Make your own free website on Tripod.com


LA VERDADERA FAMILIA Y YO

Rev. Sun Myung Moon

Distinguidos invitados, damas y caballeros, miembros de la Federación por la Paz Mundial y de la Federación de Mujeres por la Paz Mundial.

Me siento muy honrado de poder dirigirme a uds. hoy en este encuentro tan significativo, como fundador de la Federación por la Paz Mundial y de la Federación de Mujeres por la Paz Mundial. En primer lugar, quisiera felicitarles por todo su trabajo y dedicación para desarrollar la Federación por la paz mundial y la Federación de mujeres por la paz mundial desde que se fundaron. Estoy seguro que sus esfuerzos se verán premiados con excelentes resultados. En esta señalada ocasión mi deseo es que cada uno de uds. se determine a conseguir la unificación y la armonía, y se convierta en pionero de la labor necesaria para lograr la paz mundial y una sociedad humana ideal.

Esta noche me gustaría aprovechar la oportunidad para hablarles con todo mi corazón sobre el tema "La Verdadera Familia y Yo".

Para llegar a tener una verdadera personalidad se requiere establecer una verdadera familia, mediante un hombre y una mujer. La humanidad se compone de hombres y mujeres. Incluso los problemas mas complejos del mundo finalmente tienen que ver con las relaciones entre hombres y mujeres. Por tanto, el modelo para resolver los problemas de la humanidad y del mundo se establecerá con la creación de una verdadera familia compuesta por dos individuos verdaderos.

Las verdaderas familias se unirían para formar países verdaderos y un mundo verdadero, un mundo de verdadera paz, un mundo ideal. Vale la pena, pues, que nos planteemos el significado del titulo de la conferencia de hoy, "la Verdadera familia y yo", y los problemas que debemos resolver para convertir en realidad este ideal.

¿POR QUE EXISTE CONFLICTO ENTRE LA MENTE Y EL CUERPO?

Preguntémonos por un momento si el mundo en que vivimos hoy es bueno o malo. La respuesta es obvia, es un mundo malo. ¿Y por qué lo es? Porque al estudiar tanto la historia mundial, como la historia de cualquier país vemos que están llenas de guerras. En cualquier guerra todas los contendientes al final salen perdiendo, gane quien gane. Si decimos que el mundo es malo, implica que todos los países son malos, los ciudadanos de cualquier país son malos y nosotros también. Cuando nos observamos interiormente no podemos negar que nuestra mente y nuestro cuerpo luchan entre si. El origen y la causa de esta lucha están aun por resolver.

Un individuo no pudra ser feliz si no posee un fundamento para sentirse en paz interiormente, por mas pacíficos que sean su familia, su país o el mundo. Mientras el individuo esté en lucha consigo mismo, no logrará la felicidad. Atrás quedaron ya la Primera Guerra Mundial, la Segunda y la Tercera. En cualquier conflicto armado se puede alcanzar un alto el fuego; sin embargo, hasta hoy no hemos sido conscientes que la lucha entre la mente y el cuerpo ha continuado durante toda la historia hasta nuestros días, y va a continuar en el futuro.

Entonces, la pregunta fundamental es, si existe Dios ¿por qué ha permitido que continúe la lucha entre nuestra mente y nuestro cuerpo durante toda la historia? Si aceptamos que los seres humanos fueron quiénes cometieron el pecado, debemos aceptar también la responsabilidad humana de indemnizar por ello. Dios no puede ni asumir ni inmiscuirse en esta responsabilidad.

¿De donde procede el conflicto entre la mente y el cuerpo? La vida la heredamos de nuestros padres y de nuestros abuelos. Si nos remontamos en nuestro linaje finalmente llegaremos a la primera generación, es decir, a nuestros primeros antepasados. En mi opinión, la lucha entre la mente y el cuerpo se originó por un problema en la relación de amor conyugal entre Adán y Eva, los primeros antepasados humanos.

No debemos olvidar que el origen de la vida está en la relación de amor entre los padres. Puesto que esta lucha existente en nuestro interior empezó antes de que naciéramos, debemos concluir que el problema tiene que ver con la forma en que nuestros primeros padres iniciaron su relación intima de amor.

El amor de Adán y Eva no trajo felicidad verdadera, sino conflictos. Puesto que las raíces de nuestra vida se encuentran en este amor, debemos reconocer que ahí se encuentra el origen de nuestro ser interior. La Biblia nos enseña que Adán y Eva fueron expulsados del jardín del Edén tras su pecado, y que una vez fuera del paraíso empezaron a tener hijos. Dios no podía ir tras ellos ni unirles en matrimonio, puesto que El mismo les había expulsado. En ese caso, hemos de preguntarnos quién les caso. En la caída, Eva fue tentada por Satán y posteriormente tentó a Adán. Por lo tanto, debemos convenir en que se casaron de la mano de Satán.

DIOS TRABAJA PARA RECREAR EL AMOR

Nuestros primeros antepasados, Adán y Eva, establecieron una relación de amor conyugal centrados en si mismos, que en vez de generar felicidad, no trajo mas que conflictos. Así fue como los primeros antepasados iniciaron nuestro linaje, y nuestras raíces parten de esa relación. Lógicamente, la lucha que hoy en día tiene la gente entre su mente y su cuerpo tiene que ver con esta relación. La caída empezó con un amor promiscuo. Adán y Eva se unieron a Satán en el ámbito de una relación de amor indeseable. En lugar de convertirse en los antepasados de bondad se convirtieron en los de maldad y sembraron las raíces del amor, de la vida y del linaje de sangre malignos.

Si esto es verdad, lo que empezó con una familia caída creció y se expandió hasta formar tribus, naciones y un mundo entero. Hoy en día, no podemos negar que los mas de cinco mil millones de personas del mundo son todos descendientes de Satán, puesto que todos han heredado el linaje de sangre de padres de maldad. Nunca nadie ha sabido que la sangre de Satán, el adultero, corre por nuestras venas, ni lo mucho que a Dios le ha repugnado esto. Ahí esta el problema.

¿Como vamos a liberarnos de estas raíces? Satán ha echado sus raíces en nuestro cuerpo físico, en nuestra propia carne. Si no hubiera ocurrido la caída, nuestra mente y nuestro cuerpo se hubieran unido siguiendo la ley natural. El resultado de la caída ha sido el conflicto entre dos polos positivos, la conciencia, que esta del lado del cielo, y el cuerpo, que se opone a la conciencia. Debemos comprender claramente que los conflictos de la historia tienen ahí su origen.

Dios no pudo evitar el tener que trabajar para separar el bien del mal e invertir así esta situación. A Dios le preocupa el conjunto y vive siempre de manera altruista, pensando siempre en lograr el amor y la paz. Por el contrario, Satán es egoísta e individualista e intenta siempre destrozar el lado del bien mediante el odio, la maldad y la guerra. Su intención es utilizar estos medios para lograr que la humanidad jamás regrese al lado de Dios y finalmente llevar el mundo físico a la destrucción.

Puesto que Dios es bueno, no puede castigar severamente a la humanidad por haberse ido con Satán. Su estrategia para recuperar a la humanidad es dejar que el mal le ataque y después reclamar indemnización por daños y abusos. La estrategia de Satán es golpear primero, sin embargo al final lo pierde todo. Satán ha deseado arruinar el plan de Dios sembrando de odio, maldad y guerras la historia humana. Por el contrario, Dios ha estado trabajando para recrear el amor y la paz.

Al llegar los Últimos Días, Satán, que ha dominado espiritualmente a la humanidad y que ha disfrutado de su respeto, perderá su posición en favor de Dios. Para impedirlo, Satán hizo surgir el ateísmo para sembrar las semillas del humanismo, el materialismo y el comunismo. Como consecuencia la "derecha celestial" y la "izquierda satánica" iniciaron un conflicto a escala mundial. Tras la victoria del lado de Dios en la Segunda Guerra Mundial el mundo entro en una era de transición hacia un mundo de paz, sobre el fundamento de la esfera cultural cristiana.

Sin embargo, vivimos en la era del individualismo, en la era en que el amor libre ha destruido completamente la familia, la era en que los padres reniegan de los hijos, los hijos de los padres y la era en que se rechaza el matrimonio.

En nuestro tiempo homosexuales y lesbianas intentan destruir completamente el lado celestial que lucha por establecer familias ideales, las familias con las que Dios, a través de enviar al Mesías por segunda vez, quiere convertir este infierno en el Reino de los Cielos sobre la tierra. El Mesías, como Verdadero Padre, desea la unidad entre la mente y el cuerpo, la unidad entre maridos y esposas, la unidad entre los hijos y finalmente la unificación del mundo entero.

LA RELACIÓN ENTRE EL ESPÍRITU Y LA MATERIA

Entre los interrogantes que aun deben resolverse a nivel mundial se encuentran los siguientes; ¿a qué problemas deberíamos dar prioridad, a los individuales o a los sociales? ¿Qué fue primero, la materia o el espíritu? ¿Cual de las dos teorías es correcta, el materialismo o el idealismo? ¿Qué es primero, la realidad o el concepto? ¿Donde esta la verdad, en la teoría de la Evolución o en el Creacionismo?

Intentemos responder utilizando un ejemplo. Al observar el reino animal, descubrimos que lo primero que se forma en un animal recién nacido son los ojos, constituidos únicamente de materia. ¿Saben los ojos antes de nacer que existe el sol? Puesto que son solo materia, no pueden saberlo, sino que algo o alguien que trasciende la materia sabia que los ojos iban a ser creados para ver la luz del sol. Alguien lo sabia.

Tampoco saben los ojos que existe la atmósfera, sin embargo, se forman con parpados para impedir que el polvo del aire pueda dañarles. Finalmente los ojos tampoco saben que el vapor y otras formas de calor pueden secarles y dañarles, sin embargo alguien si lo sabia previamente y por ello los ojos se humedecen para auto protegerse. Las dos cejas y los pliegues que hay debajo de la nariz impiden que el sudor de la frente llegue a los ojos o a la boca. El hecho de que hayamos sido creados de este modo demuestra que todo esto se sabia de antemano.

La conclusión es que mediante el sencillo ejemplo del ojo hemos solucionado el gran debate sobre si el pensamiento precede a la existencia, si el espíritu es anterior a la materia o si el concepto precede a la realidad. También podemos resolver los debates entre el teísmo y el ateísmo, entre el creacionismo y el evolucionismo.

EL PROPOSITO DE LA RELIGIÓN

Por lo tanto, no podemos negar que los seres humanos fuimos creados por Dios y que, por consiguiente, regresaremos al mundo original de la creación cuando conozcamos el tipo de persona, de familia y de mundo que Dios desea. A continuación debemos resolver las enmarañadas relaciones con las que cada uno de nosotros nos hemos de enfrentar por culpa de la caída.

No hemos sido conscientes que el cuerpo se ha convertido en la fortaleza del infierno y la conciencia en la del cielo, y que por lo tanto en nosotros esta el punto de división entre estos dos mundos. Viéndolo desde este punto de vista, cuando nos observamos interiormente, vemos que el cuerpo domina nuestra mente. En toda la historia el cuerpo ha dispuesto de total libertad para controlar a la mente. Si fortaleciéramos nuestra conciencia regresaríamos automáticamente a Dios y el mundo ya estaría de Su lado. El hecho de que el cuerpo físico sea el que controla la conciencia nos demuestra que el problema se originó en el momento de la caída, cuando la fuerza del amor falso que unió a nuestros antepasados con Satán, fue mayor que la fuerza de la conciencia. Es importantísimo encontrar una solución a esta cuestión para comprender tanto el origen del bien y del mal como la historia de la Providencia, y para resolver los misterios de la vida en la historia humana, todavía sin aclarar.

Por consiguiente, Dios, que conoce muy bien la situación de los seres humanos, no puede abandonar a la humanidad caída, sino que debe preparar una estrategia para debilitar la fuerza con la que el cuerpo domina nuestra conciencia. La religión es la estructura histórica que el cielo ha establecido para lograr la salvación de la humanidad. En el pasado las religiones han sido necesarias y lo siguen siendo hoy en día.

Una vez establecidas las religiones, en función de las diversas esferas culturales del mundo, cabe preguntarse, ¿como puede debilitarse el control que ejerce el cuerpo sobre la mente y como se puede vencer el poder del cuerpo? Hasta ahora, los creyentes no sabían que el proposito de la religión era impedir que el cuerpo siguiese controlando la mente.

Si no hubiese tenido lugar la caída la religión no habría sido necesaria. Se cometió un error y para corregirlo hizo falta la religión. ¿Qué pretende Dios con la religión? Disciplinar el cuerpo. Quizás ustedes piensen que se van a salvar creyendo en una religión, o que si creen en el Cristianismo van a ir al cielo, o que creyendo en el Budismo irán al paraíso. Sin embargo en el cielo entrarán quiénes estén unidos al verdadero amor de Dios. Para entrar en el cielo, la familia de Adán debería haber tenido como centro el amor de Dios y ser del linaje de sangre de Dios. Solo una familia así puede entrar en el cielo. Hasta hoy, nadie ha sabido que el Reino de los Cielos es el lugar donde habitan esta clase de familias.

Por tanto, debemos disciplinar la carne para fortalecer la conciencia. Debemos liberar nuestra conciencia para que pueda controlar nuestro cuerpo a voluntad y de este modo podremos regresar al seno del verdadero amor de Dios como seres originales, libres de pecado. ¿Qué debería hacer la religión? Motivar a nuestro cuerpo para que haga lo que odia hacer. ¿Y qué es lo que mas odia el cuerpo? ¡Ayunar, servir y sacrificarse ...! La religión nos pide, ademas, que seamos una ofrenda. Y una ofrenda derrama su sangre y es capaz de sacrificar su vida.

Por eso la Biblia nos dice que quien pierda su vida la ganara, y quien quiera salvarla la perderá. Esta paradoja nos enseña que si vivimos según los deseos de la carne acabaremos en el infierno. Pero si vencemos la carne y alcanzamos el dominio de liberación de nuestra conciencia iremos al cielo. Si subyugamos completamente al cuerpo y nuestra conciencia se sitúa en una posición absolutamente subjetiva, poseerá una ambición ilimitada y una esperanza infinita.

LA ESENCIA DE LA CONCIENCIA

En el transcurso de la historia han habido muchas religiones y muchos lideres religiosos. Sin embargo, los seguidores de estas religiones y de estos lideres no pudieron controlar completamente sus propios cuerpos ni negarse a si mismos. No pudieron tampoco liberar sus conciencias ni situarlas en la posición de relacionarse con Dios como originalmente debió haber sucedido. Nosotros, como pecadores, no pudimos convertirnos en verdaderos olivos, sino que, por el contrario nos convertimos en olivos silvestres, con las raíces plantadas en el amor falso. El hombre debería haber cimentado sus raíces en el verdadero amor de Dios, sin embargo lo hizo en el amor de Satán. ¿Y como vamos a resolver el hecho de que somos olivos silvestres y no verdaderos? Inevitablemente, todos los habitantes de este planeta deberán confrontarse con esta importantísima pregunta. Si nos analizamos, nos daremos cuenta que nuestra conciencia lo sabe todo de nosotros mismos. Nuestra conciencia está mas cerca que nuestros propios padres. Su deseo es poseer el amor eterno y que Dios la abrace eternamente en Su seno. Al casarnos nos separamos de nuestros padres. Sin embargo, la conciencia nunca se separa de nuestro lado. La conciencia ya existía en nosotros antes de que naciéramos. Nunca hemos sabido que nos ama y que su misión es liberarnos para que nos convirtamos en verdaderos hijos de Dios. En el dominio de la conciencia no se necesita maestro alguno. ¿Han oído alguna vez de algún Ministro de Educación que propusiese un plan para educar las conciencias? Si la conciencia hubiese ido por el camino original habríamos sabido claramente el curso que deberíamos seguir en la vida. Nos habría enseñado y guiado para regresar al seno de Dios. Obsérvense con los ojos de su conciencia y se darán cuenta que conoce todos los detalles de su vida. Del mismo modo, cuando vamos al mundo espiritual, existe ahí una especie de enorme ordenador que ha registrado todo lo que hemos hecho mientras estábamos en la tierra. Hasta hoy no habíamos sabido que la misión de lo que llamamos la conciencia es convertirnos en hijos e hijas intachables de Dios, en hijos e hijas verdaderos del Dios eterno. ¿Hay alguien que esté convencido que nunca va a morir? Todos iremos al mundo espiritual algún día. Cuando lleguen, les conocerán inmediatamente por su nombre. Puesto que el mundo espiritual trasciende tiempo y espacio, se puede saber todo de la vida de alguien y de sus antepasados. Por consiguiente, no debemos dejar en vida nada sin resolver que contradiga a nuestra conciencia. En ese sentido podemos asegurar que la conciencia sabe mas que ningún maestro. Aunque entre los congregados hoy aquí hay personas muy respetables, se puede decir sin faltar a la verdad que ninguno de uds. posee una enseñanza superior a la de su conciencia. La conciencia en un hombre desempeña el mismo papel que la brújula en un barco.





DIOS ES LA RAÍZ DE LA CONCIENCIA

Damas y caballeros, estoy seguro que cuando se casaron ninguno de uds. quiso tener un cónyuge que fuese inferior. Si les hubiera preguntado entonces si querían un cónyuge diez veces o cien veces mejor que uds., creo que hubiesen contestado sin lugar a dudas que, de ser posible, preferirían que su cónyuge fuese mil, diez mil o un millón de veces mejores que ustedes mismos. Por lo tanto, la ambición de la conciencia exige la máxima cantidad de verdadero amor y desea poseer al Ser Absoluto. Fue así para nuestros antepasados y así sera para nuestros descendientes.

Si le preguntasen a Dios respondería que para El también es así. ¿Es posible que se cumplan todos nuestros deseos? El deseo que pueda tener un político español, por ejemplo, de convertirse en presidente del gobierno, y conseguir después la posición mas alta en toda Europa y finalmente en todo el mundo, es un deseo que procede de la conciencia. Desde el comienzo de la historia hasta ahora, todo el mundo ha creído que la ambición de la conciencia no puede satisfacerse completamente. A esta conclusión han llegado todos los hombres. Sin embargo el reverendo Moon ha llegado a la conclusión que si se puede satisfacer. ¿Hasta donde alcanza la conciencia? ¿Como podemos medirla? Cuando la conciencia llegue a poseer a Dios ¿se sentirá satisfecha? ¿No creen que si existiera algo mayor que Dios la conciencia desearía poseerlo? O bien, ¿su deseo no llegaría tan lejos? ¿Qué pretende la conciencia con su ambición? La conciencia desea poseer lo más grande que exista en el universo. ¿Cuanto podrá medir la conciencia de Dios? Si comparamos la conciencia humana con la de Dios ¿cual de las dos es mayor? Si la conciencia de Dios fuese mayor que la del ser humano, ¿qué haría Dios con ella? La conclusión es que Dios quiere poseer lo mismo que el ser humano, es decir, el verdadero amor.

LA CONCIENCIA DESEA AMOR VERDADERO

¿Qué les parece? Sabemos que Dios es absoluto, pero ¿puede Dios sentirse solo a veces? ¿Puede sentirse feliz? Aunque alguien llegue a ser Jefe de Estado de su país, si vive solo, sin un cónyuge, se sentirá infeliz. Si no tenemos un objeto de amor somos infelices. Y Dios, ¿necesita también un objeto? Aunque Dios sea Dios, también puede sentirse muy solo. Los seres humanos nos sentimos vacíos cuando nos falta el dinero, el conocimiento o la posición, pero Dios no necesita nada de eso, puesto que es el Creador de todo. La cuestión es ¿qué es lo que Dios mas necesita? ¿Quién es Dios? ¡Dios es el Rey del amor!, el dueño del verdadero amor. Dios, como el Rey del verdadero amor, es como un novio en busca de su reina. Es un principio absoluto. Si nos preguntamos a continuación quién puede ser ese objeto de verdadero amor para el Dios absoluto, la respuesta es, ¡un verdadero ser humano!, es decir, Adán y Eva unidos y con el verdadero amor de Dios en su centro. Todo el mundo necesita dinero, conocimiento y poder. Pero sin un cónyuge, todo sera en vano. Un marido necesita a su esposa y a sus hijos. Una esposa necesita a su marido y a sus hijos. Estos protagonistas del verdadero amor los encontramos en lo que llamamos una verdadera familia. La familia que sirve a Dios, el maestro del amor, y que correspondiendo a ese amor satisface el deseo de la conciencia de Dios; esa familia, en la que hombre y mujer reciben el verdadero amor de Dios y en la que los hijos viven felices, es el fundamento básico del Reino de los Cielos en la tierra. Igual que cualquier ser humano quiere que su objeto de amor sea infinitamente mas valioso que él mismo, Dios también quiere que el hombre, el objeto de Su verdadero amor, tenga un valor infinito. Una persona con ese valor es una persona verdadera. Nunca hemos sabido que Adán y Eva, en vez de caer, tenían que haberse perfeccionado hasta llegar a ser así. Nuestra conciencia fue creada con una aspiración tan elevada porque estamos en la posición de objetos con respecto a Dios, que es nuestro sujeto. El ser humano no es simplemente una parte de Dios, ¡sino una personalidad completamente distinta!. Dios quiere que lleguemos a ser mucho mas valiosos que El. Es Dios quien permite que la conciencia humana tenga el deseo de lograr el verdadero amor y el deseo de ser incluso mayor que Dios. EL VERDADERO AMOR ENTRE DIOS Y EL HOMBRE Si en el tiempo de la creación se hubiese realizado una familia en la que Dios y el hombre se hubiesen unido en una relación de verdadero amor de acuerdo a Su ideal, hoy en día no nos preocuparía el infierno, porque automáticamente estaríamos en el Reino de los Cielos. Debemos afrontar el hecho de que el verdadero amor de Dios y el amor del hombre no comenzaron en un punto común, unidos como amor subjetivo y amor objetivo. Desde la primera familia el amor de Dios y el amor del hombre han ido en dos direcciones distintas con objetivos distintos. Por lo tanto, ha sido imposible realizar el mundo ideal que anhelan tanto Dios como el hombre. El ideal de Dios de que Su verdadero amor y el del hombre tuvieran un mismo punto de partida se frustro completamente por culpa de la caída. Lo que aparecieron fueron padres falsos centrados en el amor de Satán. Nosotros, como descendientes suyos, hemos heredado un amor, una vida y un linaje falsos, con lo que nuestro destino no es otro que el infierno. No tenemos nada que ver con el Reino de los Cielos. Nunca hemos sabido que si nos convertimos en personas cuyo espíritu domine su cuerpo a fuerza de voluntad, lograremos conquistar el amor verdadero de Dios a través de nuestra conciencia.

EL REINO DE LOS CIELOS

¿Qué debe hacer la conciencia para ganar el verdadero amor de Dios? Aunque alguien tenga dinero, conocimiento o poder, si pierde el amor de su vida, nada tendrá sentido. La conciencia nos vinculara automáticamente con el verdadero amor de Dios cuando aligeremos y liberemos totalmente nuestra mente, y situemos el dominio de la conciencia en la esfera perfecta de liberación.

Si comparamos el tamaño de la conciencia con el del amor, el amor siempre sera mayor porque la conciencia nace del amor. Al Reino de los Cielos iremos cuando estemos unidos con el verdadero amor de Dios y tengamos la conciencia libre. Iremos después de haber vivido centrados en el verdadero amor y de prepararnos para pertenecer al linaje del verdadero amor de Dios. Sin este amor verdadero no podremos entrar en el Reino de Dios y deberemos esperar muchísimo tiempo hasta poder hacerlo.

Por culpa de la caída, la humanidad no podrá estar unida, ni tampoco podrá existir conexión alguna con el Reino de los Cielos hasta que la luz de la verdadera ideología de Dios y de Su dispensación inunden la humanidad con el amor de Dios. Aquel cuya conciencia se una al verdadero amor, entrara en el Reino de los Cielos automáticamente. Aunque alguien crea en Jesucristo, no podrá entrar en el Reino de los Cielos a menos que esté conectado al amor de Dios. La lucha entre nuestra mente y nuestro cuerpo nos impide entrar en el Reino. Quien ha heredado el linaje de Satán y vive en un estado de conflicto, no puede entrar en el Reino.

Las religiones, cuya misión es abrir el camino, están luchando entre si, por lo que en los Últimos Días tendrán un triste final. Dios no esta donde existe el conflicto. Todas las religiones e iglesias deben llegar a unirse. La religión no es la llave para abrir las puertas de la salvación, sino mas bien un movimiento cuyo fin es disciplinar el cuerpo y liberar la conciencia. Hemos de comprender que no podemos abrir las puertas de la salvación sin heredar el amor, la vida y el linaje de Dios, centrados en el verdadero amor de Dios. No recibiremos la salvación solo por creer en una religión. En realidad, la religión existe únicamente para disciplinar el cuerpo. Cuando nuestra conciencia se libere podrá en su ambición abarcar a Dios.

Damas y caballeros, ¿qué opinan? ¿Quién sabe antes lo que estoy haciendo, mi conciencia o Dios? ¿Qué les parece? La conciencia es la primera en saberlo. El hombre existe con una identidad separada de Dios de la misma forma que marido y esposa tienen existencias separadas, y personalidades diferenciadas. Si Dios lo supiese todo antes de que sucediese, podríamos decir que somos parte de Dios, que formamos con El un solo ser. Aquellos ideales que precisan de un esfuerzo reciproco no se pueden cumplir individualmente. Por eso, cuando Adán y Eva pecaron Dios pregunto, "Adán, ¿donde estas?"

Puesto que los seres humanos vienen originalmente del verdadero amor de Dios, pueden regresar a El complementando su carácter con el de Dios, centrados en el verdadero amor. Cuando los hijos e hijas se hacen mayores, y sus padres llegan a los cien años y ellos a los ochenta, la relación padre-hijo se convierte también en una relación de amigos.

La fuerza física de una mujer no es comparable a la de un hombre. Normalmente una mujer nunca podrá vencer a un hombre físicamente. Sin embargo, marido y esposa se atraen y se siguen mutuamente por amor. Si la humanidad hubiese llegado a ser objeto del amor de Dios, ¿se hubiese alegrado Dios? Por supuesto que si. Dios creo el universo antes de crear Sus objetos de amor, con la esperanza de que se convirtiesen en Sus objetos ideales. Si después de haberse perfeccionado como objetos del verdadero amor de Dios, Adán y Eva le hubiesen pedido a Dios que crease algo mayor que lo que ya había creado ¿lo hubiese podido hacer? Por muy infinita que sea la ambición de nuestra conciencia, hemos de saber que Dios puede corresponderla con Su poder creativo. Dios nos creo con el valor de ser Sus objetos, centrados en Su infinito y verdadero amor; sin embargo lo cierto es que todo eso se perdió y debe ser restaurado. El proposito de la vida y de la historia humanas es lograrlo. Dios estableció las distintas religiones y prometió que algún día sus fundadores regresarían. Dios dijo que Jesucristo regresaría. En el Budismo se habla del regreso de Buda. El Confucionismo alude a un nuevo Confucio y los mahometanos esperan a alguien que venga en la posición de Mahoma. ¿Por qué Dios estableció las distintas religiones? Debemos comprender que la Voluntad de Dios se cumplirá centrada en Sus amados hijos, que son como Su carne y como Su sangre. Con estos hijos e hijas, Dios formara familias, tribus, razas y naciones de verdadero amor. A continuación debemos comprender quién es el Mesías. El Señor en su segunda venida es aquel que completa el ideal que todas las religiones han anhelado, descendiendo a la tierra como la raíz del amor verdadero y eterno de Dios. De ese modo se convertirá en un Verdadero Padre y mediante la restauración del amor verdadero perdido, trabajara para establecer una familia ideal en la tierra, conectada con la vida y el linaje verdaderos. Este es el proposito de la providencia de salvación. Por culpa de la caída, Dios perdió a la Verdadera Madre y a los verdaderos hijos e hijas de la familia de Adán, lo cual significa que Dios no pudo tener hijos verdaderos. No ha existido nunca una familia del linaje de Dios, ni centrada en Su verdadero amor. Con padres caídos los lazos de sangre que se originaron partieron del amor y la vida falsos, y así comenzó la lucha entre nuestra mente y nuestro cuerpo.



Adán y Eva se convirtieron en enemigos y entre sus hijos hubo una lucha a muerte. La providencia de salvación es la providencia de la restauración que Dios ha estado llevando a cabo para restaurar a Sus hijos e hijas perdidos, armonizando su mente y su cuerpo, y para restaurar la unidad absoluta entre marido y esposa en el verdadero amor de Dios. Esta verdadera familia, que esta cualificada para vivir eternamente con Dios, debería conectarse con el Cristianismo, que esta en la posición de novia del Señor. Mediante este parentesco con Dios podemos realizar familias unidas, tribus unidas, razas unidas y naciones unidas, que finalmente llevarán a un mundo unido, la culminación de la providencia de salvación.

LA NECESIDAD DE TENER VERDADEROS PADRES

Damas y caballeros, ¿no es verdad que a todos uds. les gustaría que su país recibiese la Bendición de Dios? Para lograrlo, deberán convertirse en personas cuyas mentes y cuerpos estén unidos en el verdadero amor de Dios. Asimismo, deberán unirse como maridos y esposas absolutos, centrados en el verdadero amor de Dios. Cuando en su país crezca el numero de familias cuyos hijos vivan absolutamente unidos, entonces Dios vendrá a vivir aquí. Y cuando eso ocurra, España se convertirá automática e inevitablemente en la nación central de mundo. Aunque nuestro amor viviese en la mas recóndita aldea, o en el mas pobre de los arrabales, nosotros también desearíamos vivir allí. Del mismo modo, donde quiera que moren los hijos e hijas amados de Dios, sea cual sea su nivel social y sus circunstancias, aun en la pobreza mas extrema, ese lugar se transformara en el Reino de los Cielos. Hoy el fundador de la Iglesia de Unificación les esta hablando. Por eso, si me preguntan cual es la misión de la Iglesia de Unificación, les diré que es el lugar donde habita el verdadero amor de Dios y donde queremos que nuestra mente y nuestro cuerpo se unan en verdadero amor. Es el lugar donde queremos formar matrimonios ideales con unidad absoluta entre marido y esposa. También es el lugar donde todos se convertirán en hijos e hijas, hermanos y hermanas absolutamente inseparables.

Quiero anunciarles que la Iglesia de Unificación esta llevando a cabo su misión siguiendo estos principios y bajo la guía de Dios. Todo lo que quedo ensuciado por culpa de la caída, los padres falsos, el amor falso y el linaje falso, esta siendo limpiado de acuerdo a la Providencia de Dios, poniendo como centro el amor de Dios y los Verdaderos Padres. A nivel externo, la señora Moon y yo hemos establecido la ideología "Central", para superar la división entre la derecha y la izquierda, y a nivel interior hemos trabajado mediante el "Diosismo", es decir, el verdadero amor, para superar los problemas de la conciencia y del espíritu. De este modo como pareja hemos logrado alcanzar la posición de Verdaderos Padres. Las Bodas santas internacionales que oficiamos son las ceremonias sagradas en las que se injertan las semillas del verdadero amor, de la verdadera vida y del verdadero linaje, para lograr la unidad de amor entre Dios y la humanidad. Esta Bendición santa es una ceremonia para restaurar las familias creadas mediante un falso matrimonio que, debido a la caída, recibieron la semilla del amor, de la vida y del linaje falsos. En otras palabras, estas ceremonias abren la senda para que toda la humanidad pueda realizar familias nuevas y verdaderas. Queremos enlazar personas de todo el mundo con la gran Bendición de Dios, haciendo que se transformen en familias celestiales que establezcan finalmente el Reino de los Cielos en la tierra. Dios quería originalmente que toda la humanidad se injertase a un mismo linaje trascendiendo barreras nacionales, y que estableciese una sola familia universal centrada en Dios. La finalidad de la Iglesia de Unificación es liberar al mundo para que pueda venir el Reino de Dios tanto en la tierra como en el cielo.

Todo esto se cumplirá estableciendo una cultura mundial del corazón que proclame y practique las ideologías de la "verdadera paternidad", de los "verdaderos maridos y esposas" y de los "verdaderos hermanos y hermanas", centrados en el verdadero amor. Durante los últimos cincuenta años desde que termino la Segunda Guerra Mundial el reverendo Moon ha sido perseguido y criticado en todo el mundo. Ha llegado el momento de que la gente sepa que no he tenido que enfrentarme a esta persecución por ningún delito que yo haya cometido, sino que ha ocurrido por su salvación. Y ahora, a diferencia de lo que ocurrió en el pasado, la gente se da cuenta que soy un hombre bueno. El reverendo Moon contribuyó a que se produjera la caída del comunismo y fue quien les tendió la mano a Mikhail Gorbachev y a Kim Il Sung. También para salvar a los Estados Unidos de Norteamérica, que se están derrumbando, construí un fundamento dirigido a generar esperanza, algo que de otro modo nunca se hubiera realizado. También estoy trabajando para resolver las difíciles circunstancias políticas entre Corea del Norte y Corea del Sur, así como en Oriente Medio. Han de saber también que gracias a mi considerable influencia entre bastidores el Partido Republicano de los Estados Unidos pudo aventajar al Partido Demócrata después de cuarenta años. Mas aún, si España se une al reverendo Moon con mas fuerza que los Estados Unidos, entonces sera España el país que guíe el mundo. Mis predicciones se han cumplido siempre. El mundo entero hizo todo lo posible para acabar conmigo, pero no sucumbí y ahora me encuentro firmemente situado en lo mas alto. Si hoy puedo proclamar valerosamente ante ustedes la verdad es, única y exclusivamente, gracias al amor de Dios. Quisiera que entendiesen que si he sobrevivido ha sido porque Dios me protegió completamente. Por eso creo que deberían dedicar un tiempo a estudiar seriamente la Iglesia de Unificación. Hoy nos hemos reunido aquí, y en este día de tan profundo significado he compartido con ustedes un mensaje muy importante y he puesto mi confianza en ustedes. Les pido respetuosamente que traten de comprenderlo y que no lo olviden. También les pido que, para seguir la senda justa y basándose en este nuevo conocimiento, se determinen a llevar la Bendición de Dios a sus familias y a España entera. De este modo es como aparecerán familias ideales en toda la tierra. La señora Moon y yo nos hemos reunido con presidentes de diecisiete países latinoamericanos, Así como con otras importantes personalidades sociales. El pasado mes de agosto en Seúl, oficiamos con gran éxito la Boda santa internacional en la que participaron 360.000 parejas de 163 países. A continuación hablé en dieciséis ciudades de los Estados Unidos. La señora Moon, junto con el ex-presidente George Bush y la señora Bush hablaron ante una multitud de 50.000 personas en Tokio, así como en otras grandes ciudades japonesas.

Mediante estos discursos públicos mi esposa y yo hemos estado educando a gentes de todo el mundo sobre la importancia de la pureza espiritual, que es el concepto central para construir verdaderas familias y asegurar el desarrollo moral de nuestra juventud. Como probablemente ya sabrán, al reverendo Moon y a su esposa se les conoce en todo el mundo como los Verdaderos Padres. Y si es verdad que como Verdaderos Padres estamos unidos a Dios en el verdadero amor, la verdadera vida y el verdadero linaje, me gustaría que recordarán lo siguiente: Con la unión entre la verdadera familia y cada uno de ustedes dará comienzo un reino de liberación, libertad, unificación y paz, que hará crecer rápidamente sobre la faz de la tierra la esperanza de paz. Finalmente, quiero pedirles a todos uds. que guarden el mensaje que les he transmitido y que lo graben en sus corazones. También les pido que se conviertan en individuos y familias verdaderas con Dios como centro, y abran el camino hacia una era de esperanza y felicidad en el siglo veintiuno. Que Dios bendiga sus familias y que Dios bendiga España. Muchísimas gracias.

Principal