. Por lo que el objeto, al reflejar según la acción de la fuerza causativa del sujeto, no debe desertar de la fuerza natural de tender a retornarla hacia el sujeto. Cuando el objeto tiende a alejarse de la fuerza que lo dirige al sujeto, debe realizar esfuerzos para realizar el circuito de dar y recibir.

 Para dar otro ejemplo, la pareja es una relación sujeto-objeto, y cuando el sujeto se equivoca, el objeto se para en la posición subjetiva. Entonces, al variar la posición de objeto y sujeto, allí transcurrirá bastante tiempo hasta que se retorne a la posición natural. Pero es el objeto el que no debe desertar para que tanto sujeto como objeto se posicionen correctamente.

  3) La unidad de sujeto y objeto

 El sujeto y el objeto tienen que realizar un buen dar y recibir, para exhibir la fuerza del valor existencial natural. Pero si uno de ellos se equivoca, haciendo que el sujeto se vuelva objeto y viceversa, una de las partes debe posicionarse correctamente hasta moverse a la posición natural.

De no ser así, la fuerza fundamental recibida de Dios los dejará y la perderán.

 Por consiguiente, tanto sujeto como objeto deben desear servir bien a Dios, el protagonista de la fuerza fundamental, para tener un buen dar y recibir. Debido a que todo el mundo de la existencia sobrevive gracias a la fuerza de sujeto y objeto, si estos dos no se unen, ambos se destruirán. Ambos entran por el camino de la muerte.

 Sujeto y objeto tienen que esforzarse exclusivamente para unirse. Controlándose siempre, no sea que se pierda la fuerza natural positiva, o que los aleje la fuerza del hábito, hay que avanzar paso a paso, con mucho cuidado, como quien cruza un puente colgante. Ésa será una vida sabia.

  4) No hay excepciones a la ley del Mundo Espiritual

 Mucha gente sabe que la fuerza de la primera energía universal es la fuerza fundamental de Dios; pero nadie piensa bien en cómo hacer para poseer la acción de esta fuerza. Mientras se vive la vida terrenal, hay que darse cuenta del valor de esta fuerza natural. Esta fuerza básica es exhibida cuando se está sobre los rieles originales o naturales; una vez que nos salimos de los rieles, el cuerpo luminoso de la fuerza natural no se refleja. Mientras uno va corriendo sobre los rieles, tiene que ir observándolos una y otra vez. Aquí la ley espiritual es categórica. No hay perdón.

 En la Tierra uno lo deja pasar humanamente, con amor. Hay casos en que se debe obviar, por ser una relación entre padres e hijos, pero en las leyes espirituales, esa relación no justifica el perdón. No es que por ser leyes sean tan estrictas o fastidiosas, sino que son los principios, tal cual. Alguien puede preguntar que, si es un Dios de amor, cómo no habrá casos que deje pasar; pero por ser el sujeto del amor fundamental, si deja pasar algo, se destruye el orden.

 Por causa del mundo eterno no se puede dejar pasar nada. Es decir, no perdona a sus hijos, porque los ama. Por consiguiente nosotros, todos, debemos decorar bien cada instante, por causa de la eternidad. Esto que hoy les dice Sang Hun Lee es para que cumplamos nuestro deber de hijos, de ayudar a los Padres Verdaderos cuando vengan a poner orden en el Mundo Espiritual. ¿No les parece que si nos consideramos hijos, debemos lealtad a los padres y vivir de modo tal que los ayudemos en sus dificultades?

  2. El propósito de tres objetos y la perfección del matrimonio - 28 de julio, 1997

 1) El propósito de tres objetos

 El propósito de tres objetos es una preciosa bendición, un regalo de Dios que recibimos cuando nos creó. Este es un principio que surgió como premisa para que el ser humano vaya ante Dios.

 Pero el hombre, debido a la caída, rompió este principio de dar y recibir amor y belleza entre seres humanos, entre esposo y esposa. Para establecer esto en su posición natural centralizada en Dios, hay que restablecer correctamente el propósito de tres objetos desvirtuado desde el tiempo de Adán y Eva, los primeros antepasados humanos, y hay que restaurarlo a su posición original.

 Especialmente esposo y esposa deberían realizar un buen dar y recibir de amor y belleza, pero por haber tenido un dar y recibir de amor y belleza centrado en Satán, se interrumpió el circuito de dar y recibir natural. Por consiguiente Dios, por medio del hombre, intentó restaurar el estándar de valor del propósito de tres objetos y el ideal del Reino de los Cielos de amor.

  2) La perfección del matrimonio

 Entre las bendiciones que Dios dio al hombre, una es la de poder tener hijos. Este es el amor ágape que nos da una y otra vez incondicionalmente. Ese amor no se experimenta tan real en la vida terrenal, pero Dios es el rey del amor, que nos quiere dar y dar infinitamente, como una fuente de agua inagotable.

 También mi matrimonio, imitando el amor de Dios, y al unirnos con el amor de Dios que nos inunda, el estándar del valor del amor y la belleza es ofrendado valiosamente ante Dios. ¿Cuántas parejas habrá en la Tierra que, practicando así el amor de Dios, vivan en esa acción de dar y recibir?

 Este Reino de los Cielos del Mundo Espiritual, es un lugar hermoso donde el amor conyugal se vive dándose amor y belleza, centralizado en el amor. Es un lugar donde se le ofrenda totalmente el estándar del propósito de tres objetos.

 Por consiguiente, no puede existir el amor falso en el amor conyugal. Al ser un amor de dar y recibir centralizado en Dios, hay que retornárselo en la forma del máximo estándar de valor del amor. Mientras la pareja vive en la Tierra, debe vivir una unidad total en el amor verdadero de Dios, centralizada en el propósito de tres objetos. De no ser así, aunque vengan aquí, no podrán poseer el Reino de los Cielos del amor.

  3. La naturaleza caída y el renacimiento - 28 de julio, 1997

 1) La naturaleza caída

 El término "naturaleza caída" se refiere al estado del corazón desviado de la órbita de los principios, deseada originalmente por Dios. ¿Cómo puede hacer el hombre para deshacerse de esta naturaleza caída y restaurar la órbita original de los principios? Si Dios nos ama sin necesidad de una razón o condición de parte del hombre, es porque simplemente somos sus hijos. Si el hombre se desvió de la órbita originalmente deseada por Dios, debe retornar a ella, tal cual era en su origen, y recuperar la posición de hijo. Por lo que, para recuperar la posición original, no puede hacerlo sin condición alguna.

 El hombre fue creado como hijo de Dios, pero al salirse de la órbita original, vino a servir a otro señor. El hombre que se relaciona con dos señores, debe darse cuenta totalmente que su Señor es Dios. Es decir, después de limpiar su posición de relacionarse con dos amos, debe retornar al seno de Dios, restaurándose completamente.

  2) El renacimiento

 La restauración completa no es algo tan fácil de lograr. Una vez fuera de la órbita de los principios de Dios, corre en el ser humano, quien dejó ya la posición de hijo de Dios, la sangre de la caída, por lo que no puede restaurarse sin corregir su linaje. Es decir, el hombre tiene que nacer de nuevo.

 Para renacer debe conocer cuál es el estándar de valor del renacimiento. Para explicar en profundidad s que el cuerpo de uno, ya nacido, tiene que volver a entrar y salir del vientre de una madre, lo que verdaderamente podrán pensar que es una broma.

 Visto según los principios, podemos ir ante Dios estableciendo una condición de indemnización de menor valor. Para ello, tiene que haber un mediador.

 Ese mediador son los Padres Verdaderos. El ser humano no tiene condición de ir ante Dios sino a través de los Padres Verdaderos. Por lo tanto la naturaleza caída puede quitarse solamente a través de los Padres Verdaderos, y además el hombre puede aparecer como hijo de Dios en la órbita original del valor divino, por medio de los Padres Verdaderos.

 Por lo que, al haber recibido de Satán la naturaleza caída, debemos separarnos a partir de allí. Sería errado pensar que uno, por sí mismo, puede quitarse la naturaleza caída. El trabajo de separar del hombre las características de la naturaleza caída, es posible cuando tomamos conciencia del valor de la Bendición recibida de los Padres Verdaderos. Por lo tanto, el estándar del valor de la Bendición, comprende varios significados, y el valor de los Padres Verdaderos, así como lo sorprendente de esta realidad, recién se puede entender profundamente una vez que se , se pudo decorar el ideal eterno para la Tierra y para el Mundo Espiritual. Los Padres Verda viene aquí, al Mundo Espiritual.

  4. La Base de Cuatro Posiciones y los Padres Verdaderos - 31 de julio, 1997

 1) La Base de Cuatro posiciones

 La Base de Cuatro Posiciones se refiere al fundamento o base que se forma cuando sujeto y objeto se unen centrados en Dios y sobre esa base multiplican hijos. Sobre la base fundamental del propósito de la creación de Dios, el hombre, creado como hijo en concordancia con el ideal de sujeto y objeto, tiene que crecer dentro de la protección de Dios para realizar el ideal de la creación, según el deseo original de Dios.

 Pero, al haber cambiado a su Señor por Satán, recién cuando este mundo que está bajo el dominio de Satán se restaure completamente a la soberanía de Dios, se realizará el mundo ideal deseado originalmente por Dios. Por medio de la Providencia de Restauración, Dios ha venido en busca del ser humano para realizar en la Tierra el ideal de la construcción del Reino de los Cielos. Por lo que, cuando la gente en la Tierra venga correctamente al seno de Dios en la posición de hijos, se realizará el eterno Reino de los Cielos en el Mundo Espiritual, centrado en Dios.

  2) Los Padres Verdaderos sobre y bajo el Cielo

 El mundo ideal que Dios quiso realizar, con la caída del hombre se convirtió en el mundo de Satán. Esto dio como resultado un complicado curso de la historia de restauración. Esta, desenredando nudo por nudo lo surgido a lo largo de su curso, se ha movido hacia la esfera de dominio de Dios. Al venir el Señor a la Tierra para culminar esta providencia, comienza la construcción del Reino de los Cielos. Esa persona es justamente el Padre Verdadero.

 La historia de salvación de la humanidad iniciada a partir de los Padres Verdaderos ha hecho tremendas contribuciones al desarrollo de la historia. Habiendo establecido este ideal fundamental deros, quienes se encuentran en la Tierra, no son sólo Padres Verdaderos para la Tierra sino sobre y debajo del Cielo, por lo que son los Señores del descanso eterno del Mundo Espiritual, los protagonistas del ideal del Reino de los Cielos.

 Por consiguiente, muchísimos seres espirituales de diferentes esferas del Mundo Espiritual están esperando la construcción del mundo ideal que los Padres Verdaderos realizarán cuando vengan al Mundo Espiritual, y están viviendo con esa esperanza. Los espíritus de alto nivel saben del mundo de esperanza por venir, pero los espíritus que se encuentran en bajos niveles no saben cómo se transformará este mundo de temible castigo. Para ellos no hay ni espera ni esperanza. Es sólo una continuidad de dolor.

 Si en la Tierra aumenta la procesión al Infierno, el Mundo Espiritual se complica, aumentando así el período de trabajo arduo y tribulaciones después que los Padres Verdaderos vengan al Mundo Espiritual.

 Si bien externamente parece una Bendición sin valor, hagamos que la reciban sin interrupción, evitando la marcha al Infierno y convirtiéndonos en estandartes de la construcción del mundo eterno. Ese es el camino para ofrecerles todo nuestro deber moral como hijos de lealtad. Así, la para nosotros mismos?

3. La cuestión es ¿qué hemos dejado en la Tierra, según una perspectiva nacional o mundial?

 No sólo son muchas las puertas a pasar, sino que se pasa una inspección detallada y minuciosa. Se puede comparar con el proceso que pasa el agua del Río Han hasta que podemos beberla en la mesa.perfección de la base de cuatro posiciones es justamente la perfección del ideal del Reino de los Cielos. Esto es cumplir como hijos de piedad filial ante los Padres Verdaderos.

  5. El ideal del Reino de los Cielos y sus puertas - 4 de agosto, 1997

 1) El Reino de los Cielos

El Reino es el lugar donde se reúnen quienes fueron reconocidos como hijos de Dios. Ellos son los señores del Reino de los Cielos. La realización del Reino es lograda por quienes no actúan y piensan solamente en sí mismos, sino quienes poseen el pensamiento o ideología de que hay que vivir por los demás.

 ¿Cómo es la conducta en el Reino de los Cielos? Es el lugar donde uno se comporta con una actitud de humildad, por sí mismo; no lo hace para mostrárselo a alguien ni porque alguien se lo pide.

 ¿Hay cercos en el Mundo Espiritual? No es un lugar donde hay quien nos haga ir o venir. No hay nadie que nos ordene o mande, sino que uno se comporta por sí mismo, conociendo la respiración de Dios. En el Reino de los Cielos no hay clases. No hay gente alta o baja, superiores o inferiores. Hay unidad, con un corazón de amor entre quienes están en la máxima y en la mínima posición. No se ve como en la Tierra esa horrible figura de alguien de abajo adulando a alguien de arriba. Quien realizó el ideal del Reino de los Cielos, conoce el ideal de Dios y actúa como tal, vive consciente de la profunda voluntad esencial de Dios.

 La ley del Mundo Espiritual es extremamente estricta. Con la precisión de una computadora, es aguda en su inspección. Hay que esforzarse por vivir en la Tierra con los ojos puestos en el ideal del Reino de los Cielos.

2 ) El Principio de Reciprocidad y el Reino

La teoría del Principio de Reciprocidad puede ser explicada por el principio de la acción de dar y recibir. En el significado básico de la acción de dar y recibir, solo el buen dar y recibir no lo es todo, sino que debemos saber que lo fundamental está centralizado en quién se da y quién recibe. El sujeto y el objeto no deben ir sólo en procura de su propio ideal en su propia posición. Cuando por medio del circuito de dar y recibir, se dirigen hacia el ideal que demanda el protagonista de la fuerza fundamental, eso es justamente tener conciencia de que es el indicador correcto del ideal del Reino de los Cielos al que se dirige Dios.

La fuerza subjetiva del Principio de Reciprocidad surge cuando es dirigida hacia el objeto, y la fuerza del objeto surge cuando éste se dirige hacia el sujeto. Estas dos fuerzas son la fuerza básica del Principio de Reciprocidad correctamente dirigido hacia Dios; y por ser una fuerza fundamental, quiero decir aquí que el lugar del ideal del Reino de los Cielos es aquella tierra natal original donde se realiza o materializa el Principio de Reciprocidad.

 3) Las puertas del Reino

Hay muchas puertas que pasar hasta entrar al Reino de los Cielos. Este es el depósito donde se almacenan los frutos de nuestra vida. Aquí se pesa para saber qué paga se debe recibir por la carga. Es decir, se compara el peso del bien y el mal.

 ¿Para quién vivimos la vida terrenal?

1. ¿Vivimos para Dios?

2. ¿Vivimos

 No es que haya un guardia que nos cuestione en la entrada. Uno va por sí mismo pasando de un lugar a otro como arrastrado por un imán. Cada vez que uno va a pasar una puerta y es rechazado por causa de los pecados cometidos, las penalidades son tan dolorosas, angustiantes y vergonzosas, que no hay adjetivo que las califique.

 Así, en cada lugar a pasar hay clases o niveles, no como decimos en la Tierra al referirnos al Cielo, Paraíso e Infierno, sino muchas y variadas.

 ¿Cómo hay que hacer para pasar a salvo y venir al Cielo? Si hay un nivel que uno no puede pasar por sus pecados, hay que pasar allí un período de indemnización para luego sí avanzar en caso de que haya condiciones como una gracia especial de Dios, méritos de descendientes, o donaciones, u oración, servicios voluntarios, etcétera. Los seres espirituales esperan que cuando en el futuro vengan los Padres Verdaderos, establezcan un nuevo estándar para pasar la totalidad de las puertas. Temo en mi corazón que aumente el trabajo para los Padres.

 6. La formación de la Base de Cuatro Posiciones y el ideal de unidad en el amor - 4 de agosto, 1997

1) La formación de la Base de Cuatro Posiciones y las características duales

 La Base de Cuatro Posiciones, en la que el matrimonio centralizado en Dios se une centrado en el amor y multiplica hijos, es un núcleo importante del Principio Divino. Pero se puede decir que la constitución de la Base de Cuatro Posiciones en el Mundo Espiritual, es más interesante y mística que lo explicado en el Principio Divino. La Base de Cuatro Posiciones es, como ya dijimos, la unión de la pareja que multiplica hijos centralizada en Dios; pero cuando la pareja hace el amor forma totalmente un solo cuerpo, lo que hace difícil la distinción de sujeto y objeto.

 Forman completamente un solo cuerpo. Pero como el amor de Dios los cubre por encima, lo único que pueden confirmar nuestros ojos es el esplendor de una luz brillantísima. Sólo se ve belleza misma.

  2) El ideal de unidad en amor

 ¿Cómo se ve entonces el amor de hijos? Así como la pareja que hace el amor forman un solo cuerpo, el amor de hijos también forma una unidad completa. Para expresarlo separadamente, hablo de cuando padres e hijos se unen completamente en amor. Dicho más fácilmente, padre, madre e hijo son claramente tres personas, pero cuando se unen en amor el aspecto de los tres se ve como el de un solo individuo. Se manifiestan en la figura del padre, la figura de la madre y la figura del hijo, pero se ven como tres cuando conversan.

 Decir que forman la Base de Cuatro Posiciones es decir que, si se unen centralizados en Dios, se convierten en la apariencia de una unidad completa, pero no se ve con el aspecto de cuatro seres incluido Dios, como en la Tierra. Así, una pareja unida en sus características duales, son claramente dos cuerpos, pero viven con el aspecto de haber formado un solo cuerpo. Este es el aspecto de los seres espirituales en el máximo estándar del Cielo.

 Pero el ser que no ha logrado unir sujeto y objeto no posee de ninguna manera el aspecto de unidad. No se puede ver tampoco el esplendor brillante de Dios. Solamente quienes hayan pasado las puertas del Reino de los Cielos pueden gozar de la figura descrita arriba. Así, el fundamento de la Base de Cuatro Posiciones es que las características duales de la pareja formen una unidad en amor centralizada en Dios. Es decir que la Base de Cuatro Posiciones es el propósito último de Dios, es la base para que Dios pueda circular con la fuerza del amor, es la base de la fuerza del amor fundamental.

   7. La Primera Energía Universal - 4 de agosto, 1997

 Las características duales se refieren al aspecto de todo el mundo creado, asemejando la naturaleza de Dios. Estas dos naturalezas son recibidas de Dios. Y la fuerza fundamental es la Primera Energía Universal, siendo la acción de esta fuerza justamente la acción de dar y recibir. ¿Y qué es entonces el Principio de Reciprocidad? Cuando sujeto y objeto quieren tener un dar y recibir mutuo es porque debido a la fuerza de la acción de dar y recibir motivada por la Primera Energía Universal, tanto sujeto como objeto se ven impulsados a dar y recibir mutuamente. En otras palabras, cuando decimos que la fuerza magnética es una fuerza que atrae y es atraída, en el Principio Divino decimos "es el sujeto armonizado de características duales, es la Primera Energía Universal, es la acción de dar y recibir". Pero su fundamento es uno. Lo entenderán más fácilmente si decimos simplemente que es la fuerza fundamental de Dios.

 Del mismo modo que no es el hombre quien crea la fuerza fundamental de los cambios de las cuatro estaciones del año, la fuerza fundamental de todas las fuerzas que movilizan al mundo creado y al hombre es apenas una línea de fuerza otorgada por un solo ser. La fuerza fundamental de las fuerzas explicadas desde diferentes ángulos en el Principio Divino, no puede ser explicada por el hombre.

 Solamente la existencia de un Dios infinito... es justamente la fuerza de Dios, nuestro Padre y único creador del hombre. El protagonista de este mundo infinito, de este ilimitadamente vasto Mundo Espiritual que no puede ser juzgado con el intelecto humano, ni visto con los ojos físicos, ni puede ser asido ni explicado, es precisamente Dios. Por más que se investigue, Dios no puede ser expresado ni descripto. Dios es un ser que no puede ser ni explicado, ni expresado con nuestros sentidos ni emociones.

 A Sang Hun Lee la gusta analizar y desarrollar teorías, pero Dios no es divisible ni analizable, es el protagonista de la luz infinita. Es un ser que con brillante luz viene obrando profundamente su providencia con el hombre.

 ¡Oh, mi Dios!, tenía la expectativa de analizarlo cuando viniese al Mundo Espiritual, pero una vez aquí, ante esta inmensidad, sólo me salen sucesiones de exclamaciones de admiración, y hasta pensé que era infinitamente estúpida mi intención de analizar a Dios. ¡Oh, mi Dios!, perdone a este hijo. Dios no puede ser comparado con ninguna cosa, con ningún lugar. El valor o la existencia de Dios es simplemente que es nuestro Dios Padre. No puedo expresar nada sino "¡Oh, mi Dios! ¡Oh, mi Dios! ¡Oh, mi Dios! Perdóname."

 Por consiguiente, la persona más estúpida es la que quiere penetrar en Dios y estudiarlo. Como la persona más sabia es la que simplemente lo llama "¡Dios Padre!", bastará si piensan que el dueño fundamental de todas las fuerzas referidas en el Principio Divino, se puede expresar únicamente como Dios Padre.

  8. La estructura del ser humano: vivir para los demás - 4 de agosto, 1997

1) La estructura del ser humano

 La estructura del ser humano no está constituida como para que uno viva como individuo; la estructura en sí es tal como para vivir para los demás. Es decir que, cuando Dios puede operar sobre la base de que sujeto y objeto hayan formado un solo cuerpo por medio de un dar y recibir mutuo, ambos se convierten en el mayor objeto de alegría de Dios. La mayoría de los seres humanos consideramos que es natural que cada uno viva para sí mismo, pero una vida individual está muy lejos de la voluntad original de Dios. Así, los que practican el celibato son hijos desleales a Dios, son uno más de los avergonzados en el Mundo Espiritual. Si la estructura del hombre estuviese conformada como para vivir solo, la obra en la que Dios se invirtió al máximo no podría ser sino un fracaso.

 2) Una vida para los demás

 Si el hombre es la obra maestra de Dios, éste debe haberlo dotado con alguna otra característica. Es esa naturaleza del corazón de querer darle a su ser correspondiente, aun cuando esté quieto. Es decir, primero, la estructura dual del aspecto externo, que necesita un ser correspondiente, y segundo, el carácter interno hacia el otro y las expresiones del corazón.

 Por ejemplo, podemos saberlo con sólo observar los órganos de reproducción del ser humano, cóncavo y convexo. Así, el hombre está destinado a vivir siguiendo el camino celestial, con el que originalmente Dios dotó al hombre, de querer vivir para el ser amado. Quien se desvía o se rebela contra ello, comete ante Dios pecado de desobediencia, y al no vivir eternamente en la Tierra, al venir a su tierra natal original, desaparecerá su nido. Es decir, se convierte en un visitante aislado.

 Así, hay que considerar como precioso el valor de la vida que recibimos de Dios, y practicar bien en la Tierra una vida de servicio a Dios y a los demás.

  9. El intermediario del amor y la perfección del ser humano - 4 de agosto, 1997

 1) El ser central del amor

 Así como la estructura del hombre es dual, el hombre debe convertirse en un ser central de amor absolutamente en dirección a Dios. En otras palabras, el hombre es un ser creado por Dios, y de entre todos los seres creados, Dios hizo al hombre como su obra maestra, invirtiendo su máxima dedicación.

 Por lo tanto el hombre debe retornarle a Dios un estándar de valor mayor o superior al resto de la creación. Pero como debido a la caída no lo logró, el hombre deberá cumplir indefectiblemente su papel de hijo verdadero ante Dios, siguiendo la inclinación de la naturaleza original, de retornarle en la posición original.

 Todas las cosas fueron creadas por Dios. Por consiguiente, no hay nada superior a realizar con belleza el valor existencial de nuestro ser, y crecer por nosotros mismos, como ofrenda ante Dios.

  2) El mediador del amor

 Pero al hombre Dios lo dotó especialmente con el valor del amor, que no se encuentra en otra criatura. Ese amor no surge individualmente, sino que el valor fundamental del amor se manifiesta cuando sujeto y objeto se unen, formando un cuerpo compuesto unido. El mediador del amor expresa la calificación del hombre, ya que debido a él y como hijo de Dios tiene que atenderlo y servirlo a la posición de máxima alegría, siendo ante Dios un mediador del amor.

 Así, el hombre debe retornarle a Dios la máxima perfección del amor, cumpliendo el papel de mediador de amor, conduciendo a Dios a la máxima alegría. Es decir que debe retornarle a Dios el estándar de valor con el que fue dotado como ser humano. Significa que el hombre debe vivir de la mejor manera para servir a Dios en una posición de alegría.

 Para ello, los esposos deben amarse mutuamente. Deberíamos unirnos mutuamente con nuestro cónyuge y, cumpliendo nuestro deber moral como hijos de Dios, retornarle gloria a Él. Esta es la figura del hombre perfeccionado.

  10. El amor verdadero y un cuerpo luminoso

 1) El amor verdadero

 El amor verdadero es el amor original que fue perdido en el Jardín del Edén y debemos recuperar con la intención de vivir junto con Dios. Pero recién se le puede colocar el sustantivo de "amor verdadero" cuando el estándar del valor de este amor está centralizado en Dios. No puede haber amor verdadero separado de Dios. Debido a que, en el Jardín del Edén, Adán y Eva no pudieron ofrecerle a Dios el fruto del primer amor, la relación de padre e hijo entre Dios y el hombre ha venido fluyendo durante largo tiempo en una historia de tristeza.

 Por haber entregado ante Satán el fruto del primer amor, Dios también tiene que hacer el trabajo de cosecharlo otra vez. Como ya se han sembrado en la Tierra muchas semillas de crimen, Dios, después de cosechar el fruto de este mal, planea separar los cereales de los granos vacíos y almacenarlos.

 Aquí, por haber cedido el primer fruto, se necesita una estrategia para quitárselo otra vez a Satán. Esto es, una condición de indemnización. Con la venida de los Padres Verdaderos a la Tierra, esta fórmula será resuelta. El propósito último por el cual Dios obra la providencia de la restauración, es encontrar a sus hijos perdidos. El hombre debe darse cuenta de cuál es el fundamento del amor verdadero; debe entonces retornar amor verdadero a Dios. Solamente aquéllos que han sido purificados, renacidos por medio del estándar de la Bendición de los Padres Verdaderos, pueden aparecer como hijos verdaderos de Dios. Por lo que, aquéllos que no pasan el proceso de la Bendición, no están calificados como primeros frutos.

 Para ser guiados ante Dios por el amor verdadero original, una pareja que recibió la Bendición de Dios debe amarse y formar una familia bendecida, dar a luz hijos, realizando así la base de cuatro posiciones. El amor verdadero se refiere al aspecto que conforma una pareja que se une centralizada en Dios, y que se une a su vez en amor con sus hijos.

  2) Un cuerpo luminoso

 En el Mundo Espiritual, el aspecto del amor verdadero aparece como un perfecto cuerpo único. Es una radiación tremenda. La luz de esplendor que aparece en ese momento se ve tanto con la forma de los hijos como con la de la pareja. Aquí el cuerpo luminoso de luz fundamental es la verdadera encarnación del amor verdadero, es el amor verdadero que Dios nos ha dado. Si una pareja o los hijos no pueden unirse, no podrán irradiar completamente la luz del amor verdadero. Nosotros pensamos en general del amor verdadero asociándolo con un amor ágape que se da y se recibe infinitamente. De todos modos, el amor verdadero se refiere al amor que logró la base de cuatro posiciones en total unidad, centralizada en Dios.

 Así, aquéllos que no pudieron recibir la Bendición y no pudieron renacer, no pueden coparticipar en el rango del amor verdadero; tampoco tienen el boleto para venir al Reino de los Cielos. Todos deben esforzarse para participar en la Bendición.

   11. El amor original y la apariencia de la pareja - 7 de agosto, 1997

 1) El amor original

 En el Jardín del Edén, Adán y Eva fueron creados para que al amarse se vean hermosos a los ojos de Dios. Con la caída, Dios perdió todo ese amor. Por esta razón el hombre tiene la responsabilidad de aliviar la amargura del corazón de Dios y devolverle la alegría. El amor original ya lo discutí cuando hablé del amor verdadero. Ahora quiero catalogar las formas del amor original. Estas son: 1. El amor de la pareja centralizada en Dios, 2. El amor de los hijos centralizados en Dios y 3. El amor original es justamente el amor verdadero centralizado en Dios.

  2) La apariencia de una pareja original ante Dios

 ¿Con qué aspecto se encuentra con Dios una pareja que realizó el amor verdadero original cuando viene al Cielo? Ellos vienen al Mundo Espiritual así como el novio y la novia en la Tierra entran hermosamente vestidos al salón de la ceremonia de casamiento. Como el novio y la novia a quienes Dios recibe son tan hermosos, la escena me embebe en una visión, como pensaba cuando estaba en la Tierra, de un ángel descendiendo del Cielo. En medio de una hermosa melodía, este hombre y esta mujer de bondad, recibiendo una resplandeciente luz, avanzan ante Dios y le ofrecen una reverencia.

Y en medio del resplandor de la brillante luz, la pareja hace el amor. La imagen de ambos haciendo el amor, se une precisamente hacia el mundo de la luz al grado de enceguecer los ojos. En medio de esa luz Dios los abraza con un amor que es como un rayo de luz, y se regocija. Tal vez uno pensará cómo es que pueden amarse si no han venido juntos al Mundo Espiritual. La novia, que vino primero, va ante Dios al encontrarse con el novio.

Esto es una descripción de la imagen del Dr. Sang Hun Lee yendo ante Dios. Me hace pensar "¡Este es el amor original que Dios quiso realizar en el Jardín del Edén!"

 12. El fundamento del Principio de Reciprocidad y la vida conyugal - 8 de agosto, 1997

 1) El fundamento del Principio de Reciprocidad

 El amor original se refiere al amor que Dios quiso encontrar en el Jardín del Edén. ¿Qué relación tiene esto con el Principio de Reciprocidad? Lo básico del Principio de Reciprocidad es querer tener un dar y recibir con el ser amado. Lo que aquí llamamos "El Principio de Reciprocidad a la luz del amor original" es la intención de referirnos a la imagen de hombres y mujeres de bondad dirigidos al ideal del Reino de los Cielos.

 2) La vida de la pareja original a la luz del Principio de Reciprocidad

 ¿Qué es la vida de la pareja original a la luz del Principio de Reciprocidad? Para dar un ejemplo, cuando la pareja se sienta en la mesa para comer, si hay algún plato que la esposa le quiere recomendar al esposo, ese plato aparece ante él al mismo tiempo que ella lo está pensando. Cuando su esposo siente gratitud hacia ella, en aquel instante ella se da cuenta y sonríe.

 Pero he visto parejas compartiendo una comida en el Infierno, y allí uno no se da cuenta de lo que el otro piensa. Más bien parecen disputas vistas en alguna prisión, donde por hambre se pelean a ver quién toma más primero.

 En el Reino de los Cielos, las parejas se conocen pensamientos, palabras y acciones solamente con la mirada. Como siempre se reconocen mutuamente la intención de sus corazones de darle al otro, ambos se corresponden como imán y brújula. No hay entre ellos un corazón egoísta ni egocéntrico. 

Así, su actitud es siempre humilde, de mutuo respeto, y están viviendo con una cálida y calma sonrisa en sus labios. El mundo del amor original es uno en el que la pareja, centralizada en Dios, viven con un corazón de querer darse y recibir mutuamente, y bailar dentro del éxtasis de la luz de Dios, como uno siente en un cálido día de primavera. Deseo que vivan en la Tierra una vida aceptable a Dios, que vivan diligentemente en amor conyugal con el sueño del ideal del amor original.

 13. El dominio del Universo y el valor del ser humano - 8 de agosto, 1997

 1) El hombre es el amo de todo el mundo creado

 Dios, creador de los Cielos y la Tierra, creó al hombre como el protagonista de todo el mundo creado. Pero con la caída del hombre, el valor de la creación y el valor del hombre invirtieron posiciones. Por lo que el valor del hombre perdió ante Dios el valor de ser Su hijo.

 ¡Cuánto dolor habrá sentido Dios en su corazón, cuando el mundo de la creación que hizo para su hijo, el hombre, está creciendo y multiplicándose, pero aún no aparece el amo de los Cielos y la Tierra! El trabajo a realizar por el hombre es revertir esta posición caída y retornar ante Dios a la órbita original.

 Pero parándose sobre el estándar de la Bendición y el renacimiento a través de los Padres Verdaderos, el hombre ha podido surgir como el amo ante la creación. El hecho de que Dios originalmente bendijo al hombre para que hiciera todo lo que quisiere con todo lo que había en el Jardín del Edén, es porque lo dotó con la calificación de señor, administrador, por sobre todas las cosas de la creación. Debido a que todas estas cosas se recobran por medio de la Bendición (resurrección), se hace el amo del Jardín del Edén, recibiendo incluso el estándar de valor de dominador del Universo.

 ¿Hasta dónde llega entonces el estándar de valor del hombre? Llega a alcanzar la calificación de hijo de Dios y la calificación de señor de todo el mundo creado. Dios creó todas las cosas para el hombre; así, Dios se regocija cuando junto con Él, el hombre siente alegría al contemplar la creación.

  2) La armonización del hombre con la creación

 Al ser la creación el objeto de alegría del hombre, tiene que haber una acción de dar y recibir entre ellos. Entonces, demos un ejemplo de la apariencia que presenta la armonización del hombre, señor del Universo, y la creación.

 Cuando la pareja se ama en unidad, árboles y césped, flores y pájaros, todo a su alrededor armoniza con ellos. Cada planta irradia una luz excepcional de hermosos colores, se sacude livianamente con entusiasmo. Los pájaros se movilizan y cantan todo tipo de tonos hermosos. Una brisa pasajera armoniza con ellos, con una sensación suave como una seda.

 Todas estas imágenes se ven con hermosura a los ojos, con un aspecto radiante. Cuando la pareja hace el amor en medio de tal ambiente, Dios les responde con un rayo de esplendor brillante. Se puede imaginar una escena de una película en la que el rey y la reina, en un castillo, vestidos en suaves y hermosas ropas, hacen el amor a la melodía de un arpa que se escucha de algún lugar. De todos modos, no se compara.

 El hombre, por culpa de su caída, no puede sentir ni ver tantos tesoros que recibió de Dios como señor de la creación. Aún así, si el hombre alcanza el estándar del valor de un ser humano perfecto, todas esas relaciones pueden ser restauradas. Por lo que el hombre tiene que darse cuenta de su valor como dueño fundamental de la creación, y dar agradecimiento y gloria a Dios.

  14. El dominio del Universo y el amor de Dios - 8 de agosto, 1997

 1) El hombre es hijo de Dios

 Si bien Dios creó al hombre como hijo suyo, el ser humano se encuentra deambulando lejos de Él, sin regresar al seno de Dios, por lo que no puede dejar de sentir dolor en su corazón. Hay veces en que Dios sí puede controlarlos, indirectamente. Dios ha venido soportándolo con el consuelo que recibe de contemplar la creación, pero la alegría se manifiesta cuando sus hijos se comportan precisamente como señores de la creación. Eso es porque la creación misma desea que el hombre la domine.

  2) La alegría y el amor de Dios

 Dios quiso bendecir a sus hijos diciéndoles que toda la creación era de ellos, cuando viese hermosos hijos e hijas de bondad ofreciéndole a Dios alegría y gloria, momento que traería a toda la creación en armonía. Un rayo de brillantes luces armoniza entonces con toda la creación, reconfirmando que el amo de tan hermosa creación es justamente el hombre, y Dios los bendice para que tomen y disfruten de todo lo que gusten.

 Cuando un hombre y una mujer de bondad, bendecidos de tal manera, van caminando por los alrededores, toda la vegetación baila de alegría. La pareja siente el amor de Dios en la magnificencia y el encanto del sonido armonioso de diferentes pájaros, en la melodía que les trae la brisa, en fragancias que no tienen adjetivos.

 Entonces, siendo que la expresión del profundo amor de Dios hacia nosotros es el mundo creado, como señores de la creación tenemos que retornarle alegría a Dios en respuesta a Su amor.

  15. El hombre perfecto tiene un valor divino - 8 de agosto, 1997

 1) El hombre perfecto es heredero de Dios

 Cuando el ser humano crece de la manera apropiada y es totalmente reconocido como hijo de Dios, aparece entonces ante Dios como un hijo perfecto, heredando de Él todas las cosas. Así, el hombre que es reconocido como hijo de Dios y Señor por sobre todo el mundo creado, se para ante Dios como objeto de infinita alegría. Tal hombre, al convivir y disfrutar siempre con Dios, llega a poseer el estándar de corazón capaz de leer el pensamiento de Dios, poseyendo así el estándar del valor de Dios.

 2) La persona que vive con Dios

 Por esta razón, el hombre perfecto llega a la posición del estándar del valor de Dios, que es a su vez la última esperanza de Dios para el hombre. Dios desea la posición del hombre perfecto, porque quiere bendecirlo: "Todo es tuyo, todo lo lograste tú". Así, esa posición es en la que llegará a vivir siempre con Dios, en medio de Su esplendor.

 16. Caín y Abel a la luz del Principio de Reciprocidad - 9 de agosto, 1997

 1) La relación Caín y Abel

 El fundamento del Principio de Reciprocidad ya lo hemos discutido en varias ocasiones. Ahora me gustaría aclarar cómo está sistematizada la relación Caín y Abel en el Mundo Espiritual, a la luz del Principio de Reciprocidad. Cuando Caín apareciera ante Abel como un personaje respetable, y por amar a Abel constituyesen una base o estándar de reciprocidad, Dios quería darle a Caín la misma gracia del amor que le dio a Abel.

 Sucedió que Caín, en lugar de amar a Abel, más bien se mostró orgulloso y pedante en su calidad de primogénito. Esto lastimó el corazón de Abel, se convirtió en la motivación para odiar a Caín y originó un resultado que dejó otra hoja de desgracia en la historia de la providencia de Dios. Dios, para indemnizar los segmentos defectuosos de la historia, por medio del establecimiento de nuevas condiciones elevó a toda la humanidad a la etapa de recibir al Salvador del Mundo en una posición libre de pecado.

 Entonces, de acuerdo con el Principio de Reciprocidad, por el cual el sujeto y el objeto se hacen uno en el amor causado por ese corazón de querer darse mutuamente, la relación original restaurada entre Caín y Abel sería la misma que si el hombre no hubiese caído. Caín no tendría el sentimiento de odio hacia Abel, al punto de querer matarlo. Habría actuado fuertemente el impulso de querer servirse, respetarse y ayudarse mutuamente.

  2) La relación Caín y Abel en el Cielo

 También en el Mundo Espiritual existe evidentemente la relación Caín y Abel, en todo tipo de niveles, como superior y subordinado, personas de alto rango, personas de bajo rango, personas que cerca de Dios reciben mucho amor, personas que reciben poco, etcétera. Por ejemplo, entre una persona superior y una inferior, en vez de que el superior ignore los sentimientos del otro y le dé órdenes a gritos, le preguntará amablemente: "¿Qué estás haciendo?" Entonces el subordinado le responderá con una sonrisa: "¿En qué puedo ayudarlo?", produciéndose un dar y recibir entre ambos corazones.

 Además, cuando el subordinado tenga que hacerle alguna petición al superior y le diga: "Esto me tiene intrigado, ¿podría usted explicármelo?", el superior no le responderá con una actitud de imponente autoridad o pensando en su reputación como mayor, sino que lo hará como si fuese una conversación entre hermanos, y detalladamente.

 Para agregar, Dios no aplicó el Principio de Reciprocidad solamente a sujeto y objeto en el mundo humano; a todos los niveles del mundo de la existencia Dios les dio por igual un corazón de amor, de querer servir y darse mutuamente unos a otros. Debido a que esta relación se rompió, surgió la relación Caín y Abel. Al complicarse la situación en la Tierra, se complicó aún más el Mundo Espiritual. El ideal del Reino de los Cielos debe ser primeramente realizado en la Tierra, y sobre esa base se ordena en el Mundo Espiritual. Deseo que sus vidas en la Tierra sirvan para re-ordenar y realizar el fundamento del Principio de Reciprocidad, deseando ustedes vivir para sus seres amados.

  17. El Reino de los Cielos - 9 de agosto, 1997

1) El Reino de los Cielos

 Si definimos el Cielo en pocas palabras, es el lugar donde se reúnen quienes no son individualistas ni egocéntricos; puede ser resumido como el mundo de coexistencia, prosperidad mutua y justicia común, en el que abunda sin límites un corazón de vivir para el ser amado, de dar a los demás.

 2) El Infierno

 Es el lugar donde se reúnen quienes solamente están aferrados a sí mismos, a sus circunstancias, y a sus cosas personales. El Infierno es el mundo al que van los hombres que poseen este tipo de disposición.

  3) El mundo de la Eternidad

 En general, la mayoría de la gente en la Tierra tiene puestos sus ideales prácticamente en la búsqueda de placeres físicos, lo que facilita que la vida terrenal de quienes no conocen a Dios sea una preparación hacia el Infierno.

 Ya que nadie puede escapar del mundo eterno, debemos preocuparnos por terminar nuestra vida de manera que cada día de ella sea realmente examinado, considerado, ya que comparada con la vida eterna, la terrenal es demasiado corta. Las normas del mundo eterno no son tan piadosas como las de la vida terrenal. No hay consideración. En lo que el Doctor Sang Hun Lee quiere ayudar a la gente en la Tierra es transmitiéndoles estos hechos, y pienso que es el mejor regalo que podría darles. Lo único que quiero pedirles y con insistencia es que no cometan tonterías momentáneas que puedan afectar sus vidas eternas. Esta es la manera de cumplir con piedad filial ante los Padres Verdaderos, ya que es complicado ordenar el Mundo Espiritual.

  4) El Reino de los Cielos: lugar de felicidad eterna

 El Reino de los Cielos es el ámbito en el que todos, y entre sí, estamos unidos en amor con Dios como nuestro centro. Aquí, altos y bajos, lindos y feos, un presidente o un portero, ricos y pobres, gente educada y no educada, todos viven respetándose mutuamente, siempre con humildad, siempre con calidez, siempre con una sonrisa. Es un lugar de felicidad eterna, sin dificultades ni envidias.

  Capítulo IV

 Encuentros en el Mundo Espiritual I

 1. Jesucristo - 10 de agosto, 1997

 El lugar donde está Jesús es el Paraíso, interés de toda persona en la Tierra. ¿Cómo se encuentra, entonces, Jesús? Vive como si fuese la única persona en el Universo, lo que significa que se siente extremadamente solitario. Hay muchos fieles cristianos alrededor de Jesús. Entre la gente en la Tierra hay quienes llevan un collar de la cruz en sus cuellos, hay quienes tienen un rosario en sus manos.

 Hay mucha gente en la Tierra que vive con el propósito de servir a Jesús como su Señor, pero Jesús se siente solo. Si como innumerables cristianos creen, no hay otro Señor sino Jesús, ¿cómo es que se siente tan solo? Se debe a que en el Mundo Espiritual Jesús todavía está orando y trabajando para el cumplimiento de la voluntad de Dios en la Tierra. Ya que la mayoría de los cristianos no entiende realmente Su corazón, se siente solo y deberíamos solidarizarnos con Él.

 ¿Cómo es este lugar? Si bien lleva el nombre de Paraíso, no es un lugar tan feliz como el Reino de los Cielos, por lo que innumerables cristianos, aspirando al Reino, le ruegan: "¡Señor, llévanos contigo!" Cada vez que esto ocurre, Jesús responde con dolor en su corazón: "Yo no estoy aquí en calidad de Señor, sino de Hijo de Dios y aquí también yo soy feliz".

 ¿Cuándo podrá pasar, entonces, del Paraíso al Cielo? Lo que es más, ¿hasta cuándo deberá Jesús estar aquí? Tiene que esperar hasta que los Padres Verdaderos vengan al Mundo Espiritual y pongan orden.

 Recién en ese momento este lugar recibirá esa gracia. ¿Acaso aquí Jesús no recibe la gracia de Dios? No es eso tampoco. Si bien vi a Dios varias veces con Jesús, los cristianos a su alrededor no pudieron percibirlo. Esta es la diferencia con el Reino de los Cielos.

  2. La Santa Madre María - 10 de agosto, 1997

 La Madre María ha sido en la Tierra una mujer maravillosa, venerada principalmente por los fieles católicos por ser la madre de Jesús. Aquí en el Paraíso Ella está siempre con Jesús, pero no la he visto nunca caminar con el rostro erguido.

Es decir que por sentir que no cumplió todo lo que debía hacia Jesús en la Tierra, vive avergonzada; no fue monja, pero vive sola, como tal, lo que dificulta mucho su relación de madre e hijo con Jesús. No significa que haya malos sentimientos entre ellos. Siempre viven con cuidado, el uno por el otro.

  3. José - 10 de agosto, 1997

 José está viviendo en la misma posición que la Madre María, como su esposo, pero ella vive separada, sola. José vive a su manera, y a pesar de ser cónyuges, viven como extraños, incluso sin encontrarse. A José le cuesta encontrar a Jesús; María lo siente a los ojos de Jesús. Más que eso, parece que temen más la mirada de las personas a su alrededor.

 José está tremendamente arrepentido y lamenta ante Jesús su pasada vida en la Tierra, con un corazón apelante a la expiación de sus pecados. Todas las personas a su alrededor conocen la relación que tenía con María en la Tierra, por lo que ninguno de los dos es libre tampoco en el Mundo Espiritual, y lo sienten dificultoso. Así, este lugar llamado Paraíso, no es tan deslumbrante ni feliz pero sigue siendo un lugar de esperanza y deseo.

  4. Buda - 10 de agosto, 1997

 Buda es sin duda alguien sobre quien los creyentes budistas están muy intrigados. Les voy a contar mi encuentro con él. Pasa sus días sentado solo, al pie de una alta montaña, suspirando largamente. Le pregunté: "¿Por qué suspira con tanta ansiedad?", y me respondió como suplicando en lamentación: "Usted no vino a verme, sino a analizarme. Alguien que vive en el amor de Dios, ¿acaso no sabe por qué suspiro? Cada 8 de abril los budistas celebran mi cumpleaños haciendo festivales en las calles, pero eso no me alegra mucho. Me siento en falta ante Dios y arrepentido por no haber podido saber cómo servir a Dios cuando estuve en la Tierra. Yo mismo viví ignorante de Dios, por lo que no hice más que conducir mucha gente al camino del pecado. ¿Qué puedo hacer?"

 Su rostro nunca se ve muy brillante, y le gusta caminar en las altas montañas. No le gusta encontrarse con gente y busca lugares desolados. Así, siempre está orando a Dios, constantemente haciendo reverencias ante Dios con extrema devoción. Cerca de él siempre lo siguen algunos fieles, pero no le gusta aparecer en lugares donde hay mucha gente reunida.

 Siento que el lugar donde Buda está es el máximo nivel del Mundo Espiritual Medio. Allí, si bien hay muchos fieles budistas, es difícil verlo junto con ellos.

 Mi deber es compartir con Buda las conferencias del Principio Divino y el Pensamiento de Unificación, y mi intención es continuar haciéndolo de aquí en adelante. Su carácter es verdaderamente humilde y cuesta verlo andar con el rostro erguido, en forma altanera. Su actitud es mantener siempre su cabeza inclinada a unos 45 grados y conversa con un aspecto afectivo. Cuando escucha una conferencia, ni bien termino, sin falta me lo agradece repetidamente.

 Cada vez que quiero comprometerlo para una próxima charla, nunca abre su boca fácilmente, permaneciendo en silencio hasta finalmente hacer una expresión como diciendo: "Por favor, venga cuando tenga tiempo". Siento que está muy agradecido pero que expresa disculpas; no habla innecesariamente. Es verdaderamente benevolente y humilde.

 ¿Cómo podrá hacer Buda para encontrarse con Dios? Habrá fieles budistas que pensarán que recibe el mejor de los tratos, por haber sido en la Tierra el máximo fundador religioso. Lo siento mucho por ellos, pero Buda no puede encontrarse directamente con Dios.

 Sin embargo, a veces recibe indirectamente direcciones de Dios, por medio de un mensajero del máximo nivel espiritual. Cada vez que se le va a transmitir algo de parte de Dios, hace una reverencia completa y se arrodilla para recibirla, como se ve en la televisión cuando un siervo se inclina ante el rey. Mientras la recibe, vuelve a hacer una reverencia, como si le leyeran una orden real.

 A veces los fieles budistas lo ven hacerlo, pero no entienden de qué se trata. Tampoco son frecuentes los mensajes de Dios. Su contenido parece ser de consuelo hacia Buda de parte de Dios. Es decir, como llevará tiempo hasta que venga a la esfera del amor de Dios, los mensajes parecen ser palabras de consuelo, de que espere con tranquilidad. En verdad descubrí un hecho sorprendente. ¿Por qué será que Dios puede caminar junto con Jesús pero no con Buda, sino que sólo le envía mensajes? Jesús sirvió a Dios, pero Buda enseñó que uno puede perfeccionarse a sí mismo sin Dios, lo que parece ser la razón por la cual aún no tiene cómo ir ante Él. Aún así Dios lo perdona y lo consuela.

 5. Confucio - 11 de agosto, 1997

Confucio es el fundador del confucionismo. El lugar donde se encuentra es un nivel elevado del Mundo Espiritual medio, no muy lejos de Buda. Aún en la más cruda tormenta invernal viste el tradicional sombrero cilíndrico y sobretodo coreanos, quedándose largas horas en actitud de meditación, sentado en la nieve, sin moverse para nada. Si uno va a verlo repentinamente, la espera se hace difícil, ya que es alguien a quien no se puede ir a ver sin avisarle de antemano.

 Cuando lo saludo, diciéndole: "Confucio, he venido a verlo", me responde: "¿No le parece muy descortés de su parte venir sin avisar?" Me presenté diciéndole que en la Tierra siempre he apreciado muchísimo el pensamiento confucionista y que escribí el Pensamiento de Unificación. Le dije que vine aquí después de vivir con una nueva visión de la vida, que aprendí del Maestro Sun Myung Moon. Entonces me enseñó en reproche "¿Cómo puede llamar a su gran maestro de esa manera? Debe pronunciar Moon, Sun, Myung, cada nombre de una manera honorable". Luego Confucio me dijo: "Me parece que el lugar donde usted está sentado es más incómodo que el mío; cambiemos de asiento". La manera de dirigirse a mí y cada una de sus palabras, estaban tan llenas de cortesía y modales, que yo no podía iniciar mi conversación.

 Varias veces fui a verlo, y cada vez que iba lo veía venir caminando silenciosamente, humildemente vestido. Su carácter, en una palabra, se parece a una estatua de Buda. No habla rápido, por lo que lleva tiempo escucharlo hablar; la expresión de su rostro no suele cambiar, siempre tiene una expresión severa, rigurosa... Le gustan muchísimo tanto el Principio Divino como el Pensamiento de Unificación, y gentilmente me pide: "Me gustaría que volviese por aquí". Sin embargo, tal vez porque pensó que era descortés, examinaba mi expresión facial. Su carácter es tan taciturno que me era algo difícil conocer su interior.

 Me interesaba saber cómo el amor de Dios era transmitido al lugar donde está Confucio. En el caso de Buda, el amor de Dios le era trasmitido por medio de alguien, pero con Confucio era un poco diferente. Dios mismo fue a llamarlo a Confucio. En el momento que le dice que enseñe el pensamiento de Dios dentro del pensamiento confucionista, Confucio se echó de bruces en reverencia. Hace la reverencia de un modo tan ceremonioso, que demora largo tiempo en volver a ponerse de pie. Me pregunté por qué será diferente la manera en que Dios trata a Buda de la manera en que trata a Confucio.

 Mientras que Buda dijo que uno puede perfeccionarse por sí mismo, sin Dios ("Yo soy mi propio Dios"), Confucio se dedicó a enseñar todo tipo de principios éticos, cortesía y normas de conducta para el hombre. La razón por la cual Dios está más cerca de Confucio es que éste no actuó como si él mismo fuese un ser divino.

 Había muchas personas a su alrededor, vestidas a la manera antigua, elegantes, con el sombrero cilíndrico y túnica. Había frecuentemente tantos eventos que no era fácil acercarse. Cada vez que iba a encontrarlo era como tener que pasar por doce puertas.

  6. Mahoma - 12 de agosto, 1997

 Mahoma tiene su lugar un poco distante del Espíritu Santo de Dios. No es ni el Mundo Espiritual medio ni el Paraíso, aunque tampoco era el Infierno. Si fuese en la Tierra, podría llamarlo por el nombre de la región, pero aquí es muy difícil de expresarlo. En pocas palabras, es un lugar mucho más elevado que el Infierno pero no era tan bueno si lo comparamos con el Paraíso.

 Verdaderamente tuve muchas dificultades en el camino hacia su encuentro, porque a Mahoma no le gusta exponerse fácilmente ante otros. Por ello, el lugar de nuestra entrevista tampoco era claro. Nos encontramos en un lugar parecido a un sótano oscuro.

Me preguntó cual era el motivo por el cual había venido a encontrarlo. Después de presentarme le dije: "¿Acaso Mahoma no es una persona a la cual cualquier persona en la Tierra quisiera encontrar y sobre la que se intriga? Vine a verlo porque yo también quería encontrarlo". Después de pensar largamente, comenzó a abrir sus labios: "Tanto cuando vivía con un cuerpo físico como ahora que vivo sin él, estoy en un lugar que no merezco. Sé que Dios me envió aquí para que me dé cuenta de lo equivocado que viví en la Tierra. Estoy profundamente arrepentido y quiero pedir disculpas a Dios por haberle causado preocupaciones. El estar morando aquí en este lugar es obra del cuidado de Dios. Estoy agradecido por haberme enviado por lo menos aquí".

 Continuó diciendo: "De las teorías que estudié acerca de Dios cuando estaba en la Tierra, con un cuerpo físico, pensé que la mía era la más sistemática y detallada, que ninguna se comparaba con ella; sin embargo ahora no sabe cuánto me avergüenza. No puedo levantar la cabeza ante Dios. Ya que vino hasta aquí, antes de irse dígame todo lo que quería decirme", me rogó. Me encontré cuatro veces con este hombre; lo hice para comprender más claramente su pensamiento. En dos ocasiones le presenté una parte del pensamiento y del principio de unificación, y le hablé del Maestro Sun Myung Moon, y estuvo realmente maravillado y lo recibió muy bien.

 El ya conocía bien al Padre Verdadero; agregó que estaba anhelando enormemente que el Reverendo Moon venga al Mundo Espiritual. Cuando le pregunté por qué; me respondió que sabía que a través del Padre Verdadero, Dios había establecido las leyes del Mundo Espiritual y abierto el camino de la liberación de los seres espirituales. Le pregunté: "¿Cómo lo supo?" y me dijo que le fue presentado en varios seminarios realizados en el Mundo Espiritual.

 Su vestimenta lo cubría de la cabeza a los pies, exponiendo muy poco de su piel. Su carácter de todos modos era el de un fundador religioso, con un aspecto majestuoso. Se veía muy diferente del carácter de Buda o del de Confucio. Alrededor de Mahoma había mucha gente de vestimentas y viviendas de menor nivel que el Paraíso o el Mundo Espiritual Medio. El vestía en su cabeza un turbante, así como vemos a los árabes usarlo en la Tierra.

 La mayoría de las personas de la esfera arábiga de este lugar, evitan contacto con la gente. Si uno los mira, giran su rostro. Después de pensar: "¿Por qué será?", se lo pregunté, pero no responden fácilmente; acaso lo harán para ocultar su vergüenza, sabiendo que yo estoy viviendo en un buen lugar.

 La vida a su alrededor se veía dificultosa, ardua. No había ira, ni envidia, ni llanto como entre quienes están en el fondo del Infierno, pero se reflejaba plenamente en sus rostros su vida sufrida.

 Si bien Mahoma por un lado se alegraba de que yo fuera allí a verlo, por otro lado parecía sentirse avergonzado. Siempre me trataba con un rostro embarazoso. Mientras estuve aquí, nunca vi que Dios lo llame; tampoco vi que le pidiese algo.

 Mahoma ha reconocido el inmenso amor de Dios, y por un lado siente pena, pero nunca lo vi hacer una gran reverencia ni devoción a Dios, como lo hacen Confucio o Buda; tal vez lo hace cuando nadie lo ve. Este hombre no se veía solitario como Buda, ni su rostro lucía dócil como el de Confucio. Reflexioné sobre la voluntad de Dios, pensando en cómo un enorme líder de toda la esfera islámica podía estar en este lugar del Mundo Espiritual.

 El hombre fue creado para vivir con bondad, poseyendo una naturaleza que busca la bondad, a semejanza del amor de Dios; sin embargo parece que Mahoma, en vez de buscar naturalmente el amor y la bondad, ha sido un opresor autocrático. El servir a Dios tiene que brotar automáticamente de la naturaleza original del corazón. Una fe que se infunde a mucha gente por un método opresivo y cruel, no pasa de ser una formalidad.

 En medio de un círculo dictatorial, una fe que es arrastrada para sobrevivir, es una opresión de la naturaleza original humana. El hacer servir a Dios por un método opresivo es una manera de liderazgo que obliga a un mero formalismo. Siento que al ser un método muy lejano a la situación de Dios, no puede estar en otro lugar sino ése.

 Mahoma espera, deseando sinceramente que los árabes en la Tierra encuentren al verdadero Dios, pero es algo realmente difícil, por más que lo intenten. Debería tener la cooperación y la oración de la gente de la Tierra para que se le abra el camino hacia Dios; pero al no haber algo así... Por lo que a Mahoma le gustaría muchísimo que la gente de las regiones árabes participe de la Bendición y oren por él.

  7. Emmanuel Swedenborg - 13 de agosto, 1997

 Swedenborg es un personaje que me intriga mucho desde que yo estaba en la Tierra. Para encontrarlo esperé a que sea por voluntad de Dios. Me preguntaba qué le parecería a Dios... Él dijo que si bien el poder del hombre es limitado, el del Espíritu Santo es ilimitado, que Swedenborg era alguien que consideraba mucho más valioso el Espíritu Santo de Dios que su propio intelecto.

 Este hombre estaba en una posición bastante buena, cerca del Paraíso. Inmediatamente antes de encontrarlo examiné el medio ambiente, a sus alrededores. Primero, uno de sus discípulos salió a recibirme: "El Maestro dice que pase". Me dijo que me estaba esperando, porque recibió la revelación de que un enviado de Dios lo visitaría hoy. Ni bien entré al cuarto, Swedenborg me recibió con una franca sonrisa y un rostro brillante. Me hizo sentir muy bien.

 Cuando me senté tranquilamente para presentarme, él dijo: "Usted es una persona que tiene la gracia especial de Dios, y ha vivido sirviendo a un valioso Maestro. ¿No podría darme una clase de las enseñanzas de su Maestro?" Desde el primer día me trató familiarmente, y luego de conversar con él, me di cuenta que tenía un corazón tremendamente puro. Le hablé brevemente del Principio Divino y del Pensamiento de Unificación. Me pidió que le hablara del Padre, quien nos ha dado una enseñanza maravillosa.

 Le pregunté si no conocía ya acerca del Padre. "Es alguien que irradia una luz tan grande como la del sol y la luna juntos. Usted ha servido a un Maestro difícil de juzgar con la mente humana, por lo que me gustaría aprender de usted", me dijo con humildad, y proponiéndomelo indirectamente. Nos comprometimos a que lo visitaría de allí en adelante y compartiríamos varias horas de conversación.

 Swedenborg conversa con un intelecto sistemático y organizado. El tono de la conversación era especialmente interesante. Me pregunté por qué alguien como él, que ha experimentado el amor de Dios y tiene Su reconocimiento estaba sólo cerca del Paraíso. Está en una buena posición, desde la que puede ver de cerca a Dios, y está esperando la mano amiga de los Padres Verdaderos.

 Sin embargo, debido a que vivió en comunicación con Dios por largo tiempo, sus ojos espirituales brillan con claridad. La mayoría de quienes lo atienden a su alrededor también tienen una expresión clara, calma; dan una impresión de humildad. El problema es que, si bien vivió experimentando el amor de Dios, no conoció la enseñanza de los Padres Verdaderos ni sobre la Bendición; sentí que tenía que apresurarme en darle las conferencias del Principio Divino y testificarle antes de que los Padres Verdaderos viniesen al Mundo Espiritual.

  8. Sundar Singh - 13 de agosto, 1997

 Vivió en la Tierra observando niveles muy elevados del Mundo Espiritual; comparé su posición con la de Swedenborg. El lugar donde Sundar Singh mora no es el Paraíso sino una posición perteneciente al nivel espiritual Medio.

 Inmediatamente antes de encontrarlo, observé la variedad de adornos que se veían por todos lados. Era un ambiente como el de antes de comenzar una danza de mujeres chaman, vestidas con extrañas vestimentas. Todo el contorno de la casa era semejante al estilo budista.  

Cuando entré para encontrar a Sundar Singh, vino para guiarme alguien que parecía un sirviente, quien iba arrojando sal en cada lugar que yo pisaba. Sundar Singh no salió de su cuarto, y un portero me abrió la puerta. Cuando me vio me dijo: "¿Cómo es que una persona tan preciosa me visita?" Yo me presenté en detalle.

 Cuando le expliqué que había venido para presentarle el Principio Divino, el Pensamiento de Unificación y a los Padres Verdaderos, me dijo: "Se lo agradezco mucho pero, ¿será que estoy calificado para ello? Ante Dios sólo me siento un pecador". Le pregunte por qué y me respondió que era debido a que en la Tierra no había recibido al Espíritu Santo sino a espíritus de otros niveles, y por eso su alma se sentía avergonzada de ir cerca de Dios. Dijo que escucharía mis charlas sólo después de hacer una ofrenda para la expiación de sus pecados.

 Su manera de hablar era muy humilde, calma, pero dejaba ver partes cortantes como una hoja de cuchillo.

 No me animé a decirle que a Dios no le debían gustar mucho todos los adornos que habían en torno a la casa, para ofrecer sacrificios. Pensé que más adelante podría cambiar, después de escuchar las conferencias del Principio Divino. Era bastante complejo el proceso que usaba para purificar la ofrenda.

 El Mundo Espiritual difiere según el lugar de cada uno; parece que si uno está donde se tiene conciencia de Dios, va a evitar penalidades; pero cuanto más bajo es el nivel del lugar, desconocen a Dios y hay clamores y gritos. Este lugar parece que no será ordenado fácilmente, aún después de enseñar el Principio Divino decenas de veces. Ante el Padre Verdadero, sólo puedo decir que lo siento.

  9. Sócrates - 13 de agosto, 1997

 Mucha gente debe pensar en Sócrates cuando sus pensamientos son complicados y está confundida ideológicamente. Desde que nace, el hombre quiere por naturaleza conocer a Dios, y lo busca.

 La razón de ello es que, antes de tomar conocimiento racional de que fue creado por Dios, ya existe una conexión de corazón por estar en relación de hijo a padre con Dios. Entonces, la naturaleza original del hombre de buscar a Dios, hace que eventualmente lo busque. Si uno está muy aferrado a su propia ideología y pensamientos, termina olvidando o negando la existencia de Dios.

 Hice grandes esfuerzos para encontrarme con Sócrates, pero ello no fue fácil. El lugar donde este hombre mora está muy en los bajos niveles del Mundo Espiritual Medio. Fue difícil encontrarlo, porque él no quería verme.

 Fui una primera vez, luego una segunda vez y a la tercera me recibió, pero con una expresión oscura y deprimente. La razón por la que no quería encontrarme, es que no le gusta discutir con gente que tiene una filosofía diferente de la suya. Eso porque su posición es la de insistir en que el fruto intelectual de todo lo que él pensó hasta ahora no era errado, y especialmente no sentía ninguna necesidad de escuchar otro tipo de pensamiento. Es muy arrogante y le fastidiaba conversar. No tuvo ninguna intención de escucharme.

 De todos modos comencé a hablarle del Pensamiento de Unificación de a poquito, hablándole despacio. Ya bien adentrados en una conferencia me interrumpió: "¿Quién creó esa teoría de usted?... ¿Es suya? Si es suya, se ve que usted ha pensado bastante". 

Entonces comencé a presentarle a los Padres Verdaderos, pero no los conocía. Después de conversar por muchas horas, pareció querer abrirse un poquito. A través de él se me ocurrió pensar que los pensamientos de los filósofos son un gran obstáculo para Dios. Estaba tan lleno de su propio pensamiento e ideología, que asimilar el Principio Divino le llevará tiempo.

 Le pregunté si tenía intención de escuchar más charlas la próxima vez que yo viniese, y me respondió: "No es que tenga tantas ganas de escucharlas, pero si viene con la intención de que yo cambie mis ideas, no será bienvenido".

 Una vez que se sumerge en un pensamiento, no quiere encontrarse con nadie hasta que no lo haya resuelto. Así, su contorno es monótono; es un lugar algo alejado de la gente.

 Tampoco tiene interés en la armonía del mundo creado, que dentro del amor de Dios las flores nacen y se marchitan, ni en el hecho de que la vida y la muerte del hombre se originan en la armonía del poder de Dios.

 A causa de ello me pareció que le llevaría tiempo deshacerse de su obstinación, pero igual tengo esperanzas, porque el Pensamiento de Unificación es de una dimensión más elevada que el de cualquier filósofo.

 Se le preguntó al Dr. Sang Hun Lee a través de la médium si Sócrates conocía a los Padres Verdaderos, si sabe de Dios, y él le respondió: "Conoce a Dios, pero no conoce con profundidad acerca de los Padres Verdaderos, y por causa de su filosofía no se preocupa tampoco por conocerlos".

  10. Adán - 14 de agosto, 1997

 Adán, el primer antepasado humano, nuestro abuelo, además de ser bien parecido es bueno, siempre cálido, de un rostro que trae tranquilidad a quien con él se relaciona. Me intrigaba saber en qué nivel estaba morando. Si lo quisiéramos registrar en detalle llevaría muchísimo tiempo, y me sentiría mal por la Señora Lee.

 Originalmente Adán había caído tan distante de Dios que no podría presentarse ante Él, pero al haberse cumplido su período de indemnización, actualmente está morando en un buen nivel, cerca de Dios. Adán siempre teme ir ante Dios y le cuesta. Siempre anda con cautela.

 Sobre la vida de aquí, Adán dice que es mucho mejor que la del Jardín del Edén, ya que hay abundancia de todo y además se puede encontrar con mucha gente. En el Edén siempre se sentía solo y temía la hora de encontrarse con Dios; dijo que no sabía que tenía que hacer feliz a Eva.

 Pensó que andar juntos y vivir en el Jardín del Edén era todo. En otras palabras, quiso expresarlo así, que como hombre aún era muy inmaduro. En aquellos días todavía no tenía la edad como para ver el hecho de que Eva sería su esposa. Cuando Eva se equivocó, recién allí se dio cuenta de ello, y dice que él no pudo hacer nada. 

Por haber fallado en cumplir toda su responsabilidad como antepasado humano, Adán sufrió considerablemente por miles de años, y confiesa que ante Dios se siente indescriptiblemente un pecador. Ahora se encuentra bien, cerca de Dios, pero su rostro siempre expresa cautela.

  11. Eva - 19 de agosto, 1997

 Puede sonar muy fuerte decir que Eva es la mayor pecadora de la historia humana, pero fue la mismísima persona que cometió un error incorregible. Eva está viviendo con Adán, cerca de Dios. Es siempre suave y pensativa, aunque bastante obstinada, y si bien no es de una belleza inusual, es bien parecida.

 Cada vez que uno quiere acercarse a hablarle, gira su rostro. Cuando la volví a encontrar, dio vuelta su rostro y bajó su cabeza, evitando mirarme a los ojos. Llevó un poco de tiempo, pero se abrieron las puertas al diálogo. Al intercambiar opiniones, y al saber que estoy cerca de Dios, quiso conversar con franqueza.

 Comenzó diciendo: "No es necesario que vuelva a hablar de mi error, pero seré honesta con usted. Mi relación con Adán fue siempre cercana, siempre comíamos, dormíamos y vivíamos juntos. Eramos muy jóvenes entonces y no teníamos cómo saber que un día seríamos cónyuges. A Adán le gustaba andar por todos lados, jugando. A mí también me gustaba jugar, pero prefería estar quieta en un lugar, pasar el tiempo con cada cosa de la creación. A veces estábamos juntos con Adán, pero gran parte del tiempo estábamos separados, él jugando a su manera y yo a la mía; no tuvimos oportunidad de expresarnos mutuamente un amor de hombre y mujer.

 El ser que abrió mis ojos al sexo opuesto fue precisamente Lucifer. Nunca se alejaba de mi lado, me llevaba a todos lados y me enseñaba todo con detalles. A veces también me traía lo que yo quería comer. En eso comencé a sentir atracción sexual hacia Lucifer, y él también comenzó a sentir amor por mí. Cuando esta relación con Lucifer maduró, Adán lo percibió, pero ni interfirió conmigo ni me demostró amor; dejó todo como estaba.

 Entonces mi amor por Lucifer se hizo más ardiente, y él me guiaba bien. Emocionalmente no podía separarme de Lucifer. Esto duró un buen tiempo. Lucifer estaba asustado y yo no soportaba tampoco el temor. Aún así, cuando Adán me veía, se escapaba de mí. Tiempo después comencé a darme cuenta que mi conducta era incorrecta. Un día recibimos de Dios una orden impetuosa, nos reprochó fuertemente diciendo que a partir de entonces no estábamos calificados para estar a Su lado.

 Entonces sí busqué a Adán con sinceridad, me aferré a él desesperadamente para que me ayudara. Después de ello me acosté con Adán, tal cual había aprendido de Lucifer. Cuando tuve una relación sexual con Adán, no sentí la misma pasión que con Lucifer, y comencé a extrañarlo más y más. Extrañamente, Adán y yo nos sentimos alejados, ocasiones que aprovechaba Lucifer para tentarme con ojos agresivos, de manera que no podía resistirlo. Finalmente fui atraída al seno de Lucifer.

 Con el paso del tiempo no podía evitar la mirada de Dios; temía Su ira sobre mí, sin poder soportar un sorpresivo sentimiento de terror. Entonces fui junto a Adán, y aún sin relacionarnos, estando a su lado sentí cierta tranquilidad. No sabía por qué, pero ahora cada vez que me acercaba a Lucifer era presa del temor y con el tiempo, comenzó a asirme un sentimiento de culpa hacia Adán.

 Adán me consoló, pero mi corazón me atormentaba. Esa ha sido mi vida hasta ahora. Lo siento por Adán; soy una terrible pecadora que no puedo apelar a la gracia salvadora de Dios. Cuando culminó el período de indemnización, me llamó a este lugar, pero no puedo con mi pecado", terminó diciendo.

 Me pregunté por qué será que Dios llamó tan pronto a la pecadora Eva a su lado. Adán y Eva son pecadores que no pueden limpiarse como antepasados de la humanidad, son las mismísimas personas que le causaron el mayor dolor al corazón de Dios; me pregunté cómo es que estaban aquí ahora.

 Con el correr de la historia debe llegar el día de alegría en que hasta el Infierno sea liberado. De no ser así, va a ser difícil para los hombres con cuerpo físico librarse del dolor y el sufrimiento terrenal. Ahora que los Padres Verdaderos en la Tierra han establecido las condiciones para indemnizar a la familia de Adán, con esa condición esta familia ha sido liberada. Con ello se ha establecido el fundamento para abrir las puertas del perdón de todo crimen y pecado. Algún día se abrirán las puertas del Infierno y vendrá el día de la liberación eterna.

  12. Noé - 19 de agosto, 1997

 Encontré a Noé, el Padre de la Fe que construyó el arca en la cima de una montaña, para lo que trabajó durante 120 años. El estaba morando en el nivel superior del Mundo Espiritual intermedio. Siempre se postra en oración y hace ofrendas a Dios, poniendo en ello toda su devoción. Su vestimenta es como la de un campesino que planta arroz. Siempre se lo ve trabajando. Me quedé observándolo para ver en qué trabaja con tanta diligencia.

 Estaba construyendo un altar para hacer ofrendas a Dios. Controlaba aquí y allá, con la misma habilidad que construyó el arca. Pone toda su devoción, da lo mejor de sí mismo en todo lo que hace, vaya donde vaya y haga lo que haga, no sólo por las cosas propias sino también por las cosas de quienes están a su alrededor. Estimula a otros a hacer oración aquí, otras condiciones allá. Su expresión facial deja ver que es verdaderamente gentil, de buen corazón, no interesado.

 Le pregunté al abuelo Noé: "¿Nunca vaciló su corazón, durante esos 120 años en la cima de la montaña?", a lo que respondió: "Estaba construyendo un arca según la orden de Dios; no podía cambiar de pensar en la mitad de lo que estaba haciendo; si cambiase, tendría que dudar que fue una orden de Dios. Yo no puedo recordar cómo pasaron los 120 años, ya que estaba totalmente dedicado a construirla... Mis hijos y mi esposa a veces me ayudaron, pero no me apoyaron en un cien por ciento. La gente siempre busca sólo lo que se ve a los ojos, muchas veces le dan la espalda a Dios porque es invisible. 

Así, ellos hicieron tambalear mucho mi corazón, siendo que yo estaba trabajando duro haciendo el barco. Ellos me cuestionaban: "Si viene un diluvio moriremos todos. ¿Cómo vamos a vivir sólo nosotros? ¿Por qué Dios nos salvaría sólo a nosotros? Cuando empiece a llover entonces pregúntele a Dios nuevamente, y si está seguro, empecemos de nuevo".

Si Dios destruyese a todos los hombres, no quedaría descendencia. Dios no es capaz de hacer eso. Tuve muchas tentaciones, pero lo único que sabía era que debía obedecer Su palabra. Aún así, agradezco que mis hijos y mi esposa no me dejaron. Mientras vivimos en la Tierra, el servir a Dios con todo nuestro ser y vivir según su palabra, fue la condición para la máxima felicidad.

 Por eso aquí, en este buen lugar, le estoy enseñando a mucha gente la manera de servir a Dios. Esta es la hora que yo más disfruto. Perdone que sea impertinente, pero me pregunto cómo es que usted recibe tanta gracia de Dios. ¡Qué bien lo habrá servido en la Tierra!"

 Noé ciertamente no conocía a los Padres Verdaderos. Después de explicarle por un buen tiempo, pareció sumergirse en sus pensamientos, hasta que dijo: "Parece que usted nació en el tiempo justo", con una expresión como si desechase una ambición. Le expliqué que un día todos podríamos ir cerca de Dios, a lo que agregó: "Agradezco este lugar. ¿Acaso no vivimos según nuestros méritos?" Quiso escuchar muchas cosas sobre los Padres Verdaderos.

 Otra cosa que me interesaba era el tiempo del juicio por el diluvio. "Quiero saber qué sintió en aquel tiempo". Comenzó a responder: "Un día Dios me dio una orden urgente: 'Noé, apúrate, apúrate, rápido, entren todos al arca'. Tres días después comenzó a llover torrencialmente. Recién entonces los miembros de mi familia comenzaron a creer en su padre.

 Cuando llevábamos tres días encerrados, tanto los animales como ni familia me pedían que les abriera la puerta. En ese momento solamente me apoyé en Dios y oré con fervor - Juzgue con el diluvio. Construya su Reino en esta Tierra -; ésa era toda mi oración. Cuando llovió a cántaros se tranquilizó el interior del barco; los miembros de mi familia estaban atentos a cada cosa que yo hiciera.

El diluvio que continuó durante 40 días y 40 noches era literalmente una gran tormenta. El mundo se oscureció con la lluvia. El agua que corría por los valles provocaba el derrumbe de montañas, quebraba los árboles. Los truenos y los relámpagos no cesaban. Comprendí que era realmente un castigo de Dios, y oré con ansiedad. Mi familia, postrada, sólo observaba mi expresión. Mi corazón se repetía '¿Cuándo terminaría la ira de Dios? ¿Cuándo?'

 Cumplidos 40 días, Dios me dijo: 'Noé, tu fe ha aplacado la ira de Dios'. Un rayo de luz brilló a través de una ventana del arca, y la tempestad comenzó a cesar. Después de eso, una vez que mi familia salió del arca, creía en lo que yo hacía, dependieron de mí y me siguieron. Fue una época feliz. Todos éramos un solo corazón, y comenzó a abrirse un camino para que vivamos". 

Le pregunté: "¿Le molesta si le pregunto sobre el error de Ham?" Me respondió: "Ese año, toda la familia trabajó mucho. Especialmente la cosecha de uvas fue abundante. Gracias a la dedicación y devoción de toda la familia, todo era abundancia y tranquilidad de corazón. Al acostarse, uno se sentía realmente feliz.

 Un día, cansado de tanto trabajar, bebí un poco de vino y me sentí soñoliento. No sé si es que me subió la temperatura del cuerpo o qué, pero me quité toda la ropa y me quedé dormido. Estaba desnudo.

 Normalmente mi segundo hijo era obediente a la voluntad de sus padres. Como yo estaba durmiendo, parece que entró al cuarto para asegurarse que yo durmiese cómodo. Aparentemente se sorprendió asustado de verme desnudo. La familia se vino toda e hizo un escándalo, especialmente mi esposa me reprochó mucho. '¿Alguien que sirve a Dios no sabe proteger su cuerpo?', me dijo. El pecado de no haber cubierto mi cuerpo se convirtió en un gran problema ante Dios. Dediqué mi vida a servir a Dios, pero después del juicio del diluvio fui más arrogante que humilde, por lo que Dios amonestó y castigó a mi familia. Pienso que lo primero es tener siempre una actitud humilde ante Dios".

 Entonces agregó que cada vez que piensa en el error que cometió, se siente arrepentido y avergonzado ante Dios. Noé sirvió totalmente a Dios toda su vida. Un error del grado del cometido por Ham podría haberlo dejado pasar, pero Dios, fríamente, no lo perdonó.

 Esto se debe a la caída, ya que si Dios lo perdona se convierte en una nueva condición para la acusación de Satanás; no podía perdonarlo. Esto responde a las leyes del Mundo Espiritual; la ley celestial es rigurosa.

 Así, quienes quieran ser tratados cordialmente ante Dios, deben vivir de tal manera que sean aprobados y estén calificados según la ley del Mundo Espiritual. Solamente así serán bien recibidos por Dios. Deseo de corazón que reflexionen nuevamente sobre sus vidas terrenales y lleguen a estar calificados ante Dios.

  13. Abraham e Isaac - 20 de agosto, 1997

 Abraham e Isaac dicen que les había sido ya presentado antes de encontrarme con ellos. La razón de ello es que Abraham ya había escuchado el rumor de que yo, estando en el Mundo Espiritual cerca de Dios, andaba visitando a personajes centrales de la historia providencial. Fueron ellos los que vinieron a verme, pensando que no podían hacer venir hasta donde estaban ellos a una persona valiosa.

 El rostro de Abraham se distinguía en talento y elegancia, y era bien parecido. Cuando le dije que quería ir a conocer el lugar donde reside y su situación, me dijo que todos los que están a su alrededor sirven bien a Dios siguiendo las leyes celestiales, mañana y tarde reverencian a Dios y le dedican su devoción.

"Estoy interesado en la ofrenda de Isaac", le dije, y respondiendo: "Debe estarlo", comenzó su relato. "Esencialmente un hijo era precioso para mí, y mientras lo esperaba, ofrecí mi devoción sirviendo a Dios. En la voz de Dios no había contenido que yo pudiese rechazar. Mi fe en Dios era tal que yo quería vivir con Él, dejando todo en manos de Dios y dependiendo de Él.

 Cuando yo tenía 100 años me dio un hijo, ya que todos los días de mi vida le oré y me dediqué a Él. Es indescriptible lo valioso que ese hijo era para mí. Lo llamaba 'Isaac, Isaac' y estaba tan embobado con mi hijo que hasta me olvidé de hacer ofrendas a Dios, quien me había dado ese hijo, pero estaba más metido en el amor y pensamiento de Isaac que en mi fe en Dios.

 A medida que crecía sanamente, se interesaba en todo lo que su padre hacía. Me obedecía mucho. Tal vez es porque lo había adquirido por medio de oración y dedicación a Dios, que cuando yo estaba indeciso en servir a Dios, él me decía: 'Padre, Dios se va a enojar; ¿cómo es que hoy falta el agua del altar? Yo se la traigo'. Así crecía con sabiduría. En eso un día Dios me llama: 'Abraham, quiero que me hagas una ofrenda; especialmente esa ofrenda puede ser muy difícil para tí; ¿aún así podrás hacerla?', me preguntó. 'Ordene, haré lo que mi Dios me pida', le respondí. '¡Abraham!, quiero que me entregues como ofrenda a Isaac, a quien más aprecias', me dijo. Pensé que le entendí mal, y volví a preguntarle: 'Dios ¿qué me dijo que le ofrende?' y me confirmó: 'Quiero que me dediques como ofrenda a tu hijo Isaac'.

 Yo no podía tolerar el dolor. Día y noche eran todo oscuridad. Estuve angustiado por varios días, sumergido en mis pensamientos; entonces Isaac vino a mi lado y me preguntó con insistencia: 'Padre, ¿le preocupa algo?' Le dije: 'Isaac, hijo mío, Dios me pidió una ofrenda'. Isaac habló como si no pudiese entender: 'Padre, ¿Cómo se queda así, sin ejecutar la orden de Dios? ¡Hágala rápido!', me urgió. 'Isaac, la ofrenda no debe ser hecha aquí, sino que hay que ir a un lugar muy lejano. Dice que es muy lejos, en una alta montaña', le comenté. 'Si es tan lejos, más hay que apresurarse, vamos rápido, Padre', me urgió. No pudiendo resistir la urgencia, fui casi como arrastrado. Después de varios días llegamos a la cima de la montaña. Allí me preguntó: '¡Padre! ¿Cuál es la ofrenda?' Yo no podía decírselo.

 Una vez que había apilado la leña lo llamé por su nombre y lo apreté en un abrazo. Entonces Isaac me dijo: 'Padre, Dios le pidió que le ofrendara a Isaac, ¿verdad? Yo lo sabía, lo supe al ver sus expresiones de preocupación'. Isaac, luego de decirme: 'Estoy muy agradecido de que Dios me eligió como ofrenda. Padre, ¿de qué se preocupa? Una ofrenda a Dios es algo bueno, una bendición', se recostó inmediatamente sobre la leña. Con sentimientos mezclados de temor a Dios y dolor por mi hijo, alcé mis ojos al cielo y oré: 'Padre Abba, le entrego mi ofrenda'. Con esta oración, estaba por bajar el cuchillo cuando escuché una fuerte voz que venía del Cielo. 

' ¡Abraham! ¡Ahora sé que me respetas! Detén tu mano', me gritó. En ese momento Isaac, que estaba recostado, se levantó y me reprochó: '¿Porqué se detiene, sin hacer la ofrenda?' Le expliqué: '¡Isaac! Levántate y bájate de allí. Dios me dijo que no recibirá la ofrenda'. Se acercó y me gritó: '¡Padre! Si jura en falso ante Dios, ya no podré mirar su rostro'.

 Isaac creyó mis palabras en el momento que Dios lo llamó: '¡Isaac!' Dios nos perdonó a padre e hijo por esta vez, por el error que yo había cometido al hacer la ofrenda anterior. En ese momento, a mi lado, Isaac bromeó: 'Parece que Dios pensó que esta ofrenda era tan joven que no tenía valor'.

 Isaac es de complexión pequeña, pero se parece a su padre; es bien parecido y de corazón humilde. Es envidiable la buena relación de padre e hijo que hay entre Abraham e Isaac. La lección de Abraham ofrendando a Isaac nos enseña mucho y nos hace sentir muchas cosas.

  14. Judas Iscariote - 20 de agosto, 1997

 Judas Iscariote se escapa continuamente. Fui a visitarlo varias veces, pero en cuanto me ve, se escapa. Así un día le dejé un mensaje en un papel: "Sus errores del pasado no deben ser escondidos, sino que el apelar al perdón de todos es el camino de la expiación, para recibir el perdón de los pecados", y unos días después volví a visitarlo. Eso lo llevó a encontrarme, con la cabeza gacha de un pecador.

 "¿Por qué me persigue? ¿Qué quiere hacer con encontrar a un pecador como yo?", me preguntó. Yo no le respondí de inmediato. Después de un rato continuó: "Los grandes pecadores de la historia no pueden ir ante Dios, ni encontrarse con el Señor; pienso que vivir aquí, de esta manera, es el camino de expiar los pecados. Por favor, le pido que no venga más".

 Le dije: "¡Cuánto le dolerá el corazón! Sé que no le sirve de consuelo, pero vine porque pensé que tal vez visitarlo era una forma de consuelo". "Hasta ahora nunca ha habido quien quisiera visitar y consolar a un gran pecador como yo; no hay nada ni nadie que pueda consolarme, así que me gustaría que no venga más a verme", dijo.

 No había manera de enseñarle ni el Principio Divino ni el Pensamiento de Unificación. El ambiente que lo rodeaba era como el de una cárcel, árido y desolado; no había casi nadie. ¿Qué lugar será este? El Infierno que imaginan las personas en la Tierra es oscuro, lleno de gente gritando y llorando, lleno de olores hediondos, pero el Infierno no es más que un lugar muy solitario. Me fui, pensando que dejaría pasar un poco de tiempo antes de volver a visitarlo, para ayudarlo a encontrar paz en su corazón.

  15. Juan el Bautista - 20 de agosto, 1997

 Juan el Bautista es de corta estatura, con cara de ser muy inteligente. Cuando visité a Jesús y me volvía le pregunté cómo estaba Juan el Bautista, y me respondió: "No le diga que me vio; Juan tampoco tiene ganas de verlo a usted; no va a poder verlo". El lugar de Juan estaba muy distante del lugar donde está Jesús. Cuando fui a visitar a Juan, me detuvieron guardias muy fuertes, armados con espadas. Me dijeron que nadie puede encontrar libremente a su maestro. Ellos tomaron un libro de visitas, y me dijeron que si firmaba, me harían pasar. Cuando entré, Juan me recibió, inclinándose en una reverencia y diciendo: "Cómo un mensajero de Dios puede venir a este humilde lugar... " Se sentó sobre ambas rodillas. Aún antes de que yo dijera algo, comenzó a hablar.

 "En la Tierra fui respetado y seguido por mucha gente, pero ahora éste es mi lugar, insuficiente para recibir al Señor. Y aunque quisiese servirlo, Él no va a querer venir aquí. Yo estaba muy acostumbrado a sólo ser servido, y no presté ninguna atención a la vida de Jesús, porque miraba a Jesús y me relacionaba con Él con ojos humanos, embebido más en pensamientos humanos que en la situación de Dios... No sabía que ello sería tan grande pecado. Estoy angustiado, porque no sé cuál es la manera de ser perdonado. Usted, que vino como mensajero de Dios, ¿no podrá ayudarme?", preguntó.

 Entonces yo le pregunté: "¿Por qué hay en la entrada guardias armados con espadas?" Me respondió: "Siempre estoy inseguro, con miedo de que alguien venga a hacerme daño; por eso selecciono a la gente que me visita". Le hablé a manera de presentación sobre los Padres Verdaderos, y le comenté: "Más adelante deben expiarse los pecados, y vendrá el día en que se abrirán las puertas del Infierno". Me preguntó cuándo sucedería eso. Camino de vuelta, me dolió el corazón, al pensar que en la Tierra, ante los Padres Verdaderos hay muchas personas en la posición de Juan el Bautista, y terminarán viviendo como él.

   16. Kim Il Sung - 21 de agosto, 1997

 Para encontrar a Kim Il Sung lo busqué por todos lados. Le pregunté a Dios por el lugar donde está Kim Il Sung, y sólo sacudió Su cabeza. Pregunté aquí y allá, pero nadie lo sabía. Entonces, sin saber ya qué pensar, fui a buscarlo en los lugares bajos de niveles inferiores.

 Este lugar sí que se siente ser el Infierno. ¿Y qué pasó? Un gigante, herido de balas y arma blanca, estaba apoyado contra la puerta, sin poder entrar, sentado y con un aspecto miserable. Le pregunté: "¿No será usted acaso el Premier Kim Il Sung?" Sin conseguir mantener su cabeza erguida, gimiendo y lamentándose, preguntó quién era yo. Le aclaré quién era y le nombré al Padre Verdadero.

 Entonces, sangrando en varias partes, cambió de posición para arrodillarse. Dijo que estaba pagando con este dolor el precio de todos los pecados que cometió contra él. Le pregunté: "¿Por qué se queda ahí en la entrada, sin pasar adentro?" "Me gustaría poder entrar allí, pero cuando lo intento, me arrojan piedras, cuchillos, armas y todo tipo de cosas, armando tal revuelta que no puedo soportarlo. Además me echaron a gritos; no puedo quedarme allí.", contestó.

"Usted, ¿por qué me busca? ¿Se enterará mi hijo Jong Il de mi miserable situación? Si seguimos de este modo, Corea del Norte se arruinará. Yo ya lo sabía, pero no podía hacer nada. Lo único que deseo ahora es que Jong Il lidere bien, atendiendo al Padre Verdadero y recibiendo sus instrucciones. No sabía que el clamor y los gritos de mis compatriotas era tan fuerte. No sabía que mi pecado era tan grande. Nadie me quiere recibir, en ningún lugar. ¿Puede usted salvarme?", me pidió.

 No pude sino enseñarle las charlas del Principio Divino y el Pensamiento de Unificación. Realmente no podía ver tan horrible escena. Pasé al interior de la puerta, era como el patio de una cárcel.

 Toda la gente que estaba allí se levantó y me preguntaron: "¿Quién es usted para entrar de esa manera?" Les expliqué que era un mensajero de Dios, y que necesitaba que me dieran un poco de tiempo para hablarles.

 Aquí y allá dijeron sarcásticamente: "Está bien. Tenemos tiempo, intente un discurso". Después de explicar que Dios es el dueño del amor, enseñé del Principio Divino, las características duales y por unos cuarenta o cincuenta minutos, apelé a ellos con lágrimas, enseñando que debemos vivir para servir a los demás, que entre personas que sufren deben amarse, perdonarse sus faltas, ayudarse unos a otros, que aguanten y esperen hasta el día que el Infierno sea liberado.

 Luego le pedí a Kim Il Sung: "Acuéstese aquí; tiene muchas heridas", y lo tocaba, curándoselas. Las personas paradas alrededor me ayudaron a limpiar las heridas, y el ambiente se tornó calmo. Les pregunté: "¿Puedo volver para continuar con las charlas?" Hubo quienes dijeron: "Bueno," y hubo quienes se mostraron molestos, comentando: "Que cada uno viva su suerte".

 Kim Il Sung estaba impacientemente sentado, sin poder levantar su cabeza, sin ver que yo me iba. Camino de regreso, pensé: "La vida terrenal es tan corta. ¿Quién lo sabe? Como este lugar no se ve, la gente vive aferrada sólo a la realidad visible. ¡La historia del hombre ha sido realmente miserable, vidas que están yendo a este castigo del Infierno, a este horrendo Infierno!"

 Escribo esta carta con el corazón lleno de esperanza, deseando que para nuestros miembros les sirva de elemento vivificador, para que ninguno sufra y todos puedan ser abrazados justamente en el seno de Dios.

  17. La Esfera del Mundo Espiritual de Unificación - 21 de agosto, 1997

 Para explicar la esfera del Mundo Espiritual de Unificación no puedo sino decir: "Esto es realmente el Reino de los Cielos, esto es realmente el Edén, esto es realmente pacífico, esto es realmente felicidad, éste es realmente un lugar lleno de esperanza, es realmente un jardín de amor, es realmente un éxtasis. Aquí es realmente el lugar donde brota el amor. Es un lugar sagrado, de una belleza difícil de expresar".

 Aquí Heung Jin Nim es el primero en querer hacer todo, con calma, con humildad, con detalle. Siempre resuelve todo en consulta con Dios. Visita cada nivel, escucha la situación de cada uno y los consuela. El misionero Chong Goo Park siempre lo acompaña a todas partes, lo refrena de ir a lugares muy difíciles y va él en su lugar a resolver las cosas.

 Dae Mo Nim siempre está orando, haciendo condiciones para Heung Jin Nim. Vive con una sola mente y un solo deseo, pidiendo por salud y larga vida a los Padres Verdaderos. Choong Mo Nim llama a Dae Mo Nim "Madre Mayor" o "Gran Madre", está siempre a su lado y se esfuerza por aprender hasta las cosas pequeñas. Un día presencié una escena muy interesante.

 El matrimonio de Dae Mo Nim y el de Choong Mo Nim estaban reunidos conversando, mirándose unos a otros, y el esposo de Dae Mo Nim dijo: "Vamos a divertirnos juntos, como consuegros que somos. Siempre nos tratamos con tanta seriedad y formalidad, que siento que estamos muy distanciados" A su lado Dae Mo Nim le dijo: "¿Cómo pueden consuegros divertirse juntos? ¿Acaso no es natural que la relación sea formal y seria?" Choong Mo Nim es siempre seria y formal, esforzándose por aprender.

 El Presidente Hyo Won Yoo siempre está enseñando el Principio Divino. A veces está sentado conversando cómodamente con los miembros, y de repente vuelve a las conferencias. Dice que las charlas del Principio Divino por sí mismas son su propia vida. Aun en medio de tan buen ambiente, hay veces que no es tan bueno.

Aunque aquí hay muchos miembros, no todos son felices. Ellos llevan expuesta una credencial con el nombre de sus pecados, así que es indescriptible la humillación y el dolor que atraviesan hasta que consigan indemnizarlo. No es que no haya clases en el Reino de los Cielos. Aquí también las hay. Pero omitiré el resto.

 Resumiendo, la vida en el Reino de los Cielos es una extensión de la vida terrenal. El Mundo Espiritual es igual que el granero en el que almacenamos el fruto de nuestra propia vida. Pero más precioso que el grano es la actitud de vivir para el ser amado, servir a otros. Aprendimos del Principio Divino que la base de la acción de dar y recibir es vivir para los demás. Si vivimos pensando en los otros antes que en nosotros mismos, viviremos correctamente.

  CAPITULO V

Encuentros en el Mundo Espiritual II

 Los lideres del mundo comunista

Carlos Marx 19 de mayo, 1998

Carlos Marx vivió su vida terrenal como el jefe de personas malas. ¿Por qué era tan cruel? Su rebeldía se derivó de su resentimiento por el poco reconocimiento que recibió por lo que consideró sus grandes y maravillosas ideas. No estaba dispuesto a abrir su mente al debate debido a su horrible orgullo y arrogancia por su pensamiento. Así, él se rebeló contra el sistema social, y su pensamiento proporcionó la chusma rabiosa con el fundamento para la revolución. Me pregunté dónde semejante persona cruel, intoxicada con sus propias ideas durante su vida, viviría en el Mundo Espiritual.

Al principio no era fácil encontrarlo. Pero entonces comprendí que aquéllos que son iguales se juntan en el mismo rebaño, así que para encontrarlo pregunté por aquí y por allí dónde se podría encontrar a los revolucionarios.

Las personas que trabajaron por la revolución en la Tierra todavía están intoxicadas con ellos mismos en el Mundo Espiritual. Alrededor del lugar donde vive Carlos Marx, allí encontré edificios gastados que se parecen a centros de detención para los prisioneros de la guerra. En esas casas había muchas personas que se parecen a los remanentes de un ejército derrotado. Eran personas exhaustas que estaban acostadas porque no tienen nada que hacer, y personas inválidas que caminaban apoyándose con muletas. Sus caras eran exánimes, reflejando las realidades miserables de la guerra. No obstante, se iban a alguna parte. Lo seguían a un guía.

Entonces escuché a alguien gritar con voz fuerte desde un lugar alto: "¡Mis compañeros ciudadanos!" gritó. "¡Empezamos de nuevo! No podemos ser derrotados aquí. ¡Animémonos y esforcémonos una vez más! La victoria es nuestra." Gritaba esa clase de retórica. El hombre que gritaba era el mismo Carlos Marx.

Esperé para encontrarme con él en el fondo del público. A pesar de las dificultades de la gente, insistió continuamente que su teoría conseguiría la victoria. Después de su discurso le pedí que se encontrara conmigo por un momento a pesar de su agenda tan ocupada. Cuándo le pregunté me dijo: "¿Qué tipo de pensamiento representa usted?" Entonces me presenté: "Soy Sang Hun Lee, y sistematicé la Crítica y Contrapropuesta al Comunismo". Él contestó: "No tengo nada que ver con la Crítica y Contrapropuesta al Comunismo. No tengo tiempo para hablar con usted porque estoy muy ocupado". Cuando dijo esto, respondí: "No importa cuán ocupado esté, no debe tratarme así. Lo esperé hasta que se terminara su conferencia". Con eso bajó la vista, y me pidió que me sentara con él. No me permitió decir una ni palabra. Afortunadamente, estaba dispuesto a escucharle mientras explicaba sus teorías.

Era un gran teórico. Habló sobre su teoría sin detenerse para respirar. Como insistió fuertemente en su opinión, yo no podía entablar un diálogo. Esperaba continuamente. Cuando parecía estar por terminar, me puse de pie y le dije que me tocaba a mí. Le dije: "Yo, Sang Hun Lee, soy una persona a quien le gusta escuchar a los demás, pero ya que usted terminó de hablar, me gustaría ofrecer mi opinión". Hablé entonces sobre los contenidos esenciales de la Crítica y Contrapropuesta al Comunismo. Expliqué por qué la teoría de comunismo por necesidad fracasó.

"Aunque su teoría es muy grande," concluí, "como no explica nada sobre Dios quien existe como una realidad en la vida humana en la Tierra y en el Cielo, el comunismo tuvo que fracasar. ¿Conoce usted a Dios? Sin conocer a Dios, no puede enseñar sobre el propósito fundamental de la vida humana. Sin conocer a Dios, no hay paz ni vida eterna para los seres humanos. Existe sólo la guerra. ¿No son éstas todas las personas que estaban intoxicadas con su pensamiento? ¡Mirémoslas! ¿Por qué todas ellas viven como personas derrotadas y fracasadas?

 "Por favor, sígame. Vamos adonde vivo yo y miremos ese lugar. Hablemos continuamente en el camino. Me gustaría invitarle a mi casa hoy. Por favor, vámonos."

Cuando le dije esto, parecía que herí su orgullo. Así que hablé muy amablemente con él. "Me gustaría invitarle a mi casa. Quiero tratarle con gran respeto". Él parecía sentir una especie de obligación de seguirme.

Mientras estábamos en camino, me preguntó: "¿Por qué vino usted aquí? ¿Por qué vino a mí y me dio una conferencia entusiasta?" Le contesté: "Usted, lo sabrá cuando llegue a mi casa". Cuándo llegamos, él echó una mirada por el ambiente natural bonito y fantástico donde vivo. Parecía sentirse muy triste. Le guié a varios lugares y le mostré un lugar especial. Le enseñé una vista bonita de una pareja amándose. Marx no estaba ni sorprendido ni avergonzado; al contrario se sentía atraído por ello; parecía estar atraído hacia ellos por una atracción magnética. Es más, en la calle, las expresiones faciales brillantes y pacíficas de las personas parecían hacer que su pensamiento cambiara.

Me preguntó si había más lugares que podría mostrarle. Le contesté: "¿Cómo puede ver todo en un día? Le guiaré a más lugares la próxima vez". Preguntó de nuevo si podría vivir allí. Su actitud había cambiado muchísimo después de ver este mundo. Llegué a pensar que era una buena oportunidad para hablarle sobre Dios. Cuando le dije: "Sólo personas que adoran y rinden culto a Dios pueden vivir aquí," él dijo: "Vamos a Dios". Cuando le contesté: "Dios no está aquí," él dijo: "Entonces yo iré a Dios y le haré algunas preguntas. ¿Qué debo hacer yo para adorar a Dios? Si Dios me diera alguna guía, haría exactamente lo que Él dice." Ya que la mente de Carlos Marx se había abierto ligeramente, empecé a darle una conferencia sobre el Principio Divino, señalando los errores de su pensamiento. Mientras daba la conferencia, pude discernir de la expresión de su rostro que expresaba angustia por la diferencia entre lo que yo enseñaba y su propio pensamiento. Sin embargo, di la conferencia sin detenerme.

De esta manera, yo le di conferencias muchas veces. Un día, durante mi conferencia, sugerí que tuviéramos más conferencias en su casa. Dijo que necesitaba más tiempo antes de invitarme a su casa. Sin embargo, cuando terminé la conferencia, él me dijo: "Ya que la conferencia de hoy era más interesante que ayer, la de mañana probablemente será más interesante que la de hoy, y la de pasado mañana será más interesante que la de mañana. Así que sugiero invitarle a mi casa cuando terminen todas las conferencias."

Le contesté: "Debido a que falta tanto tiempo para terminar todas mis conferencias, paremos esta conferencia ahora mismo. Entonces, cuando su mente realmente quiera escuchar las conferencias de nuevo, empezamos otra vez". Mi intención era poder dar las conferencias en su casa. Cuando sugerí: "Ya que su casa es demasiado pequeña, permítanos hacer la conferencia en su jardín grande," su cara se puso fría, y dijo: "Sé la razón por la que usted quiere dar una conferencia entusiasta allí. Sin embargo, hagamos la conferencia allí."

Un día durante la conferencia, algunas personas jóvenes extrañas entraron en el cuarto y le preguntaron a Marx: "¿Por qué escucha usted la conferencia solo?" Dijeron que querían escuchar también. Pensé que era una buena oportunidad y les invité a entrar al cuarto. De diferentes lugares muchas personas se reunieron. Entonces sucedió una cosa extraña. La cara de Marx se puso roja como una remolacha. Delante de todo el público empezó a llorar con su cabeza agachada. Siguió llorando, y luego dijo: "¡Mis amigos reunidos aquí! Por favor escuchen la conferencia de este maestro". Llevó a todas las personas a un lugar abierto. De esta manera, en un jardín abierto y ancho, pude dar varias conferencias del Principio Divino y la Crítica y Contrapropuesta al Comunismo a muchas personas. A través de mi conferencia, del 70 al 80 por ciento de los seguidores de Marx llegaron a estar a favor. Marx se defraudó por eso.

En este momento él está muy cerca de mí, pero no ha llegado al punto de aceptar a los Padres Verdaderos. Sin embargo, ya que escucha muy cuidadosa y positivamente mis conferencias, creo que pronto aceptará a los Padres Verdaderos. Le explicaré que el pensamiento mesiánico de los Padres Verdaderos es el cumplimento de todos los sistemas de pensamiento.

  Lenin

Como la figura principal de la revolución comunista, Lenin podría haber contribuido a los países comunistas, pero es la persona más baja frente a Dios. ¿Dónde vive en el Mundo Espiritual? He estado en su casa. Fui allí para conversar con él sobre la Crítica y Contrapropuesta al Comunismo.

Cuando entré en su casa, había muchos guardias de seguridad y revisaban todo. Así que era difícil entrar en su casa. Me presenté con orgullo como emisario de Dios. El procedimiento para conseguir una cita era complicado, y porque el propósito de la visita era poco familiar, no era fácil entrar. Como ya no pude esperar, les dije de nuevo que vine como emisario de Dios con una invitación para su maestro. Yo les dije: "Voy a servir muy bien a su maestro, así que por favor permítanme pasar". Finalmente pude entrar.

Lenin no era tan grande o alto, pero su rostro era muy bien parecido y da una sensación de fuerza. Me preguntó: "¡Qué va a lograr encontrándose conmigo!" Le contesté: "Originalmente, tenía gran interés en su pensamiento. Quisiera encontrarme con usted y aprender su teoría directamente de usted". Lenin no reveló su mente y su pensamiento fácilmente. Dijo: "No soy tan benévolo como para hablar abiertamente sobre mi pensamiento a una persona desconocida". Intentó verificar mi identidad. Cuando me presenté como médico, respondió: "¿Por qué un doctor como usted se preocupa por la disposición de un revolucionario?" Su mente estaba abierta lo suficientemente para permitirnos hablar de nuestras formas de pensar. Así que le dije: "Porque usted es una persona muy valiosa e importante; estoy agradecido por poder encontrarme con usted. Me gustaría invitarle a mi casa". Muy gentilmente expresó su profundo aprecio por mí. Así que le dije que regresaría el día siguiente para avisarle el día.

El día siguiente, no entré en su casa y en cambio envié a una persona para visitarle. Entonces pasó una cosa extraña. Lenin había desaparecido, aunque claramente había prometido encontrarse conmigo. Pregunté a los presentes cuándo regresaría, pero ninguno sabía. Mi planificación era en vano. Cada casa por allí parecía muy oscura y gastada. Esas casas de aspecto pobre estaban muy cerca la una a la otra. ¿Por qué no estaba dispuesto a encontrarse conmigo? Consideré varias razones. Durante los próximos dos días, exploré su casa. Mientras caminaba, intenté conseguir algo de inspiración o sabiduría.

Después de unos días, descubrí una nueva casa entre las muchas casas en el barrio de Lenin. No era más grande que la casa de Lenin. Lenin y un grupo de personas salieron de la casa. Sin embargo, pude captar que consideraban que era una situación incómoda o extraña. Lenin no demostró sus facciones audaces y fuertes. Parecía estar tenso y asustado de algo. ¿Cuál era la razón de eso? Intenté encontrar el motivo. En todo caso, el grupo de personas salió de la casa y no fue a la casa de Lenin, sino en una dirección diferente. Los seguí, a veces a cierta distancia y a veces muy de cerca. Mientras lo hacía, fui testigo de otra situación. La expresión del rostro de Lenin demostraba que se sentía oprimido por alguien. El grupo se dispersó y todos empezaron a caminar por separado. No quise perderlos, así que los seguí muy cuidadosamente. Llegaron a un punto intermedio y empezaron a caminar juntos de nuevo. Me preguntaba cuál sería su destino final. Resultó ser un arroyo pequeño.

Allí se sentaron uno al lado del otro. Como quería escuchar lo que decían, entré en el agua un poco lejos de ellos y fingí lavarme los pies. Pude oír lo que decían. Escuché la voz de Lenin. "¡Mis amigos!", dijo, "tenemos que luchar aquí y ganar victoria. De otra manera, todos seremos expulsados. Se acercan circunstancias peligrosas". Oí la voz de un hombre joven. "Aunque estemos unidos, debido a que no tenemos muchos miembros, pienso que será difícil ganar". Después de la voz del joven, el grupo permaneció callado por un tiempo. Y luego, se escuchó la voz de Lenin otra vez. "Si nuestra identidad es conocida por otros, estaremos en peligro. ¡Por consiguiente, mudémonos a otro lugar y quedémonos allí! Si nos mudamos a una casa pequeña, estaremos más seguros". Me preguntaba por qué fueron allí, y por qué tenían que hablar en secreto. Pero pronto mi pregunta fue contestada.

Si ellos se hubieran reunido en su residencia, habrían sido vigilados de cerca. Me di cuenta por su diálogo que en su residencia, como son vigilados, no pueden divulgar ningún secreto.

Porque Lenin siguió una teoría equivocada, aunque él era un gran líder en una nación, fueron miserables los resultados de su vida. Por consiguiente, no podía hablar ni una palabra con dignidad, y no tenía un lugar cómodo donde vivir. Si viviera con esplendor en el Mundo Eterno, podría caminar con confianza, con la cabeza levantada. Sin embargo, tiene que vivir una vida limitada, siempre mirando sobre el hombro hacia atrás. La situación de Lenin ofrece una enseñanza real para las personas en la Tierra. ¿Cómo debemos vivir para prepararnos para la vida eterna?

Volví a casa orando que pudiera encontrarme de nuevo con Lenin en un futuro cercano.

Pregunta (Young Soon): "En el mundo físico, usted manejó un automóvil. ¿Camina para dar testimonio a las personas en el Mundo Espiritual?"

Respuesta (Sang Hun Lee): "Debido a que es difícil entender la vida en el Mundo Espiritual, aunque lo explicara, ustedes no podrían entender mucho. Sin embargo, intentaré. Cuando uno camina en la Tierra para llegar a alguna parte, tiene que caminar continuamente, pero en el Mundo Espiritual, como su ubicación cambia según lo que uno está pensando, caminar tiene un significado diferente. Uno puede andar en automóvil a cualquier parte y en cada momento que uno lo desee. Es un poco difícil explicar. Aunque desearan saber con mayores detalles, me detendré aquí y me dirigiré a la siguiente tarea."

  Stalin

Cuando Dios creó este mundo, limitó la capacidad del cerebro y la razón humanos. Pero Stalin vivió su vida terrenal ejerciendo su autoridad como si fuera Dios. Quiso superar su estado limitado como creación de Dios. No era difícil encontrar a Stalin. Pensé que Stalin viviría cerca de Carlos Marx. En un lugar lejos de la casa de Stalin, muchas personas a menudo se reúnen. Stalin asiste a las reuniones y orgullosamente intenta hacer gala de su autoridad como lo hizo en la Tierra. Las casas que están alrededor de Stalin se parecen a las casas pequeñas construidas de barro, rodeadas por cercos que podemos ver en Corea del Norte. En ellas las personas viven vidas pobres. Todos ellos, cuando estaban en la Tierra sirvieron a Stalin como a Dios. En torno a esa área los alrededores son desolados y solitarios. Hay un ambiente horrible que a uno le hace sentir como si fuera probable que alguien de repente le saltara encima. Siempre uno se siente como si alguien le estuviera mirando. ¿Cómo le tratan a Stalin?

Ya que vivió como un rey en la Tierra, ¿le sirven las personas como si fuera un rey en el Mundo Espiritual?

Tras observar las cercanías silenciosamente durante unos días, una persona abrió la puerta de su habitación y llamó a alguien. Estaba llamando a Stalin. Yo estaba ansioso por conocer el motivo que Stalin tiene para esconderse y entrar en la habitación en secreto. Mientras yo miraba, un hombre y una mujer entraron en la habitación, mirando temerosamente todo el tiempo a su alrededor. Entonces esperé un tiempo largo, y nadie salió o entró en la habitación. Me vestí de ropa harapienta y me acerqué a la casa. Esperaba que me descubrieran, y planeaba decir: "Vine a pedir algo de comida". Fui hasta la puerta y escuché, y oí una voz decir: "Ya no puedo soportar que mis hermanos derramen sangre. ¡Regresemos a nuestras familias y tengamos vidas cómodas" Esperé y escuché.

Entonces oí la voz de Stalin. "Antes de venir aquí," dijo, "luché tantas veces por el bien de mi nación y de mis hermanos. Dado eso, ¿cómo podemos ser derrotados? Ustedes entienden mal nuestra situación. ¡Si estamos unidos, podemos ganar la victoria". Entonces una mujer gritó: "¡Estimado rey, Stalin! Usted no nos dio nada más que sufrimiento y lágrimas. No podemos seguirle o servirle más". Después que habló, empezó a llorar.

¿Para qué posible motivo estarían aquí? Debido a que la mayoría de las personas aquí son aquéllos que protestaron contra la autocracia de Stalin; si los seguidores de Stalin las aprehenden, sus familias no tienen modo alguno de salvarse. Por lo tanto, se encuentran en secreto evitando ser observados. Sin embargo, ¿qué hace Stalin? ¿Por qué trabaja en secreto? Era muy difícil deducir su identidad sólo por medio de la observación.

Un día pude entrar en su casa con una máscara. Cuando dije: "Vine aquí para encontrarme con el gran maestro," un hombre joven salió de la entrada y preguntó: "¿De dónde es usted? ¿Quién es usted?" Le dije: "Escuché que el maestro que deseo encontrar se queda aquí, así que vine aquí para recibir su enseñanza". Esperé durante algún tiempo, pero Stalin no salió. En cambio, otro hombre joven salió y dijo "Nuestro maestro no irá a ningún lugar donde las personas no le honren como rey". Sin embargo, en un momento, una cosa extraña sucedió. Estaba frente a la puerta de entrada y de repente Stalin apareció detrás de mí. Cuando intentaba darme vuelta y mirarlo, algunos hombres jóvenes aparecieron de repente y me agarraron fuertemente, gritando "¿Cómo se atreve usted a venir aquí?" Les dije rápidamente: "Vine aquí para encontrarme con mi respetable maestro. ¿Qué hay de malo en eso?" Ellos dijeron: "¡Identifíquese!

Yo, Sang Hun Lee, gritado con gran confianza en Dios: "Soy el emisario de Dios, enviado por Dios. Dios me pidió que lo visitara a usted". Stalin dijo: "¿Dónde está Dios? Si usted trae a Dios aquí, le visitaré". Cuando le dije: "Dios no tiene el tiempo libre como para visitar a una familia individual," Stalin contestó: "Tampoco yo tengo el tiempo libre. Estoy muy ocupado". Sin embargo, los hombres jóvenes no estaban dispuestos a soltarme. Así que yo les dije gentilmente: "¿Y si yo estudio la teoría de su maestro aquí mismo?" Enseguida me liberaron.

Me preguntó Stalin: "¿Qué quiere usted saber?" Ya que tenía mucho interés en su pensamiento de cualquier manera contesté: "Quiero aprender su pensamiento". Él dijo: "Entonces empezamos mañana". Contesté: "Ya que estoy aquí, quiero aprender algo de usted hoy". Sugirió que nos encontráramos en otro lugar, porque el lugar en el que estábamos no era apropiado para conversar acerca de temas teóricos. Finalmente le prometí encontrarle el día siguiente y me fui. Sin embargo, cuando intenté salir por el camino que había entrado, los hombres jóvenes me sostuvieron y me advirtieron que si volviera, enfrentaría serio peligro.

El día siguiente, yo me encontré con Stalin en un sitio oscuro y sombrío un poco lejos de ese lugar. Era el único presente. Cuando le pregunté: "¿Por qué está solo, a pesar de que es un gran hombre?", no dijo nada. Simplemente me llevó a una pequeña habitación tranquila. El cuarto era un lugar secreto que Stalin usaba. Me preguntó: "¿Realmente quiere aprender mi teoría?" Contesté afirmativamente, pero él dijo que su sentimiento no era tan bueno y que no podría dar su conferencia con mucho entusiasmo. Dijo: "Como vivo en reclusión, si hablo públicamente acerca de mi teoría, me expulsarían de este lugar. No son muchas las personas por aquí que saben quién soy. Así que me pregunto cómo usted me conoció. Le dije: "Como trabajo como mensajero de Dios, tengo los medios para saber". Cuando se lo dije, contestó que si yo le proporcionaba un lugar para esconderse, estaría dispuesto a seguirme.

Inmediatamente me di cuenta de que tenía una buena oportunidad para abrir su mente, así que le sugerí que visitara mi casa y me enseñara su teoría allí. Cuando dije esto, su cara se llenó de miedo. Sus ojos y su actitud entera parecían reflejar el temor de que yo lo torturaría. No obstante, me pidió que le mostrara el camino de la salvación. Cuando contesté: "Más bien, quisiera que usted me salvara," él dijo: "Bien; le seguiré."

Ese mismo día, lo conduje a Stalin y le mostré dónde vivo. Él vio todo tipo de vida pacífica y cómoda, bailes y canciones hermosos, la belleza de todas las cosas de la creación, y el esplendor de Dios. Me preguntó qué tipo de personas son las que viven aquí. Le dije que sólo las personas que sirvieron a Dios y le ayudaron pueden vivir aquí. Como Carlos Marx, él también preguntó: "¿Dónde está Dios? Por favor lléveme a Él. Voy a servir y asistirle a Él". Cuando le dije que sólo después de estudiar completamente el Pensamiento de Unificación, puede usted recibir permiso para encontrarse a Dios, me instó que empezara su curso de estudio rápidamente sobre el Pensamiento de Unificación. Expliqué sobre el Pensamiento de Unificación, la Crítica y Contrapropuesta al Comunismo, y el pensamiento de los Padres Verdaderos, y señalé con muchos detalles los errores del comunismo. Después de escuchar mi conferencia preguntó: "¿Dónde aprendió esto usted?" Contesté que lo aprendí de los Padres Verdaderos cuando vivía en el mundo físico. Entonces me dijo: "Su padre es una persona muy grande y un gran revolucionario". Cuando le enseñé que mi padre es revolucionario, pero que es un revolucionario del amor verdadero y el salvador de toda la humanidad, él dijo: "Cuando estaba en el mundo físico, también me trataron como un salvador". Le pregunté: "Entonces, ¿por qué ahora vive una vida de reclusión?" Contestó: "Porque las personas no me tratan bien."

Todavía no reconocía que su teoría estaba equivocada. Parece que yo debería tomar mucho tiempo para persuadirle. Parece necesitar tiempo para recibir a los Padres Verdaderos. Sin embargo, con tal de que él preste atención a mis conferencias, creo que hay esperanza.

¡Padre Verdadero y Madre Verdadera! Por favor esperen el día de victoria. Yo, Sang Hun Lee, llegaré al enemigo de los Padres Verdaderos.

Pregunta (Young Soon Kim): "Stalin mató a más personas que Hitler. No obstante, Stalin apenas vive una vida de reclusión. ¿Por qué?"

Respuesta (Sang Hun Lee): "¡Señora Kim! Si uno comete pecado y vive escondido, ¿es una vida feliz? Podría ser una vida de aún mayor sufrimiento. Cuando uno vive escondiéndose, la suya es una vida llena de temor."

  2. LOS CRIMINALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES

 Hitler 20 de mayo de 1998

Hitler mató a los judíos con gran crueldad. De todos los asesinos de la historia, Hitler infligió la matanza de mayor crueldad. Pensé que viviría entre un grupo malo. Yo estaba muy ocupado buscando a personas que quería encontrar. En el curso de mis esfuerzos, por casualidad escuché a un grupo de judíos gritar: "Matémoslo". Cuando me di vuelta y miré, vi una tremenda masa de personas, todas encadenadas gritando: "¡Mátenlo! ¡Mátenlo!" La muchedumbre era tan inmensa que no podía ver su fin. Además, no podía fácilmente darme cuenta quién era el que querían matar. El griterío de la muchedumbre continuó. Había muchas personas cubiertas con sangre. Algunas de ellas se cayeron y fueron arrastradas por otros. Era una escena trágica que recordaba un campo de batalla. Todavía no podía descubrir el objeto de su ira asesina. Investigando por aquí y allá, intenté encontrar a esa persona infortunada. En mi corazón, sentía como si estuviera excavando los explosivos en un campo de minas.

¡Ay! ¿Qué está pasando aquí? Pude ver a alguien colgado de un árbol, su cuerpo desnudo. Debido a que estaba en medio de la masa de personas, no podía verle bien. Nadie parecía considerar a este hombre desnudo como humano. Ellos gritaron: "Usted debe sufrir más de lo que usted nos hizo sufrir. ¿Se siente usted avergonzado? ¡Mujeres! Por favor, sostengan y toquen los testículos de este tipo. ¡Cuán atractivas son las pelotas de esa persona! Él mató a millones de personas como si fueran animales. Toquen las letras escritas en su pecho. ¿Qué dicen las letras? ¿Es usted el Rey de los Nazis? Porque usted ejerció la autoridad de un rey sobre nosotros, ahora le juzgaremos como un pueblo que juzga a su rey malo". Le gritaron todo tipo de maldiciones en lenguaje insultante. "Arranquen sus ojos. Arranquen su pelo. Enciendan su pelo". Todo esto y mucho más. No importa cuán miserable la vida de un hombre podría ser en la Tierra, ninguna escena tan horrible podría suceder en la Tierra.

Si hubiera intentado ayudarlo, estoy seguro de que sus atormentadores me habrían matado. Pero en vista de semejante escena trágica, me dolía el corazón marcharme sin hacer nada. Después de volver a casa, no podía soportar el dolor en mi corazón. ¿A quién debo pedir que se arrepienta primero? ¿A quién debo abrazar? ¿A quién debo enseñar sobre Dios y hablar acerca de los Padres Verdaderos? No podría resolver esta cuestión. Así que oré a Dios.

"¡Padre Celestial!", lloré en oración, "¿qué puedo hacer para las pobres personas que están sufriendo semejante dolor?" Oré sinceramente por la respuesta de Dios. En ese momento, escuché la voz de Dios. "¡Sang Hun-ah! Entiendo lo que tú sientes. Sin embargo, ya que esas personas están sufriendo con resentimiento doloroso (han), hasta que su angustia se libere, tienes que esperar. Si les pides que perdonen a Hitler ahora, ellos te matarán. Por favor, espera. Hitler tiene que pagar indemnización por el mal que cometió durante su vida terrenal. Cuando uno comete pecado, se debe pagar indemnización. Siempre que pases por ese lugar, tu corazón sentirá dolor. En ese momento, por favor, ora por él y ofrece consuelo. ¿Cuánto "han" (resentimiento, dolor y angustia sin resolver) podrían tener ellos? A medida que pase el tiempo, se tranquilizarán". Ésta era la palabra de Dios.

Preparé varias conferencias para dialogar con Hitler. Pero, cada vez que fui a ese lugar, ocurrían los mismos horribles acontecimientos. Cuando un grupo de personas gritó tanto que ellos se agotaron, otro grupo vino y repitió lo mismo. Un día, me metí entre la muchedumbre y conocí a una mujer joven. Era delgada y bastante bonita. Cuando le pregunté que cómo la mataron, dio vuelta la cabeza y me pidió que no tocara ese tema. Así que encaré el tema con el corazón que Dios había expresado. "¡Cuán injustamente ha sido tratado! ¡Cuánto dolor usted debe tener en el corazón! Puedo entender su corazón dolorido". Esto conmovió su mente. Ella dijo que fue asesinada de la misma manera que vemos a esa persona ser asesinada. Lo que quiso decir era que estaba desnuda cuando fue matada, y soldados vinieron y la miraban todo lo que quisieron. La pusieron en la cámara de gas y siempre que ellos quisieran mirarla abrieron la puerta y la miraron hasta que ella se pusiera inexpresablemente miserable. Y entonces, finalmente, lanzaron el gas venenoso que la mató.

El Hitler desnudo es el objeto de todo este resentimiento. Aunque él esté completamente exhausto como resultado del griterío vengativo, lo obligan a soportarlo continuamente. Ustedes en el mundo físico no pueden imaginar lo miserable que es.

Conocí a otra persona cuyos manos y pies estaban encadenados. Intenté consolarle, diciendo: "¡Cuánto sufrimiento tiene! ¡Cuánto dolor siente usted!" Me dijo: "Esa persona nos encerró y nos hizo vivir según su voluntad. Por consiguiente, vivimos en cautiverio, y porque esa persona consideró a nuestra tribu como su enemigo, no pudimos sobrevivir. Ni siquiera nosotros podemos imaginar su crueldad. Ahora, nuestra tribu conseguirá su venganza. Si coleccionamos todas las cadenas que nos ataron, y lo cubrimos con ellas, eso será su tumba gigantesca. Creo que algún día nuestro deseo absolutamente se realizará. Todos queremos molerlo, mezclar su polvo con agua y beberlo. Y aun cuando podamos hacerlo, todavía permanecerá nuestro resentimiento". Así un hombre expresó su resentimiento.

¿Cómo puedo totalmente describir en palabras esta escena miserable y trágica? Es un sufrimiento constante y un dolor agudo continuo que se repite interminablemente. Sin embargo, tengo que amar a esas pobres personas. Así que, esperaré un poco más y los visitaré de nuevo. Para encontrarme con Hitler, tengo que esperar hasta que la situación alrededor de él se tranquilice. Espero en oración y meditación en la palabra de Dios. Espero que pueda encontrarme con él lo más pronto posible.

  Mussolini

Hay muchas cosas que las personas necesitan para continuar sus vidas. Comida, refugio y vestimenta son particularmente esenciales. La idea de Mussolini era que las armas son lo más importante que una persona pueda tener en la vida. Estaba absolutamente convencido que una persona con un gran arsenal de armas podría devorar a todos los países alrededor de él, y ganar victoria en cada situación. El aspecto más malvado de su pensamiento fue pensar que el asesinato no era pecado. Creyó que era justificable que se eliminara a las personas que estorban, porque esto no era nada diferente a lo que se practica en el mundo animal. Yo tenía curiosidad por saber sobre la vida de esta persona, sus pensamientos y su vida en el Mundo Espiritual.

Considerando que la vida de Stalin puede describirse como una continuación de una existencia recluida, se le puede describir a Mussolini como alguien que vive el ideal de una existencia apartada. Simplemente dicho, podría estar en un lugar hoy y estar un lugar completamente diferente mañana. No tiene ninguna residencia permanente propiamente suya, y debe vagar de lugar en lugar como un gitano. Tal vez usted se pregunta cómo llegué a conocer a Mussolini. No tiene ningún lugar que es suyo, sino siempre se hace una carga para los demás; así le conocí por casualidad mientras visitaba a otra persona.

Las personas en esa área me dijeron: "Aquella persona por allá no tiene casa. Siempre vaga de lugar en lugar. Podría quedarse con nosotros si quisiera, pero dentro de poco se irá". Tenía curiosidad de averiguar quién era esta persona y por qué vivía así.

Un día, seguí a este hombre mientras caminaba, esperando descubrir su identidad. Tuve mucho cuidado de no permitirle saber que le seguía. Se detuvo en tres o cuatro lugares, pero nunca entabló una conversación seria con otro. En cambio, simplemente intercambiaba algunas palabras y luego seguía su viaje. Entonces un día, Lee Sang-hun agarró a este hombre y gritó: "¡Hermano! Hablemos un poco". Estaba muy sorprendido, y exigió saber quién era yo. Le dije que si él no tenía casa, podríamos ir a mi casa. Le dije que nadie nos perturbaría allí. Habría sólo el sonido de una música elegante, y habría muchos lugares donde podríamos tener una conversación maravillosa, dije. Contestó, sin embargo, que vagar de lugar en lugar iba bien con su carácter y que no quería establecerse en ninguna parte. Así que le pregunté si por lo menos podríamos ser amigos. Quería saber quién era yo, así que le dije que yo tampoco tenía casa permanente. Dije que tenía un lugar donde podía quedarme, pero que no estaba cómodo allí, así que vagaba de sitio en sitio. Sugerí que viajáramos juntos como amigos, ya que dos seguramente serían mejor que uno. Inclinó su cabeza en un gesto de desconcierto. Decidí que viajaría con él hasta que pudiera averiguar su identidad.

No estoy seguro cuántos días pasaron. Me preguntó lo que yo había hecho en el mundo físico. Le dije que era originalmente un doctor de medicina interna. Entonces le pregunté lo que él había hecho en el mundo físico. Ahí fue cuando empezó a abrirse.

"Yo era un líder mayor de cierto país," me dijo. "Siempre había tenido gran interés en asuntos internacionales, y en algún momento empecé a tener un sentimiento creciente de ambición. Pronto empecé a tener un deseo de llegar a ser una figura de calibre mundial, y así enfoqué la totalidad de la economía en construir el arsenal militar. Lo que soy hoy es un resultado de mi sed por el poder mientras estaba en la Tierra. Mi nombre es Mussolini. Yo soy un delincuente monstruoso. Debido a que soy un criminal, dondequiera que vaya siempre tengo miedo de que alguien me podría reconocer. Por eso siempre intento esconderme. Mi corazón está muy aliviado ahora, porque me abrí a usted. ¿Por qué me sigue?"

Le contesté: "Esperaba encontrarle. Le diré mucho más sobre eso más tarde. ¿Le gustaría que le diera una conferencia?"

Dijo que realmente estaba dispuesto a escuchar, pero que tenía miedo de que, si se quedara en cualquier parte durante un periodo extendido, las personas descubrirían su identidad. "Si eso sucede, entonces no sólo sería expulsado otra vez sino también me maldecirían," dijo.

Yo le dije: "Si alguien comete un crimen, entonces es natural que sea castigado. También pienso que una persona tiene que saber y entender la gravedad del crimen que cometió y luego nunca repetir su crimen. Si usted ha hecho algo malo, entonces por supuesto usted tiene que enfrentar el castigo. ¿Cuánto tiempo piensa usted seguir escondiéndose?" Intenté explicarme de una manera que me entendiera.

Resultó que lo bueno en el carácter de Mussolini pesó más que su temperamento de ladrón en mayor grado que yo esperaba. Cuando señalé los errores de su vida, respondió con gratitud. También me pidió gentilmente que le permitiera escuchar mi conferencia. Puesto que él no tenía una casa donde podríamos ir, le pregunté dónde quería que yo diera la conferencia. Respondió que él seguiría la indicación de su "maestro". Así que decidí poner mi casa a su disposición. Parece, sin embargo, que esta persona llevó una vida muy compleja en la alcoba -es decir, en su relación con mujeres. Cuando vio mi dormitorio, preguntó cómo era que yo pudría tener semejante habitación buena y hermosa, y tener sólo una mujer. No sabía dónde debería empezar con esta persona. De todos modos, nos instalamos en mi casa.

Primero, le expliqué la motivación de la caída. Hizo muchas preguntas. Quería saber dónde aprendí esto, qué fundamento tenía para creer esto, y así sucesivamente. Metódicamente, le llevé paso a paso por las conferencias del Principio, el Pensamiento de Victoria sobre el Comunismo, el Pensamiento de Unificación, explicando todo detalladamente. Quedó profundamente impactado con el contenido. Me hizo muchas preguntas: "¿Quién le enseñó esto? ¿Quién propuso estas ideas? ¿Cómo dedujo todo esto?" La distancia entre nosotros en el ámbito de corazón, sin embargo, era demasiado grande como para que le diera la respuesta a estas preguntas con muchos detalles. Le dije simplemente que aprendí estas cosas durante mi tiempo en la Tierra del Reverendo Sun Myung Moon, que es el Padre Verdadero. Mussolini entonces comentó que las teorías del Reverendo Moon eran muy sistemáticas, pero que sería muy difícil para alguien realmente vivir de acuerdo con estas ideas.

Como tema final, Mussolini necesitaba un lugar donde quedarse. Le pregunté cuánto tiempo esperaba seguir deambulando. Él me dijo que todavía no se había decidido por ningún lugar en particular, y que se decidiría por un lugar cuando encontrara algún lugar que fuera apropiado. Es la Voluntad de Dios. Hasta ahora, no entiende las condiciones de la indemnización o la raíz de mal, así que es probable que tome un tiempo considerable. Sólo puedo alabar a los Padres Verdaderos y orar para que Dios le ayude.

 Pregunta: ¿Dr. Lee, qué idioma usó usted cuándo hablaba con estas personas? Confucio hablaba chino, Buda hablaba el idioma de la India, Jesús hablaba arameo, Carlos Marx hablaba alemán, Hitler hablaba alemán, Mussolini hablaba italiano.

Respuesta: En el Mundo Espiritual, me encuentro con alguien y mis ideas le son transmitidas. Después, las ideas de esa persona se me transmite a mí, así que no hay necesidad de un idioma. Cuando miro a una persona, mis pensamientos se le expresan a él. Cuando él me mira, su pensamientos se me expresan a mí.

 Tojo 21 de mayo de 1998

La mayoría de las personas de Japón comparte el rasgo nacional de tender a confiar en un dios en todas las situaciones. La mayoría de las casas practica una clase de fe u otra. Esta persona, Tojo, sin embargo, insistió a lo largo de su vida que el dios de su propio ego fuera superior a todos los demás. Su increíble pomposidad, arrogancia y sentido de superioridad fueron mucho más grandes que cualquier creencia que podría haber tenido en un ser divino. Simplemente dicho, su idea era afirmar: "No hay ningún Dios. Él está muerto. Así, en cambio, sígame."

Era simplemente natural, entonces, que tuviera curiosidad por averiguar acerca de la posición de esta persona y su vida en el Mundo Espiritual. Al principio, no pude encontrarlo. Después, empecé a buscarlo debido a la dirección de los Padres Verdaderos. Los pensamientos y la curiosidad de los Padres Verdaderos se convirtieron en mi motivación para buscarlo.

Tuve que entrar en un lugar donde no había montañas ni ríos. Cuando empecé a investigar esta área, no pude evitar preguntarme si era posible que alguna persona podría vivir allí. Entonces, en cierto lugar, empecé a escuchar un sonido extraño, como si alguien estuviera gimiendo con profundo dolor. Parecía que tenía mucho dolor. El sonido provenía de una estructura que apenas podría llamarse casa. Era más como algo que construyen los pueblos nómadas en zonas tropicales y que luego tiran abajo cuando eventualmente cambian de lugar. Miré más de cerca, y empecé a ver señales de vida humana en esta estructura. Había también otras estructuras similares a ésta esparcidas por el área.

Abrí la puerta, que no era mucho más que un pedazo de la corteza de un árbol. Adentro descubrí que unos pocos hombres usaban este lugar como vivienda. Uno de ellos estaba enfermo. Pregunté a los demás si el hombre tenía un dolor de cabeza, pero dijeron que no sabían. Yo, Sang Hun Lee, hice una oración por ellos. Después, puse la mano sobre el que estaba enfermo, y empecé a orar que fuera sanado.

"Oro en el nombre del que ha venido como el mensajero de Dios. Permita que se calme el dolor que este hombre sufre," dije. Inmediatamente dejó de gemir y se sentó. Después me preguntó: "¿Quién es usted que puede salvarme de mi sufrimiento?" Le pedí que primero se me identificara. Inclinó la cabeza, y me dijo que ya que yo le había aliviado de su dolor me consideraría su maestro, y su dios. Por esta razón, dijo, me diría lo que yo quisiera saber.

"Mi nombre es Tojo. Mientras que estaba en la Tierra, negué la existencia de Dios. En cambio, pretendí ser un dios. Pero cuando mi cuerpo físico falleció y vine a este lugar, descubrí que no había ningún sitio para mí. Probé la vida en la selva. Me sumergí bajo agua. Fui a muchos lugares, pero no pude encontrar a nadie que se alegrara al verme. Finalmente me establecí aquí en esta llanura estéril. Aquí las personas son tan escasas que aun cuando clamo en dolor nadie lo sabe. Señor, usted es mi dios. Por favor, sálveme."

Le dije que yo era un enviado de Dios. También le dije que mi propósito al venir ese día era darle la salvación. En cuanto se lo dijera, su cuerpo empezó a temblar. Se inclinó una y otra vez y me agradeció profusamente.

Le dije: "La razón por la que empecé a buscarlo fue porque el Reverendo Sun Myung Moon, que es el Padre Verdadero que vive en la Tierra, me dijo que fuera a ver cómo vive aquí y luego expresar esta información a la gente en la Tierra. Recibí el permiso de Dios y vine aquí tan rápidamente como pude."

Me dijo Tojo: "El Padre Verdadero es su padre; ¿así, cómo es que él quiso encontrarme a mí? ¿Por qué razón quiso encontrarme?"

Seguí explicándole acerca de los Padres Verdaderos. Le dije que el Padre Verdadero no sólo es mi padre físico sino también el Mesías de la Segunda Llegada que viene como el padre de toda la humanidad. Tojo quiso saber si el Padre Verdadero era el padre de toda la humanidad; entonces podría también ser el padre de alguien como él. Era la oportunidad que estaba esperando. Le dije: "Sí, es correcto. Si usted simplemente escucha las ideas del Mesías y cree, entonces usted, también, puede ser su hijo. Inmediatamente empezó a decir: "Gracias, gracias, muchas gracias", una vez y otra vez.

Le pregunté si le gustaría escuchar mi conferencia, y dijo que estaría contento de escuchar algo de lo que yo tenía que decir, porque yo era la persona que lo salvó. Así que le dije que le daría una pequeña conferencia allí mismo. Tomé el contenido que normalmente se da durante tres días y se lo di de una vez. Primero, hablé sobre el contenido de "El Mesías: Su Advenimiento y el Propósito de Su Segunda Venida" y le expliqué la realidad de la existencia de Dios. Después hablé acerca del contenido del Pensamiento de Unificación y el Pensamiento de la Victoria sobre el Comunismo. Parecía totalmente cautivado por las palabras. Luego, empezó a llorar.

"Yo, Tojo, merezco ser castigado delante de todas las personas del mundo, porque era tan arrogante como para ponerme en el lugar de mi Dios". Confesó que él era un pecador entre los pecadores, y me pidió que le dijera qué debería hacer. Me pidió que lo salvara. Yo le dije: "Algún día en el futuro, el Mesías también vendrá a este mundo. Hasta entonces, trabajemos juntos para diseminar sus palabras". Parecía sorprenderse mucho, y dijo: "Si hacemos eso, le traeré sólo daño a usted. Si usted trabaja conmigo, entonces le atacarán a usted, también". Preguntó si había alguna otra forma de poder ser salvo. Le dije: "Ésta es la única manera, así que esperemos al Mesías con un corazón de expiación". Le pedí que orara, y ofreciera expresiones de su devoción y que me ayudara en mi trabajo. Después de eso, me fui.

  3. LIDERES CRISTIANOS DE COREA

Kim Hwal-Lan

Kim Hwal-Lan era una mujer muy famosa en la Tierra que, se enorgulleció por el hecho de que se había graduado en las instituciones académicas más prestigiosas. Llevó una vida de fe basada en ciertas convicciones fuertes sobre Dios, y muchas personas la admiraban como miembro de la elite. La pregunta, sin embargo, es si un miembro de la elite más alta en la Tierra también puede recibir una posición elite en el Mundo Espiritual.

Visité un grupo de cristianos un día, no mucho tiempo después de que llegué al Mundo Espiritual. Las personas allí estaban esperando seriamente que el Señor viniera en las nubes tanto que habían creado una efigie del Señor y lo habían colgado de una nube. Estaban orando y expresaban su anhelo por el Señor. También vi allí una pintura de Jesús, pero el propio Jesús no estaba en el grupo. Hay muchos grupos de este tipo formados por cristianos que se reúnen entre sí.

Visité los grupos, porque buscaba a una persona específica. Aun más que el dolor que ella había causado a los miembros de las 36 Parejas Bendecidas, estaba curioso por saber el resultado de los juicios erróneos de ella sobre Dios. Un día, la encontré. Me encontré con una mujer en un grupo de cristianos bastante raro que consiste en miembros de la clase alta. La mujer predicaba muy enérgicamente, y entré y escuché lo que ella tenía que decir.

Ella decía básicamente que, dado que el Señor que volverá todavía no había venido, era la responsabilidad de las mujeres celebrar vigilias a la luz de vela y orar hasta el día de su venida. No debemos ser negligentes al expresar la devoción de la novia mientras que espere a su novio, dijo ella. Pidió a sus oyentes unirse en oración hasta el día del retorno del Señor.

Yo, Sang Hun Lee, estaba de pie en la parte de atrás de la muchedumbre y aplaudí muy fuertemente. Lo hice porque quería que ella me notara, para que yo pudiera tener la oportunidad de encontrarla. En cambio, sin embargo, descubrí que toda la gente se dio vuelta para mirarme. De repente Kim Hwal-Lan apareció directamente delante de mí, y me saludó muy gentilmente. Me presenté como un mensajero de Dios.

Dijo ella: "Usted parece una persona respetable; pero, ¿por qué bromea con nosotros? ¿Un mensajero de Dios?"

Muchas personas centraban su atención en mí. Seguí llevando la conversación en una dirección en que pudiera declarar la venida del Mesías.

"Señora Kim," le dije, "el Mesías ya volvió hace mucho tiempo. Su enseñanza de las novias aquí está equivocada. Yo estoy seguro de que Jesús lo sabe, también. El Señor ha venido. Vino hace mucho tiempo, y está trabajando duro para el establecimiento del Reino de los Cielos, para el establecimiento de la paz mundial y la salvación de la humanidad."

Ella respondió: "Eso es lo que dicen los herejes."

"Entonces," seguí en un tono muy serio, "¿me escuchará a mí mientras que hablo un poco acerca de lo que dicen los herejes? Si usted me puede demostrar que lo que yo digo está equivocado, entonces con gusto estudiaré con usted."

La mayoría de las personas del grupo eran mujeres, y estaban de acuerdo en que querían escuchar lo que yo tenía que decir. Sabía que era mi oportunidad. Hablé sobre "el Mesías: Su Advenimiento y el Propósito de Su Segunda Venida". Usé un detallado mapa histórico para hablar sobre los periodos providenciales paralelos de la venida del Mesías, y los comparé con la época actual, para que pudieran entender por su propia cuenta que ahora es el tiempo de su retorno. También hablé sobre el tema de la crucifixión de Jesús, y cómo el Señor en el tiempo del Segundo Advenimiento tendría que continuar el trabajo que Jesús empezó. Entonces, pregunté a la muchedumbre en general, y particularmente a Kim Hwal-Lan. "¿Soy un mensajero fraudulento? ¿Está equivocado el contenido que presenté aquí? ¿No concuerda con el principio general? Hay muchas áreas de detalles. Si le gusta, puedo hablar sobre los mismos en otro momento."

Kim Hwal-Lan levantó la mano para hacer una pregunta. "¿Por qué vino aquí? ¿A quién vino a ver?" Le dije que había venido para encontrarme con Kim Hwal-Lan. Entonces, empecé a hablar sobre los Padres Verdaderos.

Le pregunté si recordaba el nombre, "Sun Myung Moon". Dijo que no. Le pregunté de nuevo, pero de nuevo dijo que no se acordaba de nadie con ese nombre. "En ese caso," le dije, "¿se acuerda haber escuchado de la Iglesia de la Unificación?" Ella pensó por un tiempo, y dijo que de hecho ella sí recordaba haber escuchado algo de eso. Le dije: "¿Sabe usted quién es el fundador de la Iglesia de la Unificación?" Finalmente, entonces, pudo acordarse del nombre del Reverendo Moon.

"El señor que fundó la Iglesia de la Unificación es el Señor de la Segunda Llegada y los Padres Verdaderos. Ahora derrama su sangre y sudor en la tierra por la salvación humana". El rostro de Kim Hwal-Lan se puso tan rojo como una remolacha.

 "Entonces soy una terrible pecadora," dijo. "¿Ha venido para llevarme como criminal?"

Le dije que no estaba en mí determinar si el término "criminal" se le aplicaba a ella. Esto es algo que sólo Dios y la propia Señora Kim podrían juzgar. Los otros miembros de la muchedumbre estaban muy curiosos. La Señora Kim y yo hablábamos sobre la venida del Señor de la Segunda Llegada, pero ellos no tenían ninguna manera de saber de quién nosotros estábamos hablando. Kim Hwal-Lan sugirió que los dos nos encontrábamos después en privado. Entonces le dije que por hoy terminaría mi conferencia. Ofrecí volver el día siguiente, si ella quería, para dar una conferencia sobre el Principio Divino. Esto parecía desagradar mucho a Kim Hwal-Lan. Dijo que su grupo se reuniría y decidiría cuándo sería un buen momento para que yo pudiera venir. Una mujer del grupo, sin embargo, levantó la mano y dijo: "Yo quiero escuchar lo que usted quiere decir. Escuchémoslo". Otros, entonces, se unieron con ella y juntos decían: "Escuchémoslo. Escuchémoslo."

Di conferencias allí durante tres días. Todos lloraron y oraron y cantaron himnos. Empezamos cantando "Cuando el Novio Viene," el himno número 162 del himnario cristiano coreano y que tiene el refrán "Prepárese, Prepárese". Hicieron un alboroto realmente grande.

Muchos miembros en la Tierra, sobre todo aquéllos que se vieron obligados a terminar sus estudios en la Universidad de Mujeres Ehwa, tienen interés en saber lo que pasa con Kim Hwal-Lan. ¿Siguió Kim Hwal-Lan golpeándose el pecho con los puños y gritando, 'Señor, Señor, qué se debe hacer con esta pecadora? Señor, Señor, por favor sálvame, ya que soy una pecadora."

Después, Kim Hwal-Lan se encontró conmigo, y sinceramente se disculpó por lo que hizo en la Tierra. Me preguntó lo que debería hacer por el bien de aquéllos que habían sufrido como resultado de sus acciones. Le dije que debe trabajar por el Señor venidero. Debe encargarse de la tarea de ir a todas las mujeres cristianas y dar testimonio que el Reverendo Sun Myung Moon es el Señor que ha venido a la Tierra, que él es el Padre Verdadero y el Salvador, el padre de toda la humanidad. Ella sonrió y dijo que haría este trabajo con lo mejor de su capacidad con un corazón de expiación. Me hizo feliz haber superado a estas personas, pero también sentí cierta amargura al pensar en cómo ellos una vez dejaron una marca terrible sobre nuestra historia providencial.

Pregunta: ¿Cómo es que una persona que se opuso a nuestro testamento tan ardientemente puede vivir en semejante tranquilidad?

Respuesta: Una persona que fue reconocida en la Tierra como intelectual del orden más alto y que sirvió a Dios e hizo grandes esfuerzos durante su vida, se consigna ahora a un reino más bajo del Mundo Espiritual donde Jesús no vive. ¿Es preciso, entonces, describir la posición de esta persona como "tranquila?"

  La familia de María Park

Dios, que reina sobre todas las cosas creadas dijo lo siguiente:

"Sang Hun, te puede parecer que las personas viven según su propia voluntad, pero sólo cuando la dirección de su voluntad es coherente con la voluntad de Dios se puede decir que están siguiendo un camino verdadero". Tenía curiosidad por saber por qué Dios me había dicho estas palabras, y esperé que Él me explicara. Entonces, un día Dios me dijo: "Hay un lugar particular que hoy debes visitar". Él envió a una mujer de pequeña estatura adonde yo estaba y me dijo que fuera con ella. La mujer era un mensajero de Dios. Por seguir una orden de Dios, estaba especialmente curioso por saber adonde íbamos.

La mujer me dijo que el lugar donde Dios me había dicho que fuera a ver, no era un lugar agradable. Después que habíamos viajado cierta distancia, la mujer me dijo que me detuviera y esperara. Llamó a un hombre al lugar donde estábamos, y le invitó a acompañarnos en nuestro viaje. Me sentía extraño en el corazón, pero continué siguiéndola.

¿Dónde está este lugar? Podría ver una puerta grande que parecía una puerta de una prisión en la Tierra. Era muy alta y firmemente cerrada. Pero entonces, ¿qué es esto? Después de esperar durante mucho tiempo, el hombre que viajaba con nosotros dijo algo, y de repente la puerta se abrió. Entramos. Apenas pude creer lo que vi allí. Eran todas personas, pero no tenían la forma de seres humanos normales. Había "personas que lloraban," "personas que luchaban," "personas que han sido golpeadas con una espada," "personas con ojos torcidos," "personas que muerden un palo," "personas con sus manos detrás de la espalda," "personas con los pies en el aire," "personas con sangre que se vierte de sus barrigas," "personas con sangre que corría de las orejas," "personas con manos, pies y orejas malformados". El lugar estaba lleno de personas cuyas apariencias son difíciles de describir con palabras. Al trasladarse, cada persona continuamente repetía un movimiento particular de él o de ella, así que el grupo tenía la apariencia de una colonia de personas que padecen de invalidez física.

Era muy extraño. Estaba curioso por saber por qué Dios me había enviado a semejante lugar. Mientras me paraba allí sintiendo el dolor en mi corazón por lo que veía, la mujer que había venido conmigo me llamó e hizo señas para que mirara en cierta dirección. "Allí está ella," me dijo. "La persona que Dios quería que usted viera, está allí."

Miré en la dirección que ella señaló, y vi a una mujer que guardaba los labios con la mano. Su mano estaba pegada a sus labios y no podían despegarse. Ella intentaba comer algo, pero la mano le estorbaba, y así que ella vertía más comida de la que pudo hacer entrar en su boca. Me paré delante de la mujer y le dije: "Usted es María Park, ¿no es así?" Ella asintió con la cabeza para decirme que tenía razón. Había muchas cosas que quería preguntarle. Pero no hubo manera de hacerlo, porque ella no podía abrir la boca. Yo mismo me sorprendí al escuchar las palabras "Padre, ¿qué hará con esta persona?" retumbar en mi corazón.

Entonces, de repente, la mujer empezó a llevarme a otro lugar. Ella señaló a un hombre que resultó ser Lee Ki-boong. Nos mirábamos, y apenas podía creer lo que veía. A Lee Ki-boong le vertía sangre de su pecho. Estábamos lo suficientemente cerca para que pudiéramos reconocernos. Después de eso, empecé a mirar alrededor por mi propia cuenta. Quería encontrar al hijo de Lee Ki-boong. Quería encontrar a Lee Kang-suk. ¿Cómo era posible que toda una familia terminara en semejante lugar? Encontré al hijo. Él estaba en una postura permanente de pararse detrás de su padre con un cuchillo en su mano alzada.

La mujer me miraba y sugirió que regresáramos a Dios. Ofrecí una oración a Dios en este lugar. "Dios, por favor, salve a estas personas. Por favor, libere a estas personas ante de que los Padres Verdaderos vengan aquí y las vean en este estado". Nadie, sin embargo, respondió a mi oración. Mientras pasaba por la puerta grande, yo pensaba: "¿Qué se puede hacer en relación con esta escena repugnante? ¿Cómo voy a mostrar esto a los Padres Verdaderos?"

Di voces a Dios, y Él respondió: "Sang Hun, ¿hay dolor en tu corazón"? Sólo empecé a llorar delante de Dios. Dios me dijo: "Sang Hun, no es algo por lo cual debes llorar. Yo quería que vieras esto, porque es algo por lo que tienes que asumir una responsabilidad. Debes decirles a mis hijos que vivan vidas buenas. Para las personas en ese lugar, el camino de salvación no será fácil. Dígales a mis hijos que vivan vidas buenas en la Tierra antes de que ellos vengan aquí. ¿Entiendes lo que quiero decir? Sang Hun, estoy pidiéndote". Luego, Dios quedó callado.

  Park Tae-Sun

Cuando el Mayor Park estaba en la Tierra, fue venerado tanto que su autoridad parecía rivalizar con la de un dios. A continuación, me gustaría describir el aspecto y la vida de esta persona en el Mundo Espiritual.

Le encontré al Mayor Park viviendo en una comunidad de cristianos comunes. Los valores de estos cristianos, no obstante, no eran los de personas fieles que vivieron al servicio del Señor. En cambio, sus normas eran las de personas que sólo se habían esforzado poco en su fe. Así, por ejemplo, cuando cantaban himnos u oraban, no sabían muy bien las palabras. Eran creyentes principiantes. El Mayor Park estaba entre ellos. Nunca he conversado con esta persona. La razón de que no he tenido prisa para hablar con él es que es obvio que él está escondiéndose intencionalmente en una área que no es apropiada a su posición. Por lo que he visto, puedo decir que su fe estaba basada en un corazón arrogante, y que él se intoxicó por su misión. En este mundo, él vive en un lugar que está considerablemente lejos de Dios. Él todavía no entiende su posición. Vive entre creyentes novatos y aún se aferra a su dominio del pasado. Dejaré pasar un poco más de tiempo antes de encontrarme con él.

Después está la vida de los ministros cristianos comunes. En el reino cristiano que he visto, no he encontrado nada notable con respecto a los ministros. No he encontrado una situación donde a un ministro que fue especialmente venerado en la Tierra se le haya dado una posición especial aquí. Lo que he notado es que aun cuando se le da a una persona la posición de pastor en la Tierra, tal vez puede no tener esa posición aquí. Todavía no he visto a los ministros que se opusieron a nosotros. En el Infierno, o en el lugar que se llama Cielo, no hay ninguna señal que indiquen dónde están los ministros, así que no he podido encontrarlos. Esto es algo que pienso hacer en el futuro.

 4. LOS LIDERES POLÍTICO DE COREA

Syngman Rhee

Tenía curiosidad por averiguar cómo las personas que habían sido presidentes de un país vivían en el Mundo Espiritual. Aquí, una persona no recibe una residencia grande sólo porque era presidente de su país, así que es difícil encontrar a estas personas a menos que usted realmente las busque. Decidí usar un método inusual para encontrar al Presidente Syngman Rhee. Mientras que meditaba, oré: "Dios, por favor lleve mi corazón a dondequiera que viva el Presidente Rhee". En un lugar en particular, empecé a oír un canto muy bello. Me llamó la atención la magnitud con que empecé a dirigirme en la dirección del sonido. Después de un rato, el canto se detuvo. Estaba de pie por un tiempo, preguntándome cómo continuar mi búsqueda, y finalmente decidí simplemente intentar por mi propia cuenta. No obstante, el lugar estaba rodeado por todos lados por montañas, y esto dificultaba ver dónde estaba todo.

Decidí depositar mi confianza en la dirección general que había seguido para llegar a este lugar, y empecé a mirar alrededor de esa área. De vez en cuando, las personas venían y se iban del bosque. No estaba seguro a quién debería preguntar, así que sólo seguí investigando el área. Pronto observé a un hombre que se sentaba en una curva del camino, al parecer pensando profundamente. Fui a mirarle bien, pero no era Syngman Rhee. Le pregunté que si había oído hablar alguna vez en la cercanía de alguien que se llamaba Presidente Syngman Rhee. Me contestó de cierto modo que me parecía extraño. Dijo: "Yo no sé si él es un presidente o no, pero alguien vive allí en esa casa al otro lado del camino."

Fui a la casa, pensando que había la posibilidad de que pudiera encontrar allí al Presidente Rhee. La casa era un poco mejor que la mayoría de las casas. Extrañamente, sin embargo, estaba muy tranquila, y no vi ninguna señal de que alguien viviera allí. Adentro, no había ninguna señal de nadie. Miraba dentro de la casa, cuando finalmente escuché a alguien hacer ruido. Resultó ser el Presidente Syngman Rhee. Me quedé muy sorprendido de ver como él estaba vestido. Su ropa estaba muy gastada. Su aspecto era desaliñado, y no tenía a nadie con él.

Le saludé rápidamente: "Usted debe ser el Presidente Syngman Rhee. Mi nombre es Sang Hun Lee". Quiso saber cómo sabía dónde encontrarle. Le dije que Dios me había enviado, y me preguntó si me había encontrado con Dios alguna vez.

Le dije: "Sí, me encontré con Él."

"¿Por qué, entonces, ha venido aquí semejante gran persona?", preguntó.

Le pregunté por qué era que un antiguo presidente vivía semejante vida solitaria en este lugar. Él dijo que él mismo no sabía la razón. Me dijo que él tenía una casa grande en otro lugar cercano, pero vivía aquí porque era más cómodo. Me dijo que ya que no podía ser tratado de la manera que él quería, se sentía más cómodo viviendo en un lugar donde no tenía que encontrarse con nadie.

"Pues, sí," dije, "pero éste es un lugar donde ni Dios ni Jesús están presentes. ¿Tiene que vivir aquí usted?"

Él contestó: "Dios y Jesús me han desamparado". Pero también dijo que quería encontrarse con Dios y Jesús. Cuando este hombre que era responsable por una nación fracasó en cumplir su responsabilidad, escuchó la reclamación de su propio pueblo que dejara su oficina y lo sacaron de su posición. Vista desde la perspectiva de la Vida Eterna, la vida de Syngman Rhee no es nada más que el resultado de su fracaso en cumplir su responsabilidad, o durante su tenencia como presidente o durante su vida como ser humano. No lo he hecho todavía, pero algún día pienso invitarle también a mi casa y hablar con él sobre los Padres Verdaderos.

* Todas las personas que ahora viven muy por debajo de las posiciones que gozaron en el mundo físico son personas que fueron traidoras a la Providencia, y pienso que el lugar donde ellos existen ahora no es ningún otro que el Infierno.

  Primera Edición

Julio de 1998

Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial

 Traducido del coreano por el Lic. Alejandro de Souza

  En el Reino de los Cielos no hay ansiedades ni preocupaciones, porque se vive y se actúa conformando una masa de amor en perfecta armonía. El Infierno es el mundo en el que se vive habiéndose olvidado el amor; ni se sabe lo que es, por lo que se vive girando en torno a la ansiedad, las preocupaciones, las quejas, la disconformidad.

 En resumen, el Reino de los Cielos es un santuario de amor, el Infierno es un lugar alejado del amor. Es decir, en el Cielo no hay sino amor, mientras que en el Infierno no hay ni un brote de amor. Por consiguiente, la liberación del Infierno es posible si en él hacemos brotar y florecer el amor.

 Principal